14 de noviembre 2005 - 00:00

Intentan evitar incidentes en sesión por juicio a Ibarra

El centro de la Capital Federal será hoy otra vez objeto de una férrea guardia policial en torno al Palacio de la Legislatura. La intención es evitar que los padres de las víctimas de Cromañón y los activistas que pueden entremezclarse en sus filas repitan los incidentes de la madrugada del viernes que obligaron a suspender la votación del juicio político a Aníbal Ibarra.

Aníbal Ibarra
Aníbal Ibarra
Los padres y familiares de las víctimas de Cromañón iniciaron anoche una vigilia en las inmediaciones de la Legislatura porteña, cuya sala acusadora decidirá esta tarde si somete o no a juicio político a Aníbal Ibarra.

De la espera participarán padres que comenzaron a ayunar y otros que pernoctarán frente a las vallas y en la Plaza de Mayo. Armando Canciani, padre de uno de los 194 chicos muertos, reveló que no sólo estarán en las inmediaciones del microcentro. Cada uno de los padres convocó en sus barrios a amigos y allegados para que los acompañen durante la noche.

«En Mataderos, Liniers, Versalles y Barracas también vamos a estar. Nos cerraron los accesos a la Legislatura porque deben querer legislar a espaldas de la ciudadanía»,
se lamentaba ayer Canciani.

El escenario del jueves pasado, cuando casi 170 padres pudieron ingresar a la Legislatura no se repetirá hoy. Ni siquiera se les permitirá que se acerquen a la entrada del palacio de la calle Perú. La zona amaneció ayer vallada desde Diagonal Sur, con unos 300 efectivos policiales que esta tarde serán 600. Más alejados, escondidos, también había carros antidisturbios y personal policial atrincherado listo para actuar en caso de que surjan disturbios.

• Semanas negras

El megaoperativo policial desplegado obedece a dos semanas negras para el gobierno nacional en términos de seguridad pública (desbordes en Haedo, Mar del Plata y Capital Federal por la visita de George W. Bush) y a la anunciada presencia de grupos piqueteros duros de la CCC, el MST y el Polo Obrero que irán hoy a apoyar a los familiares.

«Nosotros tenemos la verdad pero los políticos tienen la caja fuerte. Algunos padresvamos a realizar la vigilia.Pero nosotros no somos sólo los padres de Cromañón.Yo tengo un trabajo, tengo otros hijos que atender, nietos. Mi vida no es esto. Uno no puede dejar el laburo en aras de una Justicia que va a tardar por lo menos un año y medio en resolver algo»,
explicaba ayer Noemí Lartigue, con una mezcla de bronca y resignación.

Al mediodía, los padres habían asistido a la homilía que se realiza todos los segundos domingos del mes para recordar a las víctimas. Allí, monseñor
Jorge Lozano, emitió duras críticas a la clase política. Advirtió sobre los « mercenarios de la política que defienden intereses personales y especulan con el equilibrio del poder», y recurrió a las sagradas escrituras para calificarlos de «perezosos, malvados y haraganes». El religioso, que sigue personalmente y da contención a los padres de las víctimas -el jueves pasado les escribió una carta para apoyar su reclamo-, alertó además sobre el peligro de nuevos estallidos de violencia si no se escuchan los reclamos populares.

«En la medida en que no tomemos conciencia de la desocupación, la pobreza creciente y la necesidad de redistribuir el ingreso, que genera dolor y sufrimiento, corremos el riesgo de caer en la violencia»,
advirtió Lozano a los periodistas en la puerta de la Catedral Metropolitana.

• Ausencia

En la homilía estuvo ausente Aníbal Fernández, un habitué en estas misas. «El gobierno estará más abocado a los cambios ministeriales que a la doctrina de la Iglesia», fue la justificación que ensayó el obispo auxiliar de Buenos Aires.

Al concluir el oficio religioso, los padres se congregaron en la Plaza de Mayo para realizar un abrazo a la Pirámide y una suelta de globos.

Pese a la voluntad de la mayoría de los familiares de no politizar la tragedia, el abogado y padre de uno de los jóvenes muertos el 30 de diciembre del año pasado,
José Iglesias, estuvo acompañado el viernes pasado por el dirigente radical y actor «Nito» Artaza. Al anunciar que se llevaría a cabo la vigilia, Iglesias volvió a criticar la actitud de los legisladores porteños que pasaron a un cuarto intermedio para dirimir si le inician o no el juicio a Ibarra.

En el caso de las ausencias, los cuestionamientos de los padres apuntaron contra el socialista
Roy Cortina, la ex ibarrista Mirta Onega, el radical Roberto Vázquez y el peronista «Chango» Farías Gómez. «Que los legisladores voten y el que tenga que votar que lo haga valientemente», enfatizó Pablo Blanco, padre de una de las víctimas de la tragedia de diciembre del año pasado.

Dejá tu comentario

Te puede interesar