Caso Skanska: "La única orden del Gobierno es proteger a De Vido"

Política

La líder del ARI, Elisa Carrió, afirmó ayer que el objetivo del Gobierno en el denominado Caso Skanska es "proteger" al ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, a quien identificó directamente con el presidente Néstor Kirchner.

"De Vido es Kirchner. No es el que cobra como un personaje corrupto autónomo", sostuvo Carrió, luego de que el Gobierno desplazó al titular del Enargas, Fulvio Madaro, y de Nación Fideicomisos, Néstor Ulloa, al enterarse de que fueron citados a declarar como sospechosos en la causa por presuntas coimas.

La candidata presidencial reiteró que en declaraciones a radios porteñas que el gobierno de Kirchner puso en marcha una "matriz de saqueo" y que tiene "una caja concentrada".

La dirigente sostuvo que "en algún momento" la Justicia "va a llegar" al ministro De Vido y estimó que, "si no es en este caso, será en otro".

"Desmontada la mentira ahora la única orden es proteger a De Vido", afirmó la ex diputada, al evaluar la revelación de diálogos de ejecutivos de Skanska que hablaban de presuntas coimas a funcionarios.

En forma paralela, Carrió dijo que el fiscal federal Carlos Stornelli quedó involucrado en una "situación muy poco clara" y que "no debió" avisarle al Gobierno que dos funcionarios -luego echados- iban a quedar involucrados.

De todos modos, también señaló que existió "una operación del Gobierno para apartar a Stornelli" del caso Skanska, luego de que el oficialismo incluyera un diálogo que mantuvo el fiscal con el ministro del Interior, Aníbal Fernández, en el decreto por el cual echó a Madaro y Ulloa.

Según consta en ese documento, Stornelli le anunció a Fernández: "Me los llevo puestos a Madaro y Ulloa", y acto seguido le comunicó que iba a "colaborar" en la campaña electoral del vicepresidente y candidato a gobernador bonaerense Daniel Scioli.

Debido a ello, Carrió apuntó contra la titular del PAMI, la ex integrante del ARI Graciela Ocaña, por considerar que "induce a Stornelli a avisar al Gobierno que el escándalo es mayor".

"Stornelli no debió hacer lo que hizo, pero al hacerlo quedó implicado en una operación del Gobierno", evaluó.

El enfrentamiento entre Carrió y De Vido es de larga data y amenazó con llegar a la Justicia en 2004, cuando el titular de Planificación pidió que la titular del ARI vaya presa por haberlo acusado de ser "el cajero" de Kirchner.

En aquella oportunidad, De Vido se presentó en persona ante el juez Rodolfo Canicoba Corral y reclamó una condena de 3 años y 6 meses de cárcel por el delito de calumnias e injurias para Carrió.

Dejá tu comentario