Nuevo asedio agrario a Urribarri

Política

El gobernador entrerriano Sergio Urribarri debió pagar con otro mal momento familiar su ultraalineamiento con Cristina de Kirchner en el conflicto con el agro.

Esta vez, se vio obligado a recibir a un grupo de productores cuando intentaba disfrutar de una visita a su hermano en su casa de Arroyo Barú, localidad ubicada a 50 kilómetros de Colón.

  • Sitiado

    El mandatario justicialista anota un historial negro en materia de escraches: semanas atrás, miles de ruralistas virtualmente sitiaron la Casa de Gobierno, en Paraná, mientras que días después la inquina agraria tomó la forma de un violento asedio a su vivienda particular, en Concordia, cuando se encontraba con sus hijos.

    En este marco, poco antes del mediodía del pasado sábado, Urribarri se topó con un grupo de productores cuando se encontraba en la casa de su hermano médico, Guillermo Urribarri, quien además preside la Junta de Gobierno local.

    Ante la incómoda postal, y para no generar situaciones más violentas, el gobernador optó esta vez por recibir a los manifestantes y escuchar sus planteos contra las retenciones móviles.

    Según lo reseñado por « Análisis Digital», luego el mandatario siguió viaje hacia Concordia para pasar el fin de semana junto a su familia.

    Urribarri no es el único mandatario que se vio impactado de lleno por la furia de los ruralistas contra la polémica Resolución 125.

    Por caso, su par chaqueño, el también ultraalineado Jorge Capitanich, fue blanco de escraches en las localidades de Pampa del Infierno y de Presidencia Roque Sáenz Peña.

    Por una mala experiencia también pasó el bonaerense Daniel Scioli, quien en su paso por las ciudades de Tandil y Olavarría debió soportar silbidos y hasta una andanada de huevos.

  • Diputados

    Con el traspaso de la discusión por las retenciones al Congreso Nacional, la ola de protestas de los ruralistas comenzó a alcanzar además a diputados nacionales que se atrevieron a avalar la iniciativa oficial en la Cámara baja.

    En el lote de legisladores escrachados se encuentran, entre otros, los tucumanos Alfredo Dato, Germán Alfaro y Alberto Herrera; la chaqueña Viviana Damilano y el cordobés Alberto Cantero.
  • Dejá tu comentario