"No cobraremos impuestos a los productores con campos totalmente inundados"

Política

El gobernador bonaerense Daniel Scioli aseguró este lunes que la Provincia eximirá del pago de impuesto a los productores agropecuarios que posean campos "totalmente inundados".

En diálogo con una radio porteña, Scioli reveló que se pusieron en marcha "mecanismos" para obtener un relevamiento de las zonas más afectadas, y que a partir de esa información, cada terreno inundado será enmarcado en situación de emergencia o desastre. Según explicó, la emergencia se decreta si entre 50% y 70% del territorio fue afectado, lo cual "implica la prórroga de las obligaciones impositivas".

"Veremos cómo evoluciona esto para que los productores que van camino a nueva siembra seguiremos acompañando, apoyándolos, con la decisiones que sean necesarias", aseveró y anunció que "en casos extremos se obtiene una exención de pagos, pero la tendencia (de las lluvias) es a la baja, salvo obviamente que haya fuertes lluvias en los próximos días, que no está previsto".

Scioli minimizó la falta de obras de infraestructura para evitar las inundaciones y consideró que el principal problema fue la inesperada cantidad de agua caída. "Las lluvias fueron más intensas, en menor tiempo. En ochos meses llovió el doble de todo lo había llovido el año pasado. A pesar de muchas obras que se han encarado a nivel provincial y nacional, se generó un gran nivel de agua, que cuando es exagerado, como lo que estamos viendo, genera estos perjuicios", sostuvo.

"Cuando escuchamos hablar del cambio climático, el calentamiento global y las consecuencias que tiene en otras partes del mundo, como en los Estados Unidos las fuertes sequías sin precedentes que han generado también problemas para la soja, es importante crear conciencia de la cuestión ambiental, particularmente en los jóvenes", evaluó.

Para el gobernador, el desastre podría traer aparejado enormes beneficios para los ruralistas. "En otro aspecto, con otra visión, (la inundación) garantiza una buena siembra y una gran cosecha a aquellos campos que se puedan mantener con humedad, que baje el agua, y que se pongan en equilibro razonable el agua y la humedad, para llevar adelante las explotaciones agropecuarias".

"Viendo la tendencia tenemos desde un campo inundado hasta grandes charcos que se van a ir evaporando en la medida que se mantenga este sol. Tenemos unas semanas para hacer la evaluación profunda. La primera semana de octubre es cuando se intensifica la mayor siembra. La Mesa Provincial de Emergencias está en permanente funcionamiento para ir respondiendo a las necesidades de los productores", completó.

"Seguiremos encarando estas obras de infraestructura para tener la mayor cantidad de hectáreas productivas, que necesitamos en este momento desde el punto de vista económico y social, y paralelamente apuntalando a los productores. No vamos a pretender cobrar impuesto a aquellos productores que tenga un campo totalmente inundado", reiteró.

Sobre un posible pedido de auxilio financiero a la Nación para asistir a los damnificados, Scioli aclaró que en esta situación se "prioriza con toda responsabilidad a la gente", y que si es necesario solicitará "sin excusas" financiamiento a la Nación, o se utilizarán fondos del presupuesto provincial, mientras que destacó la reorientación de créditos internacionales del BID o Banco Mundial para obras de mejoramiento de los desagües rurales.

"Estamos trabajando codo a codo con los intendentes, con los ministros", dijo y concluyó con un mensaje para los productores afectados: "Quiero llevar tranquilidad, seguridad y confianza de que vamos a atender todas estas cuestiones".

Baja el agua

Según dijo el coordinador del Consejo Provincial de Emergencia, Luciano Timerman, explicó que "el agua está escurriendo y bajando rápidamente" en los arroyos bonaerenses, aunque afirmó que "hay varios campos que no tienen salida de algún canal o arroyo cerca" y siguen inundados.

El funcionario sobrevoló el fin de semana las localidades de Alvear, Tapalqué, Bolívar, Pehuajó, Trenque Lauquen, Carlos Casares, Bragado y 9 de Julio.

"Vimos que el agua a la altura de los arroyos Tapalqué, Las Flores, Saladillo, (río) Salado, está escurriendo rápidamente y está bajando, pero hay varios campos que no tienen salida de algún canal o arroyo cerca y siguen con problemas", precisó.

"Las rutas nacionales y provinciales están transitables, aunque hay caminos rurales que siguen anegados", advirtió a Radio Provincia, aunque aclaró que "no hay evacuados porque las ciudades están fuera de peligro de inundación".

El funcionario señaló que los municipios de Pehuajó y Carlos Casares son los distritos más afectados por las lluvias y explicó que desde febrero cayeron mil milímetros, que "es el total anual", mientras que solamente en agosto llovió más de 300 milímetros.

Dejá tu comentario