"Estúpidos", dijo Duhalde

Política

Casi un desafío, ayer, el de Eduardo Duhalde a su propio partido peronista: calificó de estúpidos a quienes imaginan y proclaman que la protesta del paro persigue un objetivo golpista. No ignoraba entonces que el PJ de Néstor Kirchner se había expresado en ese sentido, mucho menos que el vocero de ese mensaje había sido quien lo acompañó en su gobierno como jefe de Gabinete: Jorge Capitanich. Será interesante escuchar las descalificaciones que hoy le aplicarán quienes rodean a Kirchner.

Eduardo Duhalde confrontó-ayer directamente con la conducción del PJ al tildar, a aquéllos que sostienen que la postura del campo es golpista, de «estúpidos».

De esta forma y poco tiempo antes de que el gobernador del Chaco y vicepresidente del PJ, Jorge Capitanich, leyera un comunicado en la sede central del peronismo criticando fuertemente a los dirigentes del agro, el ex presidente interino señaló «que está cansado de venir a la Capital Federal y ver carteles pegados que anuncian un golpe de Estado».

Con su ya característico optimismo, tal como años atrás sostuviera que el país «está condenado al éxito», se encargó esta vez de dejar en claro que «se está a las puertas de una solución».

Sin embargo, luego de la decisión del campo de volver al paro, sumado al fuertísimo comunicado del kirchnerismo, la resolución del conflicto parece aún muy alejada.

En una de las charlas que el ex gobernador de Buenos Aires viene realizando semanalmente, en la sede de Hipólito Yrigoyen al 1600, de su Movimiento Productivo Argentino, Duhalde enfatizó además que «así como los golpes de Estado se acabaron para siempre, los argentinos recuperamos la democracia también para siempre».

Con 120 personas en el recinto, el ex jefe de Estado hizo referencia a los actos del domingo pasado, en donde Rosario reunió a casi todo el arco opositor y Salta fue testigo de un acto con menor asistencia del oficialismo, en conmemoración del 25 de Mayo.

«Es justamente en estos momentos en donde renace el espíritu patriótico de los argentinos, en donde se resuelven conflictos», se equivocó en este caso el ex presidente, ante la atenta mirada de su esposa, Hilda Chiche González, quien en variadas ocasiones tuvo que abandonar el lugar para atender su celular.

Con la compañía de los ex legisladores Jorge Sarghini y Marina Casese, quienes en la pasada elección presidencial apoyaron la candidatura de Roberto Lavagna y luego aceptaron a regañadientes el pacto veraniego Néstor Kirchner-Lavagna, el invitado principal de Duhalde fue el ex embajador en EE.UU., José Octavio Bordón, quien en una charla de poco más de una hora deambuló por temas como la educación, el crecimiento económico y la importancia de un sólido modelo productivo, complementados en el mundo global actual. A su lado estuvo también el ex ministro de Producción bonaerense, Carlos Brown, quien ofició de moderador.

Dejá tu comentario