19 de abril 2021 - 00:00

Larreta, habilitado por jueces porteños para abrir hoy las escuelas

Polémico fallo local que anula DNU nacional. Gobierno recurre a fueros federales. Política se dirime en Tribunales en peor momento de pandemia.

Clases.  Horacio Rodríguez Larreta, ayer al brindar una conferencia de prensa.
Clases.  Horacio Rodríguez Larreta, ayer al brindar una conferencia de prensa.

La Justicia porteña falló a favor de la continuidad de las clases presenciales en la Ciudad de Buenos Aires, en una puja que llega a su máxima tensión y dirime diferencias sobre el manejo de la pandemia en los tribunales. Minutos antes, el Gobierno, a través del Ministerio de Justicia, presentó un pedido de declinatoria del fuero porteño, que considera “incompetente” y dejó planteado del Caso Federal. El procurador del Tesoro, Carlos Zannini, se presentará ante el Contencioso del fuero Federal.

Anoche, no bien se difundió el fallo porteño, de los 17 gremios que representan a docentes, dos mayoritarios llamaron para hoy a un paro de actividades. Los sindicalistas se mantenían observando los pasos judiciales para anunciar medidas.

La Cámara de Apelaciones porteña ordenó a la Ciudad, que "en el marco de su autonomía y competencias propias disponga la continuidad de la presencialidad de las clases en el ámbito del territorio de la Ciudad de Buenos Aires" al "disponer la suspensión de lo dispuesto en el art. 2°, párrafo tercero del DNU n° 241/21". De esa manera los jueces respondieron a una cautelar presentada por las Organizaciones no Gubernamentales Abramos las Escuelas y Centro de Estudios de Políticas Públicas.

Los jueces señalaron que "en el caso se encuentra seriamente comprometido el derecho a la educación de niños, niñas y adolescentes y el acceso a una tutela judicial efectiva" y apuntó a la otra cuestión de fondo diciendo que "el Decreto sancionado por el Poder Ejecutivo nacional, en su artículo 2°, párrafo tercero, vulneraría en forma directa la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires y su poder de policía, respecto de materias específicamente locales, como es el derecho a la educación."

El fallo se sustentó también en el decreto anterior, de Alberto Fernández, que sostenía que las provincias y la Ciudad podían suspender las actividades escolares de acuerdo al riesgo epidemiológico y que, el último DNU redactado para el AMBA, se modifica esa cuestión sin la evaluación de ese riesgo.

Una catarata de acciones judiciales, desplegó Juntos por el Cambio en la pelea por defender las clases presenciales en el distrito porteño y también en municipios del conurbano, como eje de su disputa con el Gobierno nacional. Además de la presentación ante la Corte Suprema de Justicia que formuló Horacio Rodríguez Larreta hubo alternativas de amparos ante los fueros porteños, y la definición del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad a favor de continuar las clases presenciales.

Se organizaban además ayer, abrazos en escuelas privadas y distintos actos como manifestación también en contra de las medidas, en una jornada que aguardaba hasta la noche el pronunciamiento de la Sala IV del fuero Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad que integran los jueces Marcelo López Alfonsín, Laura Alejandra Perugini y Nieves Machiavelli. Esta última, hermana de del secretario del PRO, Eduardo Macchiavelli, quien es además funcionario del gabinete de Larreta y fue su jefe de campaña, fue recusada por particulares, pero ayer mismo la Justicia rechazó esa recusación. Todos trámites con una celeridad inusual, por lo cual la vigilia por el fallo de las Sala IV acrecentó las expectativas del Gobierno porteño, sabiendo inclusive que una decisión local podría colocar el conflicto aún en mayor tensión. Es que además, en la pelea por la decisión nacional, está implícita la puja por la autonomía porteña, siendo la Ciudad un distrito con esas particularidades que lo diferencias, en algunas cuestiones, de las características de las provincias.

El conflicto judicial tuvo dos rechazos en primera instancia, mientras que la fiscal ante la Cámara de Apelaciones de la Ciudad, Karina Cichero, resolvió a favor del pedido de dos organizaciones no gubernamentales para mantener las escuelas abiertas y la Sala IV pidió la opinión de los fiscales.

El reclamo recaló en el despacho del juez Marcelo Segón, quien consideró que no debía intervenir y pidió que todo sea enviado a su par Romina Tesone, que el viernes se declaró incompetente para resolver frente al amparo presentado por las Defensorías Oficiales en representación de los padres, ya que la Ciudad había recurrido a la Corte Suprema. Los camaristas pidieron la opinión del fiscal general porteño, Juan Mahiques, quien resolvió hacer lugar al pedido de los amparos y garantizar las escuelas abiertas, anulando el decreto presidencial.

La suspensión del dictado de clases presenciales alcanza a 1272 unidades educativas que agrupan a una población de 700 mil personas entre alumnos, docentes y no docentes. El camino judicial con todos los vericuetos que recorre desde el viernes, cuando Larreta presentó ante la Corte su reclamo, diez minutos antes de reunirse con Alberto Fernández, ventila la imposibilidad de un acuerdo para amortiguar la circulación del virus en el momento más difícil hasta ahora de la pandemia en el país.

Dejá tu comentario

Te puede interesar