Exministros de la Alianza dijeron no tener "constancia" de sobornos

Política

Los exministro de la Alianza Graciela Fernández Meijide, José Luis Machinea y Federico Storani aseguraron no tener "constancias" que se hayan pagado sobornos para aprobar la ley de reforma laboral en el 2000, al declarar como testigos en el juicio que tiene como principal acusado al ex presidente Fernando De la Rúa.

Ante el Tribunal Oral Federal 3 y luego de que el ex vicepresidente Carlos "Chacho" Alvarez asegurara tener "certeza" de que los sobornos existieron, la exministra de Desarrollo Social negó que tuviera conocimiento del caso, aunque no descartó que se haya producido, y sostuvo que no tenía pruebas tampoco de "ninguna operación política en torno a este hecho".

De hecho, la exministra dijo que quien tenía un fuerte liderazgo en el Gobierno era el vicepresidente Álvarez y que cuando éste renunció en el seno del Frepaso hubo "desconcierto" y "desazón".

También recordó que en una oportunidad se enteró que "Chacho" Álvarez quiso echarla del Ministerio y que "alguien" le dijo que al entonces Vicepresidente "no le gustaba la gente independiente".

Sobre el ex ministro de Trabajo, Alberto Flamarique, acusado de pagar sobornos, dijo que le aconsejó que "renunciara" ni bien estalló el escándalo en plena gestión, pero que éste le respondió: "Si yo renunciara sería como admitir mi culpabilidad".

Tal como lo hizo en la declaración testimonial de Álvarez, el ex presidente De la Rúa participó en las preguntas y le consultó si recordaba la "Carta a los argentinos", virtual plataforma electoral de la Alianza, a lo que Fernández Meijide contestó afirmativamente y dijo que eso era como "un proyecto".

El otro ex ministro que desfiló en la jornada por la sala ubicada en el subsuelo de Comodoro Py fue Machinea y a él las preguntas apuntaron a conocer sobre los gastos y rendición de cuentas de la SIDE, ya que -según la investigación- los cinco millones de pesos pagados como sobornos habrían salido de una cuenta bancaria que tiene el organismo de inteligencia.

Si bien el ex titular de Economía aclaró que la SIDE redujo su presupuesto (de 300 a 135 millones de pesos) en comparación con el Gobierno de Carlos Menem, sí aseguró que el titular del organismo, Fernando De Santibañes (otro de los acusados), requirió un aumento que terminó siendo de 30 millones más.

Tras la denuncia de coimas, Machinea dijo haber notado "preocupado" a De la Rúa y recordó que el Presidente "encargó" al ministro de Justicia que haga una presentación para investigar el caso en la Oficina Anticorrupción.

La audiencia de este miércoles cerró con la presentación del ex titular de la cartera de Interior, Federico Storani, quien también ofreció su versión de los hechos como testigo y aseguró: "No había ningún indicio que pudiéramos observar acerca de la imputación".

No obstante eso, el radical recordó que Flamarique le comentó durante una reunión previa al tratamiento de la reforma que debía haber "un solo negociador de la ley": "O lo tomo yo o lo toma otro", fue la frase que según Storani le dijo el ex titular de la cartera laboral.

"A mí me tocó luego hacer un trabajo ingrato, que fue pedirle la renuncia a los jefes de los bloques", sostuvo el ex funcionario respecto a los radicales José Genoud, Raúl Galvan y el justicialista Augusto Alasino, y agregó que, además, se encargó personalmente de negociar con los gremios opositores a la ley el día de la movilización en la puerta del Congreso para que no hubiera incidentes.

Finalmente, aseguró que De la Rúa le encargó al entonces ministro de Justicia, el radical Ricardo Gil Lavedra, que realizara una presentación en la Oficina Anticorrupción, y a "Chacho" Álvarez "que realice la denuncia en sede penal".

Dejá tu comentario