De Scioli, ayer ni las fotos

Política

¿Se volvió necesario ahora Daniel Scioli para el oficialismo que enfrenta un odioso ballottage el 14 de setiembre? ¿Es el vicepresidente, como creían anoche algunos opinólogos del gobierno, uno de los electores clave del 14 de setiembre? No parece tener otra explicación el giro que intentaba ayer darle el jefe de Gabinete a las relaciones del vice-presidente con Néstor Kirchner, después de 96 horas de hostilidades desde la prensa amiga sobre las trincheras del Abasto.

Las diferencias entre los dos, según dijo ayer Alberto Fernández a una radio porteña cuando se confirmaba el ballottage entre Mauricio Macri y Aníbal Ibarra, son tema concluido.

El funcionario intentó tranquilizar al soberano al puntualizar que «el Presidente no está enojado». Con referencia a la separación de sus cargos de los funcionarios alineados con el vicepresidente, acotó que Kirchner «tomó una decisión dentro del marco de la potestad que la Constitución le otorga».

«No es un tema de enojo o no y para nosotros está concluido»,
dijo.

• Certeza

Indicó que «cuando existió este tipo de problemas en la historia, de dos posiciones diferentes entre el Presidente y el vice, generalmente se ha resuelto conciliando de espaldas a la gente y ocultando el problema», y manifestó que en esas ocasiones «no fue bueno el resultado».

«Creo que lo mejor es plantear públicamente la diferencia y resolver el único camino que se va a seguir en el gobierno, porque me parece que da mucha certeza, seguridad y tranquilidad a la gente»
, afirmó.

Nadie cree que
Scioli vaya a participar activamente de la campaña del ballottage en favor de uno u otro de los participantes. El ibarrismo, en complot con el arismo y el kirchnerismo le impidieron a los postulantes del sciolismo entrar en las listas de candidatos del oficialismo; es cierto además que el mismo padrón moderado que ayer votó a Macri se referencia en el vicepresidente.

Dejá tu comentario