Persecución al Grupo Indalo: piden apartamiento de jueces por relación con Macri (no imparcialidad)

Política

La defensa de Fabián de Sousa solicitó la medida en la causa que de investiga la asociación ilícita del expresidente y sus funcionarios para asfixiar al grupo empresario.

La defensa de Fabián de Sousa solicitó la medida en la causa que de investiga la asociación ilícita del expresidente y sus funcionarios para asfixiar al grupo empresario.

El escrito presentado pide apartar al camarista Gustavo Hornos, a raíz de que el magistrado mantuvo reiterados encuentros privados con Mauricio Macri en la quinta presidencial de Olivos. Así también de los jueces Eduardo Riggi y Juan Carlos Gemignani “por un principio de economía procesal y a efectos de evitar nulidades” pidieron que “se abstengan de intervenir en las actuaciones hasta tanto esta solicitud sea resuelta por sentencia firme”.

En la presentación, los abogados de De Sousa sostienen que “existen sobrados elementos objetivos, de público conocimiento, que justifican sobradamente su apartamiento de estas actuaciones”, en referencia a que Hornos mantuvo no menos de ocho encuentros privados con Macri. Asimismo, se recuerda que el propio magistrado admitió tener una relación de larga data con el expresidente.

Los propios integrantes de la Cámara Federal de Casación Penal pidieron oportunamente que Hornos dejara la presidencia de ese cuerpo a raíz de las irregulares visitas a Macri creando así “irremediablemente un manto de duda con relación a principios básicos de la ética judicial, como la imparcialidad, la independencia, la responsabilidad institucional, la integridad, la transparencia y la prudencia; que no sólo incide en su figura como juez sino también en la institución que representa, con un daño en la confianza social imposible de mensurar”.

Los abogados de De Sousa hacen foco en que esos encuentros entre Hornos y Macri fueron revelados luego de un pedido de “Poder Ciudadano” sobre el listado de personas que ingresaron a la Quinta de Olivos entre 2016 y 2018, pero que el nombre del magistrado y otros miembros del Poder Judicial fueron escondidos. La revelación de esos nombres refleja la clara intención del gobierno macrista de ocultar esas reuniones, una prueba más del accionar de la Mesa Judicial que actuó para perseguir a opositores.

A raíz de esto Hornos fue recusado por los abogados, pero este lo rechazó in limine, y además negó avanzar con la prueba requerida. “Lo que se había denunciado era la existencia de indebidas injerencias del Poder Ejecutivo en el trámite de la causa, en tanto el imputado Mauricio Macri, públicamente, había solicitado y luego obtenido a través de un procedimiento exprés, protagonizado por los jueces Hornos y Riggi, el cambio de carátula del expediente y la prisión preventiva de Cristóbal Manuel López y Carlos Fabián De Sousa”.

Es así que en virtud de estos antecedentes los abogados del empresario solicitaron el apartamiento de Hornos. Pero también de Riggi y Gemignani “ya que la propia Cámara Federal de Casación Penal celebró, cuanto menos, dos reuniones de superintendencia para tratar estas cuestiones, tras las cuales algunos de sus miembros, como se dijo, solicitaron la renuncia del juez Hornos como Presidente del Cuerpo”. Y se argumenta:

“Pese a ello, los Dres. Riggi y Gemignani vulneraron los deberes a su cargo -que les imponen velar por el resguardo irrestricto de la legalidad del proceso y la absoluta imparcialidad del Tribunal- y guardaron un silencio total en torno a todos estos gravísimos eventos, avalando que su colega siguiera al frente de la causa. Es decir, no obstante las gravísimas circunstancias relatadas, que resultan de público conocimiento, los magistrados Riggi y Gemignani dieron el visto bueno para que el Dr. Hornos juzgue al imputado Macri, con quien tenía (o tiene) una relación social y mantuvo reiterados encuentros ocultados por ambos, en un proceso penal en el cual el querellante es Carlos Fabián De Sousa y, entre otras cosas, se investigan las circunstancias que rodearon el injusto encarcelamiento del nombrado, públicamente exigido por Macri y ordenado por Hornos. Semejante dislate revela que los magistrados Riggi y Gemignani se han apartado de las reglas más básicas que hacen al recto ejercicio de la función jurisdiccional, lo cual, per se, genera a su respecto un fundado temor objetivo de parcialidad. Este vicio, por su gravedad, destruye fatalmente la confianza que los jueces deben inspirar en todos los justiciables, circunstancia que justifica sobradamente la procedencia de la recusación formulada”.

La causa por entrecruzamiento

En tanto la causa, Servini investiga las comunicaciones entre Macri, Fabián Rodríguez Simón, Mario Quintana y José Torello, todos miembros de la Mesa Judicial M, en el marco de las investigaciones sobre persecución a Indalo.

Servini dispuso un entrecruzamiento de llamados entre Macri, Rodríguez Simón, Quintana, Torello y los ex titulares de la AFIP Alberto Abad y Leandro Cuccioli, entre otros, para establecer si se comunicaron en las fechas en que los denunciantes Fabián De Sousa y Cristóbal López afirmaron haber recibido presiones o advertencias de dictado de medidas contra el grupo Indalo.

La medida ordenada, sostuvo Servini, no está entre aquellas que pueden ser recurridas por las partes y tiene como objetivo determinar además "los abonados telefónicos que fuesen usados por los imputados y no estuvieran a su nombre; ello considerando la gravedad de los hechos que se investigan, que involucrarían a una parte importante de altos funcionarios del gabinete del anterior gobierno nacional".

Servini descartó además el argumento usado por las defensas vinculado a una supuesta violación a la "seguridad nacional".

Temas

Dejá tu comentario