Niegan que dos barcos sean contaminantes

Política

El agregado militar de la embajada argentina en París, Vicente Autiero, rechazó las objeciones de ecologistas franceses a dos buques anfibios adquiridos por la Argentina que contienen amianto. El comodoro Autiero destacó además los términos en que esas naves fueron adquiridas, el convenio con Francia por el cual la Argentina se comprometió a sustituir sus componentes de amianto y la utilidad que prestarán a la Armada y al país.

«En 2004, el ex ministro (de Defensa) José Pampuro le trasmitió a su par (francés) Michèle Alliot-Marie la necesidad argentina de contar con estos barcos y como Francia aprecia nuestra colaboración en Haití nos los dieron a un precio simbólico, de amigos»,
relató a «Télam» en París.

Dijo además que, por sus características, son «barcos muy importantes para la Argentina, especialmente para colaborar con la ayuda humanitaria en nuestro país y en cualquier lugar del mundo».

Sin las condiciones acordadas en 2004, «en estos momentos es imposible para la Argentina llegar a buques de estas características por nuestro poco presupuesto», añadió. «Sabemos que tienen amianto pero existe un compromiso con Francia y cumpliremos con nuestra parte al quitar los restos» de ese material, subrayó Autiero, quien coordinó la compra de los barcos en lo que calificó como su «trabajo más importante».

El militar coincidió con el rechazo de los mandos navales de Francia a los argumentos de organizaciones ecologistas y recordó que el Ouragan navegó hasta hace poco para la marina de ese país y el Orage lo sigue haciendo.

«No entendemos cómo para nuestros marinos no es letal y para el resto sí, me decían los franceses»,
contó.

«La cantidad de amianto (del Ouragan) no es importante porque hemos ido quitándolo por partes en los últimos años»,
dijo a «Télam» el portavoz de la marina francesa, comandante Yves Cuny. Sostuvo además que «hasta el año pasado estos navíos fueron utilizados por miles de marinos franceses sin inconvenientes». «Todos los barcos tienen amianto en mayor o menor medida», salvo los de construcción muy reciente, añadió Cuny. En Francia la prohibición de construirlos con ese aislante térmico rige desde hace sólo ocho años.

Sustitución

Voceros de la Armada consultada en Buenos Aires negaron que se trate de « barcos contaminados con amianto», como sostienen algunos grupos ecologistas franceses. De hecho, tienen componentes de amianto casi todos los buques militares construidos antes de los '70 -cuando ese aislante comenzó a ser sustituido por otros-, sea en las calderetas o, en los propulsados a vapor, también en las tuberías.

«Pero la Armada Argentina siempre se esforzó por lograr altos estándares de seguridad industrial y ambiental», en particular respecto de las estructuras con amianto, afirmó la fuente naval.

Explicó que, en el caso de Ouragan,
ese aislante térmico recubre las tuberías por las que circula vapor sobrecalentado, pero se halla envuelto en un forro que impide el desprendimiento de partículas del material, lo que evita el riesgo de aspirarlas. Son las partículas de amianto suspendidas en el aire las que por vía respiratoria ingresan al organismo con su potencial tóxico cancerígeno, subrayó.

Como
Autiero, también recordó que las armadas y los ministerios de Defensa de los dos países adoptaron un compromiso para sustituir en la Argentina el amianto en los buques adquiridos.

Ese reemplazo del aislante, que será progresivo, se hará en instalaciones de la Armada Argentina en la base de Puerto Belgrano, próxima a Bahía Blanca, elogiadas por marinos franceses que las visitaron a fin de constatar su aptitud tecnológica para la tarea, destacaron las fuentes consultadas. El Ouragan (Hurarán) y el Orage ( Tormenta), incorporados a la marina francesa en la segunda mitad de los '60, fueron adquiridos a precio «simbólico» a mediados de 2004 por la Argentina durante la gestión del entonces ministro de Defensa,
José Pampuro. Se trata de dos transportes de tropas de desembarco (TCD, por su sigla en francés) y deberían llegar a Buenos Aires en marzo, el primero, y a fin de año o comienzos de 2007, el segundo.

• Bloqueo

Grupos ecologistas como Greenpeace y Ban Asbestos dijeron que intentarán impedir su partida para que sean «desamiantados» en Francia y por violar la Convención de Basilea, que limita las exportaciones de desechos peligrosos.

«Buscaremos impedir la partida del Ouragan. Hace poco creamos una asociación en la Argentina y lucharemos junto a ella», dijo Annie Thébaud-Mony, de la ONG Ban Asbestos.

El amianto o asbesto es un mineral muy utilizado por sus propiedades refractarias pero crecientemente sustituido por otros aislantes desde que, hace casi tres décadas, fue declarado cancerígeno y causante de enfermedades respiratorias mortales.


Cada año, entre 600 y 700 cascos de barcos son enviados para su desguace a la India, China, Bangladesh, Pakistán o Turquía, países donde la mano de obra es muy barata y las necesidades de grandes volúmenes de acero, crecientes.

La Argentina ha sido a lo largo de décadas un tradicional comprador de armas, transportes y equipos militares a Francia.

Dejá tu comentario