"Es un descuento directo al salario de los trabajadores"

Política

El secretario de Transporte, Alejandro Ramos, afirmó que el aumento de la tarifa del subterráneo porteño, que iba a regirá desde el miércoles pero fue frenado por un amparo, es "un golpe al bolsillo de los trabajadores" y afirmó que "más del 25 por ciento de los usuarios que utilizan el subte, cambiarán este servicio por el transporte automotor".

"Con el aumento del boleto del subte a $ 3,50 la tarifa habrá acumulado un aumento de 318% desde enero de 2012", señaló el funcionario nacional a través de un comunicado de prensa.

Ramos advirtió que "si el 70% de los usuarios del subterráneo lo utiliza para ir a trabajar, este nuevo aumento implica un descuento directo al salario de bolsillo de los trabajadores que utilizan el servicio diariamente", lo que configura "una muestra del planteo económico y social del Macrismo, que no contiene, ni expresa la necesidad de los ciudadanos".

El funcionario sostuvo que "la decisión de aumentar unilateralmente la tarifa" genera al menos dos consecuencias inmediatas: "la primera es que obliga a una gran cantidad de usuarios, mayor al 25%, a cambiar este servicio por el autotransporte de colectivos" y por otro lado "rompe la idea propuesta por el gobierno nacional ya que niega la posibilidad de coordinación entre distritos".

"Hay que destacar que, cuando el Estado Nacional le entregó al Gobierno de la Ciudad los nuevos coches comprados a China para la línea A lo hizo con el convencimiento de que servirían para una mejora del servicio y no la de un aumento de tarifa", concluyó.

Dejá tu comentario