Cae informe de veedor por ausencia de rigor en reinicio de juicio Oil

Política

Arrinconado con preguntas técnicas, afirmó que replicó algunas consideraciones de los auditores, pero sin tener acceso a documentación. Misterioso "acompañante".

El reinicio de las audiencias por Oil Combustibles abrió la temporada 2021 de juicios orales con la declaración del primer veedor que designó la Justicia en la petrolera, Marcelo Manograsso, a fines de marzo de 2016, cuando la AFIP presentó una demanda en el fuero contencioso administrativo federal y la activó Esteban Furnari. Arrinconado con preguntas técnicas de los abogados, el contador solo pudo apoyarse en su convicción de que había hecho informes de acuerdo con lo que habían apuntado, antes, los auditores de Deloitte, que no tuvo acceso ni conocimiento de la mayoría de las variables de la empresa, y se sintió atacado ante las preguntas que expusieron su ausencia de expertise para un caso de esta magnitud. “Recuerdo que me enteré de mi designación por televisión”, indicó el testigo que recordó que Eliseo Devoto -jefe de jurídicos de la AFIP- lo llamó a una reunión apenas aceptó el cargo. “Quizá no debería haber ido” , concedió.

“Se intenta desacreditar mi función. Yo dije lo que hice. Yo no sé todo lo que me preguntan. Actúe con profesionalidad y con honestidad”, se quejó Manograsso que debió ser apercibido por el presidente del TOF 3 Fernando Machado Pelloni ante el reiterado fastidio que mostraba a preguntas técnicas. “No”, “no lo tuve a la vista”, “no lo analicé”. Las respuestas negativas tuvieron que ver con los planes de pago, el análisis de cómo Oil comercializaba sus productos, su plan de negocios, ni tampoco la valuación de las compañías. Preguntado por la caracterización de los préstamos entre compañías como “irrecuperables” y, ante un señalamiento del propio Machado Pelloni, aseguró que había otras formas de considerar cuál podía llegar a ser su recuperabilidad. “Usted está diciendo que hay alternativas que antes no dijo”, le replicó el juez cuando se escudaba en que no debía ser él quien respondiera.

Por momentos vacilante, se molestó cuando le pidieron más precisiones contables respecto a cómo había llegado a la conclusión de que Oil tenía un negocio “superficial” de venta de combustibles pero había desvirtuado ese objeto al prestarle dinero a empresas vinculadas y “apropiadas” de recursos del fisco. Dijo no tener presente por qué escribió que los planes de pago (eje del juicio) habían sido “especialmente otorgados”. “Saquémosle la palabra especialmente. No sé si es este caso”, retrocedió. Además, terminó por revelar que nunca cobró sus honorarios porque no volvió al juzgado que lo había designado, y que la causa le había “costado el matrimonio”.

Pero el testigo hizo agua en otro momento: fue cuando le preguntaron por qué se había presentado en las oficinas de Oil con un abogado y contador llamado Víctor Ferrer, cuya presencia no quedó del todo clara dado que no cumplía ninguna función en el trabajo encargado. “Me acompaño en alguna oportunidad cuando me presente al pedido de información. No estaba autorizado por el juez así que habrán sido dos o tres veces. Fue en el sentido