El presidente de la CIDH dijo que la prisión “pone en riesgo” la vida de Milagro Sala

Política

Luego de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos reclamara al Estado argentino el último viernes que se adopten las "medidas necesarias a la detención preventiva, como el arresto domiciliario" para Milagro Sala, o bien, "que pueda enfrentar los procesos en libertad", el presidente de la CIDH, Francisco Eguiguren, remarcó que la permanencia en prisión de la líder de la Tupac Amaru, "pone en riesgo" su vida, producto del "hostigamiento por exceso de vigilancia" entre otro motivos.

En una entrevista con Página/12, el comisionado peruano explicó que la medida cautelar emitida por la CIDH -exige que se busquen "medidas alternativas a la detención preventiva" de la dirigente "como el arresto domiciliario"- está vinculada con un caso excepcional y que no figura dentro de las atribuciones de la CIDH en esa instancia pronunciarse sobre si la detención es arbitraria.

"El hostigamiento por exceso de vigilancia, procesos disciplinarios, multitud de procesos judiciales, le han ido creando un cuadro de agobio que atañe su integridad psíquica, moral, y eso le genera un cuadro peligroso para su vida y su integridad", señaló Eguiguren respecto de Milagro Sala.

En tanto, señaló que la medida cautelar busca "velar que las condiciones de detención cumplan estándares internacionales, en cuanto a seguridad para la vida, integridad, derecho a defensa y a la comunicación". Y agregó que esa situación no ocurre en el caso de la dirigente social desde finales del año pasado".

"La Comisión ha tenido en cuenta que el caso de Milagro Sala es un caso excepcional porque se trata de una dirigente social importante, de un caso que concita el interés y un debate en Jujuy entre los sectores que la apoyan y el gobierno provincial. Es una dirigente social a la cual se le imputa un conjunto de delitos. La Comisión no puede calificar en una cautelar si hay mérito o no para denunciarla judicialmente, pero lo que sí puede hacer y en este caso es lo que hizo, es decir que aunque las condiciones materiales en las que Milagro Sala se encuentra en este centro de detención son razonables dentro de los estándares internacionales, hay condiciones que agravan su privación de la libertad", detalló.

Según Eguiguren, las condiciones de detención de la dirigente social "le han ido creado un cuadro de agobio que atañe su integridad psíquica, moral" a Sala, cuyo resultado es "un cuadro peligroso para su vida y su integridad".

"La Comisión llega a la conclusión, sin entrar a analizar los procesos, de que su permanencia en prisión pone en riesgo su vida severamente y por eso considera que cualquier continuidad de juicio debe darse o fuera de la cárcel en un arresto domiciliario o en libertad sometida a procedimientos de control que tienen en Argentina", destacó.

Y agregó que "la CIDH recomienda que si ella sigue sometida a los juicios, los procesos deben desarrollarse en prisión domiciliaria o en libertad con medidas de restricción como pueden ser los brazaletes electrónicos pero no dentro de la cárcel. Lo que queda claro es que en la cárcel no".

Consultado sobre la posibilidad de que el Estado no cumpla con la recomendación de la CIDH, Eguiguren dijo que "en la mayoría de los casos las cautelares son cumplidas", al tiempo que remarcó que las recomendaciones de la CIDH deben ser tomadas en cuenta "por órganos del Estado sean del Poder Ejecutivo o del Judicial".

Dejá tu comentario