Julián De Diego

Arrecia la presión de los sindicatos:más aumentos, no sólo por salarios

Quienes imaginaban que la negociación con los gremios por salarios iba a resolverse con incrementos de 5 puntos por encima de la inflación estaban más que equivocados. Van trascendiendo detalles sobre inéditas y diferentes demandas sindicales: desde revisar descansos y pausas en el trabajo -incrementándolas- hasta créditos en horas laborales para dirigentes gremiales ( obviamente, pagas), pasando por aumentos de los beneficios no remunerativos, como los vales de comida. Ambición gremial ilimitada en estas primeras negociaciones que van teniendo lugar. Los últimos datos del INDEC -antes de su intervención- alertaban del poco empleo que ya estaba creando la economía a pesar de crecer a 8%/9%. Ni hablar del trabajo en negro, que se mantiene por encima de 40% pese a las campañas, inspecciones y amenazas que vierte el ministro Tomada. Más fácil resultaría revisar los mayores costos que se generan para las empresas de lo que debiera ser algo simple y no una amenaza, como la contratación de personal.

Arrecia la presión de los sindicatos:más aumentos, no sólo por salarios

Quienes imaginaban que la negociación con los gremios por salarios iba a resolverse con incrementos de 5 puntos por encima de la inflación estaban más que equivocados. Van trascendiendo detalles sobre inéditas y diferentes demandas sindicales: desde revisar descansos y pausas en el trabajo -incrementándolas- hasta créditos en horas laborales para dirigentes gremiales ( obviamente, pagas), pasando por aumentos de los beneficios no remunerativos, como los vales de comida. Ambición gremial ilimitada en estas primeras negociaciones que van teniendo lugar. Los últimos datos del INDEC -antes de su intervención- alertaban del poco empleo que ya estaba creando la economía a pesar de crecer a 8%/9%. Ni hablar del trabajo en negro, que se mantiene por encima de 40% pese a las campañas, inspecciones y amenazas que vierte el ministro Tomada. Más fácil resultaría revisar los mayores costos que se generan para las empresas de lo que debiera ser algo simple y no una amenaza, como la contratación de personal.

Arrecia la presión de los sindicatos: más aumentos, no sólo por salarios

Quienes imaginaban que la negociación con los gremios por salarios iba a resolverse con incrementos de 5 puntos por encima de la inflación estaban más que equivocados. Van trascendiendo detalles sobre inéditas y diferentes demandas sindicales: desde revisar descansos y pausas en el trabajo -incrementándolas- hasta créditos en horas laborales para dirigentes gremiales (obviamente, pagas), pasando por aumentos de los beneficios no remunerativos, como los vales de comida. Ambición gremial ilimitada en estas primeras negociaciones que van teniendo lugar. Los últimos datos del INDEC -antes de su intervención- alertaban del poco empleo que ya estaba creando la economía a pesar de crecer a 8%/9%. Ni hablar del trabajo en negro, que se mantiene por encima de 40% pese a las campañas, inspecciones y amenazas que vierte el ministro Tomada. Más fácil resultaría revisar los mayores costos que se generan para las empresas de lo que debiera ser algo simple y no una amenaza, como la contratación de personal.