Bicameral pidió causa de espionaje en Migraciones y Frigerio ser querellante

Política

Por su gravedad, organismo de fiscalización del Congreso solicitó a Ramos copia de la investigación. Exministro quiere ingresar como damnificado.

El presidente de la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos y Actividades de Inteligencia, Leopoldo Moreau, le solicitó al juez Sebastián Ramos copias de toda la investigación surgida por el escándalo en Migraciones durante el Gobierno de Mauricio Macri. Esto implica, en términos formales, que ese órgano del Congreso aspira a vincular el espionaje ilegal con la serie de irregularidades que se detectaron en miles de consultas irregulares sobre movimientos migratorios de personalidades de amplio espectro. La sorpresa, según pudo saber Ámbito fue que en el mismo expediente, el exministro del Interior de Cambiemos Rogelio Frigerio pidió ingresar en calidad de querellante. De él dependía el área ahora envuelta en irregularidades que incluyeron un hackeo reciente en el que se borraron elementos de prueba de algunos servidores. Autoridades de la actual gestión afirman que, de todas formas, existen mensajes de WhatsApp que daban cuenta de las órdenes informales que recibían los empleados migratorios para realizar “alertas silenciosas” y dónde debían ser notificadas, en tiempo real.

“Me dirijo a usted a fin de requerirle, tenga a bien remitir a este organismo copia certificada de la causa que tuviera origen con motivo de la denuncia presentada recientemente por la Dirección Nacional de Migraciones referida a la realización de actividades ilegales de inteligencia”, indica la carta formal a la que tuvo acceso Ámbito. “Ello en razón de haber tomado conocimiento de la gravedad de los hechos denunciados y por constituir los mismos en serias violaciones a la ley mencionada por parte de un organismo gubernamental, se impulsará una investigación en el ámbito parlamentario a fin de determinar responsabilidades institucionales en tal sentido”, concluyó la carta fechada el 12 de marzo.

En paralelo, y con el patrocinio del estudio Fontán Balestra, Frigerio se presentó en la causa con el pedido de querellar, es decir para acceder a la posibilidad de solicitar medidas de prueba, en calidad de damnificado. Migraciones dependía de Interior pero, de acuerdo a lo denunciado por Florencia Carignano el 22 de octubre pasado, las órdenes informales a los empleados eran cursados por los directores de la gestión de Horacio García. Se hallaron 58.169 consultas sobre entrada y salidas del país de personas del ámbito político, sindical, empresarial y personas de exposición. Ninguna tenía respaldo administrativo ni judicial. Algunas eran redirigidas a pedido de la AFI que conducía Gustavo Arribas. Se realizaba a través del sistema Halcón. La otra vía de espionaje se realizó a través de la proliferación de claves de acceso a los sistemas que eran repartidas a fuerzas de seguridad, con el privilegio de la Policía de la Ciudad que contaba con más claves que efectivos.

La intención de Moreau puede replicar el derrotero para el caso de Migraciones que siguió el de espionaje en Lomas de Zamora, con testigos citados y personal que deba comparecer, si existen puntos de contacto con violaciones a la Ley de Inteligencia y nexos con la AFI. Ya se trazaron algunos nexos con el expediente a cargo de María Servini respecto a las maniobras de la Mauricio Macri con la Mesa Judicial para la avanzada contra el Grupo Indalo. Pero también termina por nutrir el caso que quedó a cargo de Rodolfo Canicoba Corral respecto a las consultas a migraciones realizadas contra jueces, que también tenía nexos con el manejo de información bajo secreto fiscal que se manejaba en la AFIP. Allí se investigaban consultas realizadas -como en el caso de Migraciones- de forma inmotivada, donde habían quedado registrado sobre determinados contribuyentes.

Dejá tu comentario