Diputados: idas y vueltas por $100.000 de subsidios

Política

Anteayer, los jefes de la oposición y el presidente de Diputados, Sergio Massa, acordaron un subsidio de $100.000 por cada legislador -se elevó la cifra para algo con lo que cuentan todos los años- para destinarlos a la lucha contra el coronavirus. A las pocas horas, y ante los primeros cuestionamientos, el antikirchnerismo y el propio oficialismo se corrieron rápido de la polémica que los involucraba y aclararon el destino de esos fondos para bajar los decibeles.

“Las autoridades del interbloque solicitamos que la totalidad de la partida que corresponde a nuestro interbloque, $11.600.000, sea destinada al Instituto Malbrán”, señaló Juntos por el Cambio en la Cámara baja.

En la misiva, firmada por el presidente del interbloque, el radical Mario Negri, y los jefes del PRO, Cristian Ritondo, y de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, indicaron que el objetivo es “acelerar el procedimiento de testeo y la descentralización de éste en el interior del país”.

Desde el macrismo deslizaron también que “la Resolución 611/20 de la Presidencia de la Cámara de Diputados no requiere el consentimiento de las distintas bancadas, ya que es una facultad del titular del cuerpo adoptar este tipo de medidas”, y que no compartían “el criterio de dicha resolución” frente “a la crisis sanitaria que genera la pandemia del coronavirus”.

En el entorno de Massa no recibieron bien la postura que adoptó el macrismo: “En la reunión estuvieron los jefes de bloque y todos dieron su aval en cuanto a elevar los subsidios anuales para que estén disponibles, desde ahora, con el fin de destinarlos a instituciones sanitarias y comedores infantiles, entre otras cosas. El gasto corre por un Presupuesto de Diputados que está vigente y sin déficit. Es decir, se subieron subsidios que estuvieron siempre para hacerle frente al complejo panorama por la pandemia”.

Quien dejó mal parada a la presidencia de Diputados fue el propio Senado, que comanda Cristina de Kirchner, quien se encuentra en Cuba. Anteanoche, y pese a que voceros de las principales autoridades de la Cámara alta negaron a este diario una resolución similar a la adoptada por la Cámara baja, apareció una norma con el aumento de licencias y cerrojo a la actividad, con guardias mínimas, pero sin los $100.000 de subsidios.

Como si fuese poco, los diputados K también anunciaron el giro de los subsidios, aunque de manera inespecífica más que apuntar al Malbrán, a los “nuevos hospitales modulares”, al hospital Garrahan y a una fundación.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario