Alberto Fernández volvió a mostrarse con Cristina Kirchner e hizo un llamado a la unidad

Política

El Presidente presentó en el Museo del Bicentenario el proyecto de ley de "Fomento al Desarrollo Agroindustrial". "Esta es una ley que reivindica la cultura del encuentro", expresó.

El presidente Alberto Fernández hizo este jueves un llamado a la unidad, al presentar junto a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, el proyecto de ley de "Fomento al Desarrollo Agroindustrial" en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada. El acto acaparó la atención ya que significó el reencuentro entre el presidente y su vice, tras la crisis interna del Frente de Todos.

“Esta ley es el resultado de un trabajo que duró más de un año. Es el resultado de escucharnos, buscar puntos de encuentro y aunar intereses. Esta es una ley que reivindica la cultura del encuentro, reivindica el diálogo y una mesa común para sentarnos a construir las políticas de Estado que el país necesita”, explicó el mandatario.

En este sentido, señaló: "Nadie quiere un país donde algunos ganan y millones pierdan. Necesitamos un país donde todos ganen y en donde el desarrollo sea armónico. Esto no significa que todos piensen igual".

Embed

Manifestó que para que “el desarrollo sea armónico no hace falta que todos digamos lo mismo, pensemos igual. Cada uno puede tener diferencias, matices, lo que no podemos discutir la necesidad de avanzar, crecer y dar más igualdad a una sociedad tan desigual como la que vivimos", en lo que se interpretó como un mensaje a Cristina.

Sobre la iniciativa, Fernández afirmó que respeta una "triple ecología" - en referencia a la "ambiental, la económica, para desarrollar exportaciones, y la social"- que es la que "garantiza más trabajo y de mejor calidad en las zonas rurales".

También aseguró que se está dando "un paso para ponerle fin a una disputa de años, entre el agro y la industria y la industria y la tecnología" y dijo que la iniciativa significa "campo con más tecnología, más producción y la industria asociada al campo, para producir alimentos industrializados".

Por último, el presidente convocó a los argentinos y argentinas a construir "la Argentina que queremos" y no a fomentar "la división para seguir parados en el mismo lugar". "Los convoco a decir sí, hagamos la Argentina que queremos".

El único orador del acto, luego del presidente, fue el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez. Cristina se mostró interesada en ambos discursos y solo se limitó a mirar a los oradores.

Cristina ingresa a Casa Rosada.jpg

La vicepresidenta ingresó a Casa Rosada pasadas las 17.45 y fue directo al despacho del ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro. Luego, según pudo saber Ámbito, compartió unos instantes con Alberto Fernández en la antesala del despacho presidencial y bajaron juntos en el ascensor en "un muy buen clima" según fuentes de la Casa Rosada.

Sin embargo, durante el acto en el Museo del Bicentenario no se pudo observar ese “muy buen clima” ya que, a diferencia de lo que sucedía tiempo atrás, a ambos se los notó distantes.

Este fue el primer encuentro desde el martes 14 cuando se vieron en Olivos y a posteriori de conocida la carta que hiciera pública Cristina Kirchner. La comunicación entre estuvo cortada y “ni siquiera chatearon por telegram”, afirman desde ambos entornos al tiempo que tratan de restar dramatismo a la situación.

No obstante, tanto desde el “Albertismo” como del “Instituto Patria” se reconoce que el vínculo quedó dañado. Una situación semejante se da entre Alberto y su ministro del Interior, Wado de Pedro. A pesar de continuar trabajando juntos, la relación – confiesan - “ya no es la misma”.

Es más, desde la cartera que conduce Wado de Pedro deslizan que “ahora hay más gestión” en una velada crítica al desempeño del ex jefe de gabinete Santiago Cafiero.

Alberto Fernández Cristina Kirchner Casa Rosada

Al finalizar el acto, regresó al despacho del ministro del Interior donde estuvo con Camilo, uno de los hijos de De Pedro y también accedió sacarse una foto junto a una empleada de limpieza. Se la notó de buen humor, ya que ante el pedido de esta empleada, Cristina la abrazó y le dijo “obvio, seguro sos la que más trabaja en este ministerio”. Se trató de la tercera visita de la vicepresidente a la Casa Rosada desde diciembre de 2019.

https://twitter.com/la_remiseria/status/1443713995391873031

El acto, en tanto, contó con numerosos invitados –solo del sector privado asistieron de manera presencial 40 y 20 de manera virtual-.

Entre ellos estuvieron los sindicalistas Hugo Moyano (Camioneros) y Antonio Calo (Metalúrgicos) quienes coincidieron en minimizar las diferencias dentro del Gobierno y se mostraron confiados en que el Frente de Todos tendrá un mejor resultado en las elecciones de noviembre que en las PASO.

Particularmente, el representante metalúrgico señaló que las diferencias en la política son habituales, que se trata de una cuestión de “matices”.

En coincidencia, Moyano dijo “a mi no me dio la impresión de que hubiera una división” (entre el presidente y su vice). Y para enfatizar que no pasó nada expresó “acá renunciaron no sé cuantos ministros y parecía que se venía el mundo abajo y en la cuna de la democracia, los Estados Unidos, quemaron el Capitolio y nadie dijo nada”.

Calo también resaltó el dinamismo que está teniendo la gestión oficial y, en este sentido, anticipó que este viernes “le van a sacar los impuestos a las exportaciones de coches y otros rubros”. El anuncio que se hará en una reunión con los ministros de Economía, Martín Guzmán, y de Producción, Matías Kulfas, decisión que calificó de “muy buena y que genera puestos de trabajo”.

El dirigente metalúrgico señaló que “en este último año se crearon 22.000 puestos de trabajo” en el sector y remarcó que en la industria en general se observa un aumento en el empleo que estimó en 80.000 nuevos puestos.

Dejá tu comentario