En medio del paro de estatales, Alicia Kirchner denunció a manifestantes que protestaron frente a la residencia

Política

En el marco de un paro general de todos los gremios estatales nucleados en la CTA Autónoma que enfrenta la gobernadora Alicia Kirchner en Santa Cruz -en repudio a los incidentes que se vivieron el último sábado frente a la residencia oficial-, el gobierno de esa provincia presentó una denuncia penal por "daños, atentado contra el orden constitucional y democrático, sedición y violación de domicilio" contra los manifestantes.

La demanda fue presentada el sábado por la fiscal de Estado adjunta de la Provincia, Andrea Askenazi Vera, informó el diario Tiempo Sur. La representante oficial sugirió también que habría existido vinculación entre los incidentes y la presencia de medios de prensa nacionales que cubrían la protesta.

"Estamos aquí ante una acción coordinada por violentos, de forma premeditada, en banda y a altas horas de la noche (con presencia de móviles en vivo de medios nacionales) a fin de destituir al gobierno democrático de la provincia", argumentó el gobierno en la denuncia.

Askenazi Vera argumentó: "Resulta más que llamativo que los mencionados hechos de violencia, casualmente ocurren en las fechas que medios nacionales (TN, Canal 13 y América) deciden visitar nuestra ciudad, contando con móviles en vivo, a fin de mostrar los hechos detallados".

El gobierno de Santa Cruz argumentó en su presentación judicial que la protesta fue convocada "mediante redes, radios provinciales y dos medios nacionales, comenzaron a arengar a fin que la gente se acerque a la residencia de la gobernación".

La demanda que firmó la fiscal de Estado, exconjueza federal de Río Gallegos, incorporará filmaciones y fotografías de los hechos que terminaron con la represión de la policía de Santa Cruz.

Manifestantes de distintos gremios estatales se concentraron el viernes a la noche frente a la residencia oficial para exigir el pago de salarios atrasados y la normalización de las prestaciones de los distintos organismos del Estado, en medio de una profunda crisis que atraviesa Santa Cruz.

A causa de la represión policial desatada en medio de agresiones contra la residencia, los sindicatos estatales cumplían este lunes con un paro que tenía una alta repercusión.

En la demanda detalló también que en la residencia estaban "la gobernadora, Alicia Kirchner, la expresidente Cristina de Kirchner, Helena Vaca Narvaja Kirchner, Margarita Zelaya, Miriam Gajardo y Mónica Kloster, éstas últimas, empleadas de la gobernación".

Además, precisó "que entre las 22.30 y 00.30 los manifestantes se volvieron más agresivos y violentos, profiriendo cánticos racistas, pidiendo la renuncia de la gobernadora, e incitando a la violencia y a la destitución del gobierno actual, mientras tiraban bolsas de basura y piedras" contra la residencia.

El gobierno de Santa Cruz relató en el escrito judicial que por los incidentes se produjo "la rotura de seis vidrios y tres portones" y luego se "rompió la puerta principal de ingreso a la residencia sobre la calle Alcorta; motivo por el cual el comisario mayor Dante Abud ingresó a la residencia para construir una barricada".

"Para evitar que las personas, que con grado de gran violencia actuaban coordinadamente en los patios internos de la residencia, lograran el cometido de ingresar a la casa, poniendo en peligro real y concreto la vida e integridad física de quienes allí se encontraban", aseguró.

A su vez, pidió una orden de restricción de acercamiento a cualquier edificio público al dirigente de Judiciales Santa Cruz Juan José Ortega, a quien calificó como "un activista de reconocida trayectoria por su violencia" por haber "tomado otros edificios públicos de forma violenta, como el Superior Tribunal de Justicia, Caja de Previsión Social".

Además, Ortega "ha agredido a funcionarios públicos provinciales y nacionales", sostuvo.

Dejá tu comentario