Santilli: "Es muy difícil avanzar en la flexibilización" en la Ciudad

Política

El vicejefe de Gobierno porteño habló con el programa ADN y reconoció la dificultad que hay en estos momentos para continuar con la apertura de la cuarentena. Ante el aumento de casos producto de un incremento en los testeos, el funcionario dijo que es posible que se revisen "muchos permisos en el AMBA" para ver "si se puede achicar la cantidad y limitarlo a lo esencial".

El vicejefe de Gobierno porteño Diego Santilli dejó en claro esta noche que "es muy difícil avanzar en la flexibilización" de la cuarentena en la Ciudad de Buenos Aires, debido al crecimiento de casos en las últimas semanas producto de una mayor cantidad de infectados a raíz de un aumento en la cifra de testeos. Planteó como posibilidad que se lleve una marcha atrás respecto a ciertos permisos de circulación otorgados.

En diálogo con C5N, luego de la reunión que mantuvieron con el Jefe de Gabinete de Nación, Santiago Cafiero, autoridades bonaerenses y de la Ciudad junto también a ministros nacionales, Santilli sostuvo que se encuentran evaluando revisar permisos de circulación y frenar la apertura del aislamiento. “El análisis que haremos tiene que ver con la dinámica de la curva de casos cada día" mediante lo cual analizarán "si no hay más apertura". "Hay que ver si se analizan los permisos. Hay muchos en el AMBA y hay que ver si se puede achicar la cantidad y limitarlos a lo esencial”, agregó.

"Es muy difícil avanzar" con la flexibilización, reconoció el funcionario porteño. El principal problema con el que se enfrentan las autoriades de la Ciudad y sus pares bonaerenses tiene que ver con que si bien hay un aumento de testeos, la cifra de positivos resultantes es elevada, con lo cual la curva diaria crece. "La curva era previsible. Estamos en una pandemia y los casos van a crecer por lo cual hay que seguir cuidándonos", señaló Santilli.

Uno de los puntos centrales que observan en Ciudad y Provincia tiene que ver con los asentamientos y las villas de emergencia. En las últimas semanas, principalmente en territorio porteño, se dispararon los casos a partir de la falta de agua potable en las casas que obligó a los habitantes de algunos barrio a salir a la calle. El caso paradigmático fue el del Barrio 31, donde la vecina Ramona Medina criticó la falta de respuesta del gobierno porteño. Días después, Medina contrajo coronavirus y murió.

A partir de entonces, el gobierno de la Ciudad puso el foco en los barrios populares mediante el operativo Detectar, realizado en conjunto con Nación, para hallar positivos de Covid-19. El mismo programa comenzó a llevarse a cabo en el conurbano bonaerense debido a las dificultades socioeconómicas que atraviesan los vecinos de esa zona.

A propósito de lo que ocurre en Ciudad, Santilli reconoció que "en los barrios vulnerables tenemos un foco fuerte donde tenemos que avanzar con una temática más fuerte". "Hemos cambiado la metodología", admitió, y explicó cuál es el plan actual para la detección de contagiados: "Uno antes esperaba el caso y veíamos si el conviviente tenía una reacción. Ahora no esperamos más. Eso nos dio un aumento de casos porque los vamos a buscar".

Respecto a la relación con las autoridades bonaerenses, el funcionario dijo que "estamos trabajando en conjunto entre Provincia y la Ciudad. Podemos discutir pero trabajamos en conjunto. No hay una vacuna por lo cual lo que debemos hacer es trabajar en conjunto. Uno no puede pensar la Ciudad sin la región metropolitana ni viceversa".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario