Otro conflicto en Aerolíneas por retiro de dos aviones

Política

La desprogramación de dos Airbus disparó una nueva crisis entre los gremios aeronáuticos y la conducción de la compañía.

La relación entre la conducción de Aerolíneas Argentinas y los sindicatos del sector volvió a tensarse a dos semanas del cambio de gobierno frente al inminente retiro de dos aviones que cubren rutas internacionales. La desprogramación de dos Airbus A340 prevista para diciembre y febrero, y confirmada por la actual jefatura de la línea de bandera, promete además dejar otro foco de conflicto para los funcionarios que quedarán a cargo de la compañía una vez asumido Alberto Fernández. Por lo pronto, el gremio de pilotos APLA mandató a sus afiliados a no tomar servicios de devolución de esas aeronaves.

La disputa se basa en la devolución de ambas naves resuelta por el directorio que todavía encabeza Luis Malvido de un total de 12 aviones disponibles para la cobertura de rutas internacionales. Ayer la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) denunció que la desprogramación “pondrá en riesgo cientos de puestos de trabajo” de empleados de la compañía por los eventuales achicamientos de frecuencias y explotación de rutas. Y forma parte de una dinámica constante de enfrentamientos entre los gremios aeronáuticos y la administración de Cambiemos, con una evidente inclinación a favorecer el mercado de las “low cost” en desmedro de las compañías tradicionales.

En Aerolíneas Argentinas confirmaron la desprogramación y que la medida obligará a reprogramar frecuencias, aunque en vista de que sucederá entre diciembre y febrero explicaron que la determinación dependerá de las próximas autoridades elegidas por Alberto Fernández. De igual forma aseguraron que reducir o no la plantilla de personal también quedará en manos de los nuevos administradores, al señalar que una chance será asignar esos pilotos y tripulantes a otras aeronaves.

El equipo de Malvido hizo saber que los Airbus A340 tienen una antigüedad de 22 años y recordaron que en 2017 fueron devueltos otros dos aviones similares que terminaron en desguace por tratarse de máquinas en aparente desuso. Además, alegaron que en el arranque de la gestión del actual presidente del directorio los gremios fueron invitados a discutir la renovación de la flota de aeronaves pero que los dirigentes declinaron participar.

Ayer Juan Pablo Brey, titular de la AAA dijo que la desprogramación no sólo pondrá en riesgo “cientos de puestos de trabajo” sino que generará “un perjuicio a todo nivel para Aerolíneas Argentinas, que pudo ser evitado y sobre el que deberán dar explicaciones y rendir cuentas”. “Nosotros como Aeronavegantes reiteramos en varias oportunidades la suspensión de esta medida hasta tanto hubiera en todo caso un reemplazo concreto, tanto para estas unidades como para las dos que ya retiraron de la flota durante la actual conducción de la aerolínea”, añadió Brey al exigir la “marcha atrás” de la resolución.

Dejá tu comentario