Agenda legislativa feminista: aborto legal y violencia de género, entre las prioridades del Congreso

Política

Las diputadas del Frente de Todos Cecilia Moreau y Cristina Álvarez Rodríguez hablaron con Ámbito de cómo se dará este año el debate por la Interrupción Voluntaria del Embarazo y otros proyectos pendientes.

En el marco de un nuevo 8M Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras, el movimiento feminista vuelve una vez más a las calles a imponer su agenda y la necesidad de avanzar en derechos básicos, largamente postergados. Aborto legal, lucha contra la violencia de género y Educación Sexual Integral, son algunos de los principales reclamos de una jornada teñida de verde.

En este sentido, este 2020 todas las miradas volverán a recaer en el Congreso de la Nación. El proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo será uno de los temas centrales de debate, con un espaldarazo importante tras el anuncio de que el Ejecutivo enviará en los próximos días un proyecto de su autoría que se suma al de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Las diputadas del Frente de Todos, Cecilia Moreau, y Cristina Álvarez Rodríguez son dos de las legisladoras que militarán activamente para la sanción de la ley. La primera es además titular de la Comisión de Legislación General, una de las cuatro por las que deberá pasar el proyecto, además de Salud, Legislación Penal y Mujer y Diversidad, creada recientemente.

“El Presidente tomó la iniciativa del movimiento de mujeres. Yo siempre dije que este era un proyecto que había surgido, no porque a la política le agradase debatir el tema, sino porque el movimiento feminista en Argentina lo instaló en la agenda del Congreso”, comenzó Moreau, vicepresidenta del bloque oficialista en Diputados.

Además, celebró el enfoque con el que el Presidente volvió a poner el debate sobre la mesa: “Alberto lo encaró entendiendo estrictamente la legalización del aborto como una cuestión de salud pública, que básicamente afecta a las mujeres”.

Para Álvarez Rodríguez, Alberto Fernández “fue muy claro: cada cual debe poder decidir sobre su cuerpo y las mujeres no sé por qué habrían de ser una excepción”.

La legisladora reafirmó que los abortos existen y que “eludir esa realidad o negarlo es una absoluta hipocresía y -sobre todo- no resuelve las muertes en la clandestinidad”. “Las mujeres tenemos derecho a decidir y a no morir en el intento”, dijo.

“¿Cómo se va a dar el debate este 2020?”, les preguntó Ámbito. Cecilia Moreau consideró que luego de la deliberación extensa que tuvo lugar en la Cámara baja en 2018, este año se va a dar “con más celeridad, primero porque viene del Ejecutivo y segundo porque en Diputados es un tema que ya se debatió y, si bien hubo renovación parlamentaria, no es que partimos de cero”.

Álvarez Rodríguez, por su parte, explicó que tanto diputados, como senadores ya cuentan “con más información para entender la gravedad que implica estar dejando que haya mujeres que mueren por elegir”.

1533057367180731017.jpg

Ambas consideraron que la aprobación se jugará con los indecisos, tras la modificación de la composición de ambas Cámaras del Congreso tras las elecciones. “Seguramente indecisos e indecisas en este tiempo hayan estado buscando información, formándose en género, escuchando los debates en los medios, incluso repasando el histórico intercambio de 2018”, indicó Álvarez Rodríguez.

Por su parte, Moreau, adelantó que el proyecto que enviará el Ejecutivo, no tiene cambios sustanciales con el que llegó al recinto en 2018 y que, a diferencia del de la Campaña, sumará el tema de la objeción de conciencia.

“La diferencia respecto a 2018 es que vos ahora tenés un Gobierno que lo plantea como una política de Estado y ahí me parece que eso va a influir. Yo estoy convencida que va a ser ley”, aseguró confiada.

Ambas legisladoras también destacaron el Proyecto de los 1000 días impulsado por el Presidente para dar contención a la mujer embarazada y a su hijo hasta los dos años de edad. “Así como hay mujeres que toman la decisión de no tenerlo, hay mujeres que toman la decisión de tenerlo y hay que respetarlas y acompañarlas. No se trata de promover el aborto, ni obligar al aborto, se trata de prevenir el embarazo no deseado”, explicó Moreau.

“La desigualdad económica no puede ser el factor que defina, porque eso también socava el derecho a elegir y a esto apunta el plan Mil Días, que da apoyo durante el embarazo y hasta los 2 años”, opinó Álvarez Rodríguez.

Otros proyectos en la agenda feminista 2020

La legalización del aborto no es la única cuenta pendiente que tiene el Congreso con el movimiento de mujeres. El tema de la violencia de género apremia. Según el Observatorio Ahora que sí nos ven, entre el 1 de enero y el 29 de febrero de este año, hubo 63 femicidios en Argentina: uno cada 23 horas.

NiUnaMenos.jpg
En lo que va del año, hubo 63 femicidios en Argentina.

En lo que va del año, hubo 63 femicidios en Argentina.

“Tenemos que trabajar mucho en el tema violencia de género, porque podemos pensar cambios culturales a largo plazo, pero en el medio nos siguen matando y eso genera mucha angustia. Otro tema muy importante es el de la violencia trans, donde muchas veces sus casos ni siquiera son inscriptos como femicidios por que no las reconocen”, sostuvo Moreau.

Álvarez Rodríguez destacó que hay varios temas en agenda, “todos vinculados a aumentar derechos y ensanchar el camino hacia la igualdad”. “Lo más urgente sigue siendo sumar medidas que apunten a erradicar las violencias de géneros”, indicó y destacó los proyectos presentados con el objetivo de asegurar el cupo laboral tranvesti trans en el sector público nacional.

Otro aspecto a debatir es el de los proyectos vinculados a las políticas de cuidado. “Los cuestionamientos en torno a las tareas de cuidados, incluyendo el tema de las licencias de paternidad, es uno de los grandes temas de la época y algo que discute el mundo entero”, informó Álvarez Rodríguez.

“En Argentina las mujeres realizan el 76 % del trabajo doméstico no remunerado y dedican más del doble del tiempo a las tareas del hogar que los varones. A eso se agrega, en la mayoría de los casos, la jornada de trabajo remunerado en la que -todavía- las mujeres ganan alrededor de un 25 % menos que los varones. Sin el trabajo no remunerado -o mal remunerado- que hacemos las mujeres, el sistema económico no funcionaría”, cerró.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario