Villena activó raid de detenciones e indaga a espías por asociación ilícita en caso que apunta a Macri

Política

Incluyó a Martinengo. Hay varios nexos que rodean políticamente al expresidente y a Arribas. Se van a analizar sus teléfonos actuales por si hubo intentos de ocultar pruebas. Juez tendrá que decidir si aplica preventivas. La incógnita es Nieto. Temor PRO por eventual llamado como imputado a Macri

A partir de ahora comienza a disputarse otro capítulo de la trama de espionaje ilegal que sacudió a la política: después del raid de 22 detenciones ordenadas por el juzgado federal de Lomas de Zamora llega el turno de frenéticas 48 horas donde se decidirá la suerte de cada uno luego de prestar declaración indagatoria. Esta etapa puede disparar “arrepentimientos”, ratificación de los dichos de los espías ante la Comisión Bicameral y un proceso de desbande clásico, donde los agentes -hasta hoy incomunicados- comienzan a luchar por su propia libertad. Mientras tanto, el teléfono (y sobre todo las comunicaciones) del secretario presidencial Dario Nieto están siendo peritadas por el juez Federico Villena, bajo fuego por parte del PRO que no digiere el allanamiento ordenado la semana pasada y en pleno tironeo con Comodoro Py que busca arrebatar la causa. Hay una estrategia en ciernes para intentar, si no es posible mudar a Retiro la megacausa, apuntar a que se radique en el juzgado vecino a cargo del subrogante Juan Pablo Augé. El método que viene aplicando Villena –y que estalló con las detenciones- no ofrece garantías de que no llame a declaración indagatoria al propio Mauricio Macri, con el correr de las semanas. Hacia allí empiezan a apuntar los reflectores.

tapa-grafico.jpg

Sin embargo, existe convencimiento en las filas amarillas de que Nieto será el próximo convocado a indagatoria, y allí el camino es un solo paso para llegar por dos vías a Macri: su joven secretario o el amigo del expresidente y extitular de la AFI Gustavo Arribas. Entre los detenidos ayer no solo está Diego Dalmau Pereyra, el exjefe de Contrainteligencia que apuntó a que fue el escribano quien ´reperfiló´ a la central de espías para seguimientos con matriz política, sino también la funcionaria del gobierno porteño Dominque Lasaigues. Su padre, Alejandro Lasaigues es íntimo amigo de Macri. Los une el amor por el paddle.

Al cerrar la noche quedaban 5 detenciones por concretarse, pero con negociaciones entabladas por los abogados para facilitar la entrega. Entre ellas la de Martín Terra, exmarido de la actual pareja de Diego Santilli, Analía Maiorana. Su rol llegó de la mano de Arribas a quien conocía de la etapa de intermediación de jugadores de fútbol. Facundo Melo, uno de los primeros eslabones de la cadena dejó a su hija en uno de los domicilios declarados y partió rumbo a otro domicilio que no figuraba en la nómina. Fue capturado allí. Desde horas antes, todos estaban siendo seguidos por personal de civil de fuerzas de seguridad para asegurar su detención. Villena pidió algo más: sus actuales teléfonos celulares, ya que los originales están incautados desde hace semanas. Ese fue uno de los motivos que apuntalaron la táctica de detención previa a indagatoria. Existe sospecha de que la banda intentó cohesionarse mediante el amedrentamiento de eventuales testigos. El juez quiere saber con quienes se comunicaron desde que estalló la causa. Ámbito reveló que había un testigo del ambiente penitenciario que ya había sido amenazado, junto a su hermana. Había testificado sobre el ´cableado´.

Villena fundamentó las detenciones por temor a que los imputados entorpezcan la investigación (mucha relación con fuerzas de seguridad y espionaje), obstruyan el accionar de la justicia o puedan cometer actos de intimidación contra víctimas o testigos. Utilizó el nuevo código Procesal Penal que lo habilita en casos específicos, a contrapelo de la utilización de la mal llamada doctrina Irurzun. La nómina de detenidos evidenció una tríada inquietante: espías, exespías que recalaron como policías porteños con el cambio de gobierno y un puñado de “administrativos” de la Ciudad aparecen dentro del grupo “Super Mario Bros”. Luego será el turno de mensurar si el juez les aplica prisión preventiva, luego de las indagatorias que dividió en dos grupos desde las 9.30 de hoy y mañana.

Susana Martinengo y los espías más conocidos hasta ahora deberán esperar a mañana para decidir si declaran. Su superior jerárquico era Fernando de Andreis, quien ayer tuiteó “no somos lo mismo” a modo de descargo, en una entrevista en la que Nieto desligaba a Macri de eventual responsabilidad y denunciaba ataques a los valores PRO. Por las dudas, su abogado sondeó en Lomas qué tan comprometido podría estar su cliente a futuro.

Es que hay otro dato para considerar una megacausa: se dio a conocer ayer, tal como adelantó Ámbito, una nueva tanda de víctimas de espionaje, seguimiento e infiltración donde los objetivos eran las organizaciones sociales –algunos de sus referentes como Juan Grabois ya se presentaron- podrán también sumarse a las querellas. Villena dio a conocer también sobre quiénes hay “indicios” de espionaje, a partir de las pruebas colectadas.

La táctica de Villena –con las detenciones que fuerzan indagatorias concatenadas e inmediatas- bloquearon la previsible estrategia de coordinación de defensas (que estaba en marcha seguidos de cerca por el abogado Alejandro Pérez Chada) y estirar plazos de cronogramas siempre atados a reconfiguraciones. No evitará ardides lógicos, que ya están ensayando los abogados de algunos espías. La causa tiene otra novedad que no salió todavía a publicidad: el cúmulo de pruebas, mayormente acumuladas en teléfonos celulares pero a las que se suman testigos de identidad reservada, registros oficiales y el material encontrado en los dos meses intensos de búsqueda judicial bajo estricto hermetismo.

La matriz delictiva que se investiga en la causa constituye una presunta asociación ilícita y violación de la ley de inteligencia, cuestiones no excarcelables y reveladas en la orden de detención librada ayer. Al momento de los procesamientos se establecerá que rol ocupó cada uno de sus integrantes pero también qué otras líneas de coordinación existían, en un escenario que por las terminales políticas que ostenta, rodean al propio Macri.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario