Exsíndico de Oil declaró que no se incumplió con ninguna restricción que imponían planes de AFIP

Política

Explicó observaciones en balances que nunca habían sido profundizadas durante la instrucción. Aseguró que si se hubiesen vulnerado pautas legales se habrían informado. Minimizó cuestionamientos a préstamos dentro del Grupo.

El exsíndico de Oil Combustibles, Matías Tominc declaró ayer en el juicio oral que se sigue contra Ricardo Echegaray, Cristóbal López y Fabián De Sousa que en el manejo del negocio de la petrolera no se incumplió con ninguna de las limitaciones que imponían los planes de pago de AFIP a los que se había acogido para refinanciar su deuda por el Impuesto a la Transferencia de Combustibles. “Éramos muchas personas las que revisábamos desde contabilidad, impuestos o áreas de control. Si hubiera habido restricción y esa restricción se hubiera incumplido la hubiéramos advertido”, indicó el contador que se especializaba en auditoría y que venía de trabajar para la firma Deloitte antes de integrar la comisión fiscalizadora que auditó los balances de Oil. El cuestionario de defensas, fiscalía y querella se centró en varias de las observaciones incluidas en las memorias y actas de directorio, y respecto a las asistencias financieras que la petrolera derivaba a otras empresas del mismo grupo económico, otro motivo de interés de la acusación. “Una compañía vinculada pueda tener más herramientas para la recuperabilidad de un crédito. Al ser mismos accionistas, puede haber mejor relación que un ajeno desconocido”, concluyó. Las últimas audiencias giraron sobre aspectos técnico-contables.

Formado en el exterior, Tominc relató que su ingreso a Oil fue a través de una seleccionadora de recursos humanos, y que tuvo dos entrevistas con directores de la petrolera hasta que fue contratado para ocupar el cargo colegiado de la sindicatura, sin relación alguna con directivos. Que para realizar su trabajo, interactuaba con áreas gerenciales para solicitar información y contrastarla con los números informados por la empresa, los que se verificaban para determinar que fueran reales. Al testigo, lo pasearon por los balances 2013, 2014 y 2015. “No hubo distribución de dividendos”, afirmó. Esa era una de las restricciones que imponían los planes de pagos de AFIP. Las definiciones del auditor son clave: la fiscalía buscaba profundizar en las observaciones que habían hecho desde la sindicatura y la “incertidumbre” que expresaron respecto del recupero del crédito con otra empresas. Durante la instrucción de la causa Oil, al no admitir ninguna medida de prueba sobre esos datos asentados en la documentación contable, no se había podido conocer a qué hacían referencia, en realidad.

“Había salvedad en cuanto a algunas cuestiones. Y en términos generales lo que estaba escrito en los números era lo que habíamos podido validar en las revisiones en los controles de auditoría”, indicó. Ante una pregunta por el incremento de los saldos de deuda con la AFIP entre 2013 y 2014, Tominc aseguró que eran una “foto” y que la sola evaluación de esos números “no dice nada”, ya que esa diferencia puede tener como origen los intereses devengados por los planes, la actualización por inflación o una variación de tasa de cambio o el incremento real de la deuda, y que para poder dar una opinión más cercana a la realidad había que sumar un conjunto de otra información “más amplia” para poder proyectarla. Así reiteró una cuestión ya abordada por los síndicos que comparecieron en el juicio respecto a que la deuda con AFIP era importante pero comparada con el giro comercial de la sociedad, con las ventas de la empresa u otros indicadores económicos era “razonable y administrable”.

Esas “salvedades” eran las que llamaron la atención a los acusadores que querían saber si el dinero que Oil prestaba a otras empresas del mismo holding era “recuperable”, si esa modalidad era legal y si era habitual en otras compañías. “Existen”, aseguró Tominc a lo que agregó que “no tenía conocimiento de que haya algo que limite” a otra pregunta sobre si esos pasivos fiscales corrientes o no corrientes imponían alguna “condicionalidad en cuanto a cómo disponer de sus políticas empresarias, comerciales o financieras”. Puntualmente, en los estados contables de 2015, la sindicatura expresó “incertidumbre” en el recuperó de los créditos entre empresas del Grupo, dado que se los había atado al cumplimiento de los planes de negocio de las firmas que habían recibido los fondos, algo que ellos consideraron “insuficiente” al momento, sin haber solicitado medidas que les permitieran tener certeza acerca de su recuperabilidad. “Si nosotros pudiéramos tener certidumbre de que no son recuperables podemos pedir previsionarlos”, indicó como contra ejemplo de una conclusión más negativa.

También hubo otro punto que abordaron: en los balances, Oil tenía “capital de trabajo negativo”. El testigo aseguró que eso se indicaba cuando los pasivos corrientes (dentro del año) son más altos que los activos corrientes. Es decir que existen más obligaciones que cumplir a corto plazo que activos para hacer frente. “La gestión financiera de la empresa va a tener que usar la creatividad para acomodar la diferencia y poder cumplir con obligaciones el próximo año. Puede reprogramar pasivos (queda implícita la cuestión fiscal) puede vender más rápido o puede desinvertir para incrementar activo corriente y poder gestionar ese capital de trabajo negativo”. Pero analizó que no es inusual, sino que “puede ocurrir en cualquier tipo de empresa o por el contexto económico, o por una variante propia del negocio” donde opera.

A preguntas de la defensa, Tominc aseguró que a partir de 2016 todo el grupo empresario que encabezaba Oil Combustibles fue afectado dos maneras: “la exposición mediática afecto la reputación de la empresa; y en segundo lugar otras medidas como inhibición general de bienes que cayeron también sobre otras compañías, generó trabas operativas que llevo mucho tiempo poder ir resolviendo”.

También enfatizó algo que quedó plasmado en el peritaje de la Corte Suprema en el caso: no hubo ninguna deuda por ITC incluida en los planes de pago de AFIP y los préstamos intercompanies que no hubiese sido reflejada en los balances de la firma.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario