Edición Impresa

Para inversores: tres carteras para ganar en el verano 19

FINANZAS PERSONALES - Los inversores buscan rápidamente dar vuelta la página de lo que ha sido un 2018 nefasto para los activos argentinos, y comienzan a evaluar apuestas de cara al primer trimestre del año.

El 2018 será recordado como uno de los peores años en décadas para los activos financieros locales, arrasados por una feroz devaluación del peso y la disparada del riesgo país, dos termómetros que dejaron expuesta la agudización de los problemas macro del país, en un contexto global mucho más desafiante que en el pasado. El índice accionario Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) acumula hasta el momento en lo que va del año un desplome de casi el 50% en dólares, lo que lo convierte en el mercado bursátil con el peor rendimiento de todo el 2018. Por todo esto, los inversores buscan rápidamente dar vuelta la página, y a la espera de que se consolide una mayor estabilidad en el mercado local, comienzan a evaluar apuestas y a reequilibrar sus carteras con diferentes tipos de estrategias, de acuerdo a cada perfil de riesgo. El objetivo, de mínima, es recuperar al menos una porción de la rentabilidad perdida, y así transitar el próximo verano con aires mucho más apacibles. En el cóctel sugerido por el mercado aparecen carteras diversificadas, capitalizando, por un lado, las altas tasas en pesos (a principios de diciembre quebraron el piso de 60%), que mantienen el atractivo por expectativas de inflación menores a las vistas en los meses precedentes. Por otro lado, si bien el consenso de los analistas no espera grandes saltos en el tipo de cambio similares a los registrados en 2018, no descartan volatilidad en el dólar, por lo que aconsejan destinar una parte importante de los portafolios a los instrumentos en moneda dura. Pero en el universo en pesos, también aparecen apuestas a los títulos BADLAR, y a ciertas acciones, bajo el paraguas de la selectividad en su máxima expresión. Los analistas avisan que los inversores no solo deben tener en cuenta los fundamentos de los activos que se seleccionen, sino también el comportamiento de los flujos internacionales. En las próximas semanas, el gran tema de fondo del contexto externo será la desaceleración en la actividad económica de EE.UU.: o sea menor crecimiento mundial. “Si bien no se espera una recesión en el próximo año, la agenda económica e incluso las señales de política monetaria de la Fed se interpretarán en función a la probabilidad de que ésta llegue en 2020/2021”, avisa Pablo Castagna, director de Portfolio Personal Inversiones. Con mayores dosis de optimismo, Axel Cardin, analista de research de Bull Market, cree que el verano 2019 será “mejor de lo que creemos hoy”. Se basa en la expectativa de que China y Estados Unidos se encaminen un acuerdo para marzo, y que la suba de tasa de diciembre de la Fed la sea la última por varios meses. “Esto permitirá que el flujo de fondos vuelva a emergentes, y la revalorización de títulos de riesgo como los argentinos, permitiría una revalorización de las empresas”, pronostica. En cuanto al escenario local, habrá que prestar atención en las señales económicas que permitan proyectar cuándo podría comenzar la recuperación de la economía (hoy se discute si la recesión será en forma de V o U), y por su puesto en las señales políticas, de cara a las elecciones presidenciales.

CARTERA CONSERVADORA

Para aquellos inversores que por naturaleza le esquivan al riesgo, y buscan obtener algo de renta, las preferencias pasan por apuestas dolarizadas (80% del total de la cartera). En ese sentido, y manteniendo la cautela de corto plazo, Castagna apunta a las Letes en dólares –la licitación que cierra hoy ofrece una tasa mínima del 4,75% anual a 196 días-, el Bono Dual 2019 (hoy ya definido en su ajuste por dólar). Si se pretende algo más rendimiento -pero asumiendo la volatilidad de mercado, recomienda los Bonar 2020 (AO20) y 2024 (AY24), rindiendo en torno al 9% y 11,3% anual, para duration de 1,7 y 2,5, respectivamente. En cuanto a la posición en pesos, apuesta por un Fondo Común de Inversión (T+1) que invierten en cuentas remuneradas, y por las Lecap, que ofrecen en el mercado secundario tasas de entre 56% a 45% anual, para plazos de entre 60 y 330 días.

