Frenético raid de Bruglia-Bertuzzi tras decreto y revés en Casación

Política

Luego de que el Senado revocara el traslado de los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli, comenzó una frenética carrera de los magistrados por resistir en la pelea judicial. La acción tuvo múltiples escenarios: el Poder Ejecutivo, el Consejo de la Magistratura, Casación y la propia Corte Suprema. El epílogo de la jornada quedó a cargo, como había adelantado Ámbito, del Tribunal de Superintendencia de Casación que, por mayoría, resolvió ordenar el cese de las subrogancias de los magistrados que habían ocupado el cargo original de los tres. Un mensaje claro respecto a un inminente regreso que, por ahora, quedó en suspenso ante la decisión de los jueces de solamente acatar lo que termine definiendo el máximo Tribunal. Todo hace pensar que no piensan volver y van a tensar sus chances.

El Senado voto afirmativamente el dictamen de la comisión de acuerdos que planteaba la negativa a los traslados de los tres en base a múltiples motivos, uno de ellos no haber comparecido a la audiencia ante la comisión. En la noche del miércoles, Castelli pasadas las 21, envió una presentación a la Corte para “apurarla” también –en la misma sintonía de Bruglia y Bertuzzi- para que intervenga. Ayer, la Asociación de Magistrados emitió un comunicado en el que le solicitaba “prudencia” al Ejecutivo respecto a avanzar sobre los jueces, mientras expresaba “preocupación” sobre lo resuelto por el Senado el día anterior. En el Boletín Oficial todavía no aparecía ninguna disposición. En paralelo, comenzó a esparcirse el rumor de que la Corte –tras la negativa a tratar el “per saltum”- iba a pronunciarse, algo que nunca estuvo en los planes. La versión se desinfló cuando minutos antes de las 12 se publicó un suplemento donde con la firma de Alberto Fernández se dejó sin efecto los decretos con los que Mauricio Macri había avalado el traslado de los tres jueces. A partir de ese momento se abrió otro escenario, ante lo inédito de la situación pero con la formalidad cumplimentada. Hubo comunicaciones entre el Consejo de la Magistratura y Casación respecto a quien debía dar el siguiente paso. Se definió que el Consejo transmitiría la novedad a Casación para que se pudiera convocar a la superintendencia y avanzar. Originalmente, la presidenta de Casación Ángela Ledesma citó para las 10 de hoy. Pero varios factores obligaron a adelantar la cuestión con máxima premura. Cerca de las 14 de ayer, se definió que vía Zoom, la discusión arrancaría a las 14.30, cuando pudieron dar con un camarista que estaba offline. Hubo silencio de radio mientras ocurría ese debate en el máximo sigilo.

A las 15, Bruglia y Bertuzzi corrieron a la Corte a interponer un nuevo escrito. El más duro de todos los que antecedieron. Dirigida al presidente Carlos Rosenkrantz y (curiosamente) con fecha del domingo que viene, hicieron referencia a los decretos del Ejecutivo que invalidaron sus traslados. Lo tildó de “acto ilegal y de suma gravedad institucional” que deberá ser analizado en todos los actos previos desde el punto de vista judicial. Como si no lo supieran en el cuarto piso, donde el tema se habló largamente en las últimas semanas, recordaron que ambos judicializaron todo el proceso de revisión de sus traslados. Y que hay antecedentes doctrinarios para que “los decretos no puedan ser ejecutados de forma inmediata”. Mientras tanto, Ledesma juntó en las pantallitas a Eduardo Riggi, Mariano Borinsky, Ana María Figueroa y Guillermo Yacobucci, en tanto presidentes de cada sala de Casación.

Bruglia y Bertuzzi en su escrito, solicitaron “lineamientos” a la Corte en cuanto tribunal de superintendencia de la Cámara Federal. Casación es superior a los Tribunales Orales Federales, pero no tiene injerencia en la Cámara. Sin embargo, con sus traslados revocados, los tres son jueces de TOF. La idea era trabar cualquier intervención irreversible de Casación. Le preguntaban a la Corte qué debían hacer y dónde debían ser jueces mientras tanto, dado que solo se iban a allanar a lo que se resuelva en tribunales, más allá de lo que decidió la política. Así, las opciones que planteaban los colocaban en una situación delicada, por lo que sometieron a consideración de los ministros que se les otorgue licencia mientras tanto. Era la señal de que no iban a volver a sus tribunales originales mientras durase la batalla final. Recordaron un detalle no menor: en sus anteriores cargos hay concursos avanzados para cubrir las vacantes que ellos dejaron. La licencia extraordinaria fue sugerida en el último párrafo a la espera de que la Corte les ordene en que sillón sentarse mientras tanto.

Menos de una hora después, Casación en un friccionado acuerdo decidió por tres votos a dos ordenar que cesen las subrogancias tanto de La Plata, como del TOF 4 como del TOF de San Martín, haciéndoles espacio a los tres jueces para regresar a sus puestos anteriores. Ledesma, Figueroa y Borinsky votaron a favor.

Para las licencias, hacen falta tres firmas en la Corte. El tema no fue ni siquiera considerado en el día de ayer.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario