"Recall" de jueces: lupa sólo en los pliegos "estratégicos"

Política

Pese a borrón de todos los acuerdos, el foco se posará en fuero contencioso administrativo federal, Seguridad Social, juzgado electoral PBA, Lomas de Zamora y Mercedes. Pocos cambios en la mira.

En un sólo movimiento, el Gobierno tomó una decisión esperable: retiró los pliegos de todos los jueces, fiscales y defensores que tenían dictamen en la Comisión de Acuerdos del Senado (60)y anunció la revisión de todos los que habían sido enviados por Mauricio Macri y aguardaban trámite (128). Pero este “recall” absoluto -un clásico con cambio de signo político un gesto simbólico de autoridad- no ofrecerá grandes diferencias cuando la administración de Alberto Fernández vuelva a remitirlos. De hecho, las vacantes clave que están en análisis pueden resumirse en los cargos sensibles: los jueces de primera instancia en el estratégico fuero Contencioso Administrativo Federal; el vital juzgado electoral de la Provincia de Buenos Aires; el “caliente” juzgado de Lomas de Zamora y el destino del juzgado federal de Mercedes, donde Macri había enviado al fiscal Ignacio Mahiques. Eso se suma a los juzgados federales de las provincias, donde los gobernadores aspiran a volver a tallar sobre los candidatos que sean remitidos por el Ejecutivo.

Aunque limitado en el foco de interés, cada pliego será mirado por la lupa del Ministerio de Justicia que preside Marcela Losardo para ir devolviéndolos (probablemente a cuentagotas) cuando la reforma judicial esté ya oficializada. En ese marco de acción, podrá evaluarse cuáles van a ser los cambios. Hay una certeza: el Senado es la llave final, y la botonera para comandarlo lo tiene Cristina de Kirchner. La modificación en el Consejo de la Magistratura que debutará con elección de autoridades tras el receso, impondrá cuáles serán los cambios en el proceso de selección de las vacantes.

El “fuero de la gobernabilidad”, el Contencioso Administrativo Federal es sobre el que se debe posar la mirada. Analía Conde, Roberto Furnari, Enrique Alonso Regueira y Macarena Marra Giménez son los candidatos que estuvieron al borde de lograr aprobación antes que eclosionara la negociación con el macrismo y Miguel Ángel Pichetto como representante del PJ, previo a las elecciones. Todos representan al riñón de la propia Cámara Contencioso, cuyo hombre fuerte es Sergio Fernández. Se esperan pocos cambios allí, aunque el pliego de Natalia Mortier -impulsada por el exministro Germán Garavano- para la quinta vacante es el que tiene menos chances de regresar al Senado.

Donde se baraja una nueva selección en cada terna es en el fuero de la Seguridad Social, clave para dirimir la litigiosidad que va a despertar la reforma del índice de actualización que anunció el Gobierno tras suspender de manera provisoria su actualización.

En el juzgado federal N°1 de La Plata la discusión no parece reñida: pese a su buena performance y al podio de la terna de Alejo Ramos Padilla, el buen feeling del candidato escogido por Macri -Laureano Durán- es compartido por el PJ. En su momento, el actual ministro de justicia bonaerense, Julio Alak (cuando ocupaba la cartera nacional) lo había nominado subrogante para ese mismo cargo.

Si hay una “federalización” de la justicia “ordinaria” de la Capital Federal, el panorama de elección para múltiples cargos vacantes adquirirá otro cariz. Allí también hay pendientes sitios en la Cámara de Casación de ese fuero.

Para Lomas, la cotización de Tomás Rodríguez Ponte -a cargo de las escuchas telefónicas- baja, al igual que la de Mahíques para Mercedes. Sin embargo, las ternas dejan un margen estrecho al Gobierno para hamacarse.

El “recall” -llamado a revisión clásico de la industria automotriz- no apunta a ser resuelto de manera apresurada. Habrá revisión pero con el ojo puesto en vacantes consideradas estratégicas por su peso específico dentro del diseño judicial.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario