Docentes: insiste Macri en culpar a Cristina por crisis

Política

Mauricio Macri insistió ayer en trasladarle a la administración de Cristina de Kirchner los problemas presupuestarios de la Ciudad de Buenos Aires, que lo mantienen en conflicto ahora con el sector docente. Así la pelea por más fondos para sueldos se transformó en una puja política donde no sólo el kirchnerismo mortifica a la gestión macrista sino también el resto de la oposición en la Ciudad, incluida Elisa Carrió que viene criticando duramente al jefe de Gobierno en torno a la situación de los maestros.

El mandatario porteño, ayer cuando tenía previsto un acuerdo con los maestros que se frustró, volvió a explicar que no tiene plata para aumentos y que el kirchnerismo le retacea fondos. Los docentes amenazaron, en respuesta, con otro paro de 48 horas para noviembre además del previsto para la semana que viene, también de dos días.

El jefe de Gobierno porteño brindó ayer una conferencia de prensa para repetir que no tiene fondos para subir los salarios de los maestros y adjudicó esa situación a que «el gobierno nacional nos bloqueó mil quinientos millones de pesos». También Macri rechazó un proyecto que ayer consensuó la oposición para facultarlo a reasignar partidas y conceder la petición de los maestros porteños, quienes por cierto este año recibieronuna mejora en los salarios superior (24%) a la de otros gremios, inclusive a los municipales del distrito. «Los superpoderes no son mágicos», dijo Macri y repitió: «La única verdad es que no hay fondos».

Negociaciones que el día anterior y ayer mismo mantuvieron funcionarios de la Ciudad con gremialistas, fracasaron en la jornada, como la idea de anticipar a los docentes el aumento de sueldo previsto para febrero del año que viene. El Gobierno porteño hasta impulsa el remate de terrenos en la zona de Catalinas para hacerse de dinero.

Antes de la conferencia de prensa, Macri reunió a todo el Gabinete porteño y a la totalidad de sus legisladores en el Salón Blanco del palacio comunal, a puertas cerradas. Les dijo allí que era necesario «unificar el discurso» en torno al « conflicto con los maestros». La primera consigna que dio es asegurar que no hay dinero y la segunda que la responsabilidad es del gobierno nacional. Una verdad a medias. La administración kirchnerista no le firmó aún al Gobierno de la Ciudad el permiso para que pueda colocar u$s 500 millones en bonos en el mercado. Es más, la mitad de ese dinero el macrismo lo tenía comprometido por las AFJP, un rubro que acaba de liquidar el gobierno nacional. Pero ese dinero, de acuerdo con una ley porteña que el propio Macri solicitó, era para integrar un Fondo de Infraestructura Social (FOISO), es decir que el dinero está asignado a obras en escuelas y hospitales. De haber tenido los fondos, Macri tampoco los podía volcar a la masa salarial, excepto que reasignara partidas utilizando los superpoderesque ayer acordó la oposición en la Legislatura.

Para el Gobierno de la Ciudad, el conflicto con los maestros consiste en una jugada política del kirchnerismo en su contra. Macri pidió, de todos modos, que se retome el diálogo y el ministro porteño de Educación, Mariano Narodowski, dijo que «hay opciones que se están trabajando», aludiendo a la posibilidad de ofrecer un acuerdo. En la reunión previa, los legisladores le preguntaron al ministro si había negociaciones en marcha.

«Permanentemente mantengo reuniones formales e informales», aceptó Narodowski. Pero el funcionario destacó que no se podía hablar si los docentes lanzan consignas como «que se vaya Macri» y aseguró que hay «gremios serios» y otros que estarían dirimiendo su interna política enfrentando al jefe de la Ciudad.

  • Confuso

    Narodowski fue algo confusoal asegurar que «se cumplirá con la ley de los 180 días de clase», porque dijo que «es relativo» ya que los niños « pierden la disciplina del estudio» y que la ley «es poco eficaz, pero la vamos a cumplir».

    Ese calendario es una de las cuestiones que forman parte de la negociación con los docentes.

    Macri propuso reabrir una mesa de diálogo con los gremios docentes y replicó que «no tiene perdón de Dios seguir haciéndoles perder clases a los chicos», al cerrar el anuncio y retirarse del salón. En la mesa quedaron Narodowski y la vicejefa, Gabriela Michetti. El ministro disparó contra su par nacional, Juan Carlos Tedesco, de quien reclama una audiencia, y Michetti aludió al proyecto de ley que tiene previsto tratarse en la Legislatura para facultar a Macri a reasignar partidas.  

    «Nunca estuvimos de acuerdo con los superpoderes», sentenció la vice, aunque al inicio de la gestión, los legisladores autorizaron al Gobierno porteño a realizar reparaciones de escuelas con contratación directa, salteando el proceso habitual de licitaciones. Pero la funcionaria se refirió a la posibilidad de trasladar fondos asignados a otros usos, como en este caso los salarios. En realidad, el proyecto, si bien concede permisos, también es restrictivo en la utilización de las partidas.
  • Dejá tu comentario