El fin de una era: la FUBA ya no controlará la venta de apuntes en el CBC

Política

El Consejo Superior resolvió otorgarle a Eudeba los espacios para la comercialización del material universitario. Los ingresos serán utilizados para becas de ayuda financiera a estudiantes.

En la sesión del Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires (UBA) resolvió este miércoles quitarle a la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) el control de la venta de apuntes en las sedes del Ciclo Básico Común (CBC).

De esta manera, la casa de estudios le otorgará la Editorial Universitaria de Buenos Aires (EUDEBA) un permiso precario de los espacios hasta el momento cedidos a los estudiantes para la comercialización del material.

De acuerdo a un comunicado difundido por la UBA los ingresos obtenidos por la venta de apuntes serán transferidos a la caja universitaria para ampliar los montos y cantidad de beneficiarios de las Becas de Ayuda Económica Sarmiento, destinadas a apoyar a alumnos en situación de vulnerabilidad.

Asimismo, la FUBA mantendrá bajo su órbita el local de Uriburu 920 que a partir de ahora se destinará exclusivamente a fines gremiales. Lo cierto es que la venta de apuntes es un negocio millonario que ya no controlarán los estudiantes.

Si bien no existen registros del dinero que recauda la comercialización de los apuntes, cabe señalar que el CBC cuenta con seis sedes en la Ciudad de Buenos Aires, cuatro en el Gran Buenos Aires y otras diez en el interior de Provincia. De acuerdo a un censo del 2011 por el ciclo común de la UBA pasan anualmente más de 67.000 alumnos.

La decisión de quitarle el control de los apuntes del CBC ocurre en medio de un clima tensión entre las agrupaciones estudiantiles. Tras cinco años sin renovar autoridades, el Frente Reformista, integrado por Franja Morada, peronistas, socialistas e independientes se alzó este año con la FUBA que estaba bajo el manejo de la izquierda.

Sin embargo, el congreso realizado en junio pasado no estuvo exento de polémicas luego que las agrupaciones perdedoras desconocieron los resultados de la elección. Para poder sesionar, se necesitaban 66 de los 130 delegados totales. Desde La Mella -conducción destronada- denunciaron "una maniobra fraudulenta" para acreditar delegados al congreso por lo que habían anticipado una batalla legal.

Dejá tu comentario