Filmus y Scioli juntos para prometer cambio en seguridad

Política

Abrazado a la esperanza de un milagro, -Daniel Filmus enfocará el tramo- final de su campaña electoral para el ballottage del 24 de junio, en la agenda de seguridad, aspecto que hasta ahora fue el eje central y casi prioritario en el diseño de Mauricio Macri.

El ministro y candidato K no descuidará su perfil -más volcado a la cultura y la educación-, pero reforzará un enfoque que, admiten en su cercanía, se descuidó en la primera parte de la campaña a pesar de que figura entre las mayores preocupaciones de los porteños.

El temario en torno a la inseguridad, que Filmus no quiere limitar a la cuestión de que el Gobierno porteño tenga una policía propia, se continuará hasta el final de la campaña, más allá de que se haya suspendido la consulta popular programada para esa fecha.

En ese marco, Filmus sumará con una fuerte presencia en los últimos días a Daniel Scioli, candidato a gobernador bonaerense, que circuló en su momento como posible postulante a jefe de Gobierno porteño, grilla en la que aparecía como un preferido de los porteños.

La intención de los armados K es juntar a Filmus y a Scioli para plantear la crisis de inseguridad desde un marco más global que la Capital Federal, en el contexto del área metropolitana: es decir, como una «unidad» entre la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense.

  • Nuevo modelo

    Marcelo Saín, a cargo de la Policía Aeroportuaria, aparece como el asesor principal de Filmus en materia de seguridad. Saín, ex viceministro de Seguridad bonaerense en los días de Juan Pablo Cafiero, sostiene que la solución a la crisis delictiva es contar con una «policía profesional».

    No es la única voz que escucha el ministro: también recurre a Luis Tibiletti, secretario de Seguridad Interior.

    Montado a los consejos de Saín y Tibiletti, Filmus propone un «nuevo» modelo basado en la capacitación profesional de los uniformados. El planteo del ministro de Educación da por hecho que ése es un capítulo pendiente en la Policía Federal, encargada de la custodia de los porteños.

    Pero, además, Filmus martilla con un enfoque: el problema de la inseguridad no puede, dicen a su lado, «abordarse exclusivamente como un problema de los porteños», porque «se retroalimenta» con lo que ocurre en las zonas más calientes del conurbano.

    De allí que Filmus decidió mostrarse con Scioli -posiblemente, para cuidar las formas, también se incluya a Felipe Solá en la mesa- para dar, además, una imagen de posible ganador, ya que el vice figura en todos los pronósticos como el preferido para la gobernación.

    El porteño debe lidiar, incluso, con su propio entorno que se mueve con un norte de 40% como «derrota digna». Es un reproche velado a su jefe distrital, Alberto Fernández, que se da por satisfecho con el ingreso de Filmus en el ballottage, en detrimento de Jorge Telerman.

    Al repasar su libreto sobre seguridad, el ministro candidato no podrá obviar un tema hipersensible: el traspaso de la Policía al Gobierno porteño, factor que está a tiro de ley por lo que depende, en buena medida, de un Congreso que domina el oficialismo.

    Filmus ya se aprendió la frase: « Queremos el traspaso, pero que no sea de un día para el otro y que se produzca, además, con la transferencia de los recursos».
  • Dejá tu comentario