Día Internacional de la lucha contra la bulimia y la anorexia

Opiniones

Los trastornos de la conducta alimentaria esconden dificultades psicológicas graves y complejas que repercuten en el funcionamiento normal de la vida diaria.

El 30 de noviembre se celebra el Día Internacional de la lucha contra los trastornos de la conducta alimentaria (TCA). Los trastornos de la conducta alimentaria son alteraciones y desórdenes mentales que afectan a la ingesta y al peso de la persona que los padece. Entre los TCA más conocidos se encuentran la bulimia y la anorexia. Pero, más allá de estos síntomas, se esconden dificultades psicológicas graves y complejas que repercuten en el funcionamiento normal de la vida diaria de la persona enferma.

Vivimos en una sociedad dietante, en donde lo estético, superficial, lo visible son sinónimos de éxito, felicidad de plenitud. Muchas personas sufren la tiranía de alcanzar la delgadez, el cuerpo ideal, aspirando a sentirse “realizadas”, admiradas. Se someten a distintos procedimientos que no son saludables por llegar a ese objetivo.

Los factores causantes de los trastornos de comportamiento alimentarios son una combinación de elementos psicológicos (influencias familiares y conflictos psíquicos) y sociales (influencias de sus pares y expectativas sociales). Argentina es el segundo país a nivel mundial con más casos de anorexia según un informe de Fundación La Casita. Afecta mayormente a mujeres, con una proporción de 9 mujeres por 1 hombre. No obstante, cada vez se observan más casos de hombres afectados con dichos trastornos.

Las causas se relacionan con factores psicológicos, biológicos, sociales, y familiares.

Por este motivo se debe realizar un tratamiento interdisciplinario en donde participe la familia como apoyo y contención. Los TCA además de generar una alteración del comportamiento frente a la ingesta de alimentos, produce una obsesión por el control de peso y la delgadez extrema.

Esta fecha es de suma importancia para generar concientización e información adecuada sobre los TCA, así como también apoyar a las personas que lo padecen mostrándoles que un cambio de paradigma es posible.

(*) Psicóloga especialista en trastornos alimenticios (M.N. 36031), quien cuenta además con una Diplomatura en Trastornos de la imagen corporal y comparte su opinión profesional en @hablar_sana.

Dejá tu comentario