Corren a Moyano de foto de Cristina con sindicalistas

Política

Un «olvido» nada ingenuo bajó a Hugo Moyano del primer acto con cotillón sindical que, como Presidente, encabezará hoy Cristina de Kirchner y que, además, marcará el «regreso» de Néstor Kirchner a un palco oficial a días de traspasarle al mando a su esposa.

La del jefe de la CGT será la ausencia más estruendosa del show que la UOCRA montó para este atardecer en Mar del Plata. La «no invitación» al camionero puede -y debe-leerse como otro indicador de la mala hora que atraviesa el vínculo entre la Casa Rosada y Moyano.

Sobre todo porque, además del anfitrión Gerardo Martínez, mandamás del gremio de la construcción, Cristina posará con todo un elenco de caciques gremiales, entre ellos «los Gordos» Carlos West Ocampo y Armando Cavalieri, activos francotiradores de Moyano.

La concurrencia del ex presidente, que volverá a intervenir en un acto con su esposa tras dejar el gobierno el 10 de diciembre, completará un cuadro inquietante para el camionero: el matrimonio Kirchner y Daniel Scioli se mostrarán juntó a sus rivales sindicales.

En rigor, además de West Ocampo y Cavalieri, estarán Andrés Rodríguez -hace dueto con Martínez, siempre en sintonía con la Casa Rosada-y Antonio Caló, de la UOM. El metalúrgico, Martínez y Rodríguez integran una lista de buena fe de posibles sucesores de Moyano.

  • Embestida

    Como gesto es poderoso. A 24 horas de la asunción de la Presidente, Moyano lanzó, rodeado de 6 mil afiliados, desde Obras Sanitarias un mensaje incendiario: advirtió que podría pararse «en la vereda de enfrente» del naciente gobierno cristinista

    Frente a la embestida del camionero, el encuentro en Mar del Plata, con Cristina, el «retirado» Kirchner y un nutrido staff sindical parece, como mínimo, un retruque. Esto, a pesar de que en público y en privado, el gobierno niega que exista una crisis con Moyano.

    Hay, en paralelo, otra presencia para anotar: irá el ministro de Infraestructura Julio De Vido, interlocutor privilegiado de Moyano en el gobierno, que asistirá a la inauguración de la UOCRA a días de haber pegado el faltazo a un acto del camionero en la CGT.

    El jueves pasado, Moyano se quedó esperando a De Vido y a Carlos Tomada en la sede de Azopardo. Como contracara, los dos ministros, José López y hasta el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, engrosarán la delegación oficial que estará en el encuentro de UOCRA.

    En tanto, salvo que sobre la hora decidan bajarse del avión, los únicos delegados del moyanismo serán el judicial Julio Piumato y el portuario Juan Carlos Schmid. Los dos forman parte de bloque que comanda Moyano y, por tanto, promueven su reelección como jefe cegetista.

    La inauguración del antiguo hotel Dorá -ahora como renombrado «Dorá soy constructor»-funcionará como estreno de la Presidente frente a la tropa gremial. Por eso, Martínez prometió reunir 5.000 obreros, con sus cascos amarillos, para colorear el acto.

    La relevancia que Cristina le otorgó a la cita la reflejó el hecho de que viajará, con su esposo, desde El Calafate hasta Mar del Plata y desde allí, por la noche, volará a Montevideo para participar de la cumbre del Mercosur, donde asumirá la presidencia «pro témpore».

    Luego de una accidentada semana debut, en la que el primer escalón bravo fue la parrafada amenazante de Moyano, la convocatoria de la UOCRA en Mar del Plata podría haber servido para conciliar y mostrar al camionero junto a la flamante presidente.

    Todo lo contrario: Moyano fue expresamente borrado de la lista de invitados. Y no se trató de un antojo de Martínez ni, mucho menos, de «un olvido» como, con mordacidad, justificaban anoche en la UOCRA la ausencia del camionero en la fiesta cristinista de esta tarde.
  • Dejá tu comentario