Alberto Fernández, Cristina Kirchner, Pepe Mujica y Lula entregaron los premios "Azucena Villaflor"

Política

Los recibieron 'Taty' Almeida, Estela de Carlotto, Adolfo Pérez Esquivel y Pablo Torello, entre otros. El Presidente expresó que él y Cristina saben "lo que vale la unidad de los sectores populares".

El presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner entregaron este viernes el premio "Azucena Villaflor de De Vincenti" a diversas personalidades en reconocimiento a su lucha por los derechos humanos. Entre los premiados se encuentran 'Taty' Almeida de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Estela de Carlotto de Abuelas de Plaza de Mayo, el ganador del Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel y el documentalista Pablo Torello, entre otras figuras.

Embed

En su discurso, Alberto Fernández expresó que la democracia y los derechos humanos "van de la mano" y que "tienen que ver con el estado de derecho, con garantizar libertades y seguridades a cada ciudadano y ciudadana". Además, declaró que sus palabras "son absolutamente compartidas" por Cristina Kirchner, y que ambos saben "lo que vale la unidad de los sectores populares" cuando la democracia y los derechos humanos están "asediados por posiciones extremas, intolerantes, xenófobas, homofóbicas, etc".

El Presidente y la vicepresidenta fueron acompañados en la entrega por José “Pepe” Mujica, ex presidente de Uruguay, y Luiz Inácio “Lula” da Silva, ex presidente de Brasil. "Me complace mucho que nos acompañe Pepe, que ha sido victima de la falta de estado de derecho con un encarcelamiento de muchos años, y estoy muy contento que Lula, que ha sido perseguido y enjuiciado injustamente, haya sido reivindicado como un hombre de bien", remarcó el Presidente.

La entrega comenzó a las 17hs en el Museo del Bicentenario y coincide con el acto previsto en Plaza de Mayo para celebrar además los 38 años de democracia ininterrumpida en el país y el Día de los Derechos Humanos. La distinción fue confirmada este viernes en el Boletín Oficial.

Adolfo Pérez Esquivel, quién en 1980 recibió el Premio Nobel de la Paz por su compromiso con la defensa de la Democracia y los Derechos Humanos por medios no-violentos frente a las dictaduras militares en América Latina, fue el primero de los premiados en tomar la palabra. "Hoy es un día semejante a hace 41 años cuando me otorgaron el Premio Nobel. Creo que esto reafirma que la democracia y derechos humanos son valores indivisibles", expresó Esquivel. También apoyó una futura candidatura de Lula a la presidencia y pidió que "se de para Brasil y para toda Latinoamérica el próximo año".

La siguiente en recibir el premio fue, Lidia Stella Mercedes Miy Uranga, más conocida como Taty Almeida, Madre de Plaza de Mayo línea fundadora. En su discurso, celebró "este gobierno nacional y popular, que por fin pudimos recobrar, y al que tenemos que cuidar y apoyar, estando todas y todos unidos", y agregó que esto "no quiere decir que no tengamos que discutir o disentir, que no es pelearse" ya que es "muy necesario para aportar ideas y propuestas diferentes que hacen reforzar a este gobierno".

Por último, se le hizo entrega del honor a Estela Barnes de Carlotto, presidenta de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, quién recordó a su hija Laura, detenida y desaparecida por la última dictadura militar, y dijo: "Nuestra labor no es solo pensar en lo nuestros, sino también en os presentes y los futuros para que crezcan sanos y hagan la patria que nuestros héroes siempre soñaron".

También fueron reconocidos con este premio las trayectorias del cineasta Pablo Torello, el exsenador y abogado Hipólito Solari Yrigoyen; de la integrante de la organización Madres contra La Violencia Institucional Dolores Sigampa de Demonty y de la jueza Lucila Larrandat.

Dejá tu comentario