CARTERA MODERADA

Para quienes toleran un poco más volatilidad, los activos en moneda local ganan espacio, e incluso llegan a igualar la proporción en instrumentos dolarizados, entre los que se destacan el Bonar 2024, pero también el bono Discount bajo ley argentina (a la espera de que se despeje el horizonte del riesgo argentino y permita una reducción de spreads), y un título provincial: Córdoba 2026 (con retorno cercano al 14% y una duración muy corta, 2.91), de acuerdo al portafolio sugerido por Alejandro Bianchi, Gerente de Inversiones de InvertirOnline.com. “Creemos que como el dólar comienza a despegarse del piso de la banda de flotación, el exceso de retorno que hoy pagan los bonos en dólares cuyo vencimiento es posterior a las elecciones, es atractivo y un riesgo más conveniente que el tener una posición muy amplia en pesos”.

Del lado de los activos en moneda local, Bianchi aconseja el Bonar 2020 en pesos (AM20), que paga la tasa BADLAR + 3,25% anual; el FCI IOL CX Acciones (a la espera que el Merval siga haciendo su piso para luego retomar su tendencia alcista); los papeles de Bolsas de Mercados Argentinos (BYMA, en busca del objetivo de los $500 – hoy está en $360), Transportadora de Gas del Sur (buen balance, Vaca Muerta, ajustes de tarifas), y Molinos Río de la Plata (poco sensible a la caída en el consumo, dado que exporta casi un 70% de su producción); más una pequeña porción a un Cedear certificados de Depósito Argentinos: Mercado Libre (crece a un ritmo del 29%, frente al 17% que crece su sector).

CARTERA AGRESIVA

Por último, el analista de research de Bull Market eligió cuatro activos en proporciones iguales para conformar un portafolio con un perfil más arriesgado. Esos instrumentos son tres acciones, dos del sector financiero, y una de real estate) y un bono largo en dólares. En primer lugar, sugiere un 25% de la cartera papeles de BYMA (la empresa de mayor potencial en el verano; el objetivo para marzo es de $700); un 25% de acciones del Grupo Financiero Galicia (la baja de la tasa de interés reactivará la demanda de crédito para consumo, donde la entidad hará punta por su fuerte exposición a ese segmento de mercado, principalmente tarjetas y préstamos personales); y un 25% de acciones de Cresud (favorecida por el avance del mega-proyecto inmobiliario de Solares de Santa María, y el de Puerto Madero II, que implican una inversión u$s1.200 millones); y el bono Discount en dólares bajo ley argentina (muy sensible a la baja del riesgo soberano. Podría revalorizarse en el primer trimestre entre 7 y 10% en moneda dura, más lo que sume por efecto cambiario de devaluación).

CARTERAS PARA “DESCANSAR” EN LA ÉPOCA ESTIVAL

Conservadora

20% FCI en pesos / Lecap

25% Letes en dólares

20% Bono Dual 2019 en dólares

20% Bonar 2020

15% Bonar 2024

Fuente: Portfolio Personal Inversiones

Moderada

20% Bonar 2024

20% Bono Discount en dólares - Ley argentina

10% Bono Córdoba 2026

10% Bonar 2020 en pesos

10% FCI IOL CX Acciones

30% Acciones (10% BYMA; 8% Transp. de Gas del Sur; 7% Mercado Libre; 5% Molinos)

Fuente: InvertirOnline.com

Agresiva

25% Acciones de BYMA

25% Acciones del Grupo Financiero Galicia

10% Acciones de Cresud

40% Bono Discount en dólares - Ley argentina

Fuente: Bull Market Brokers

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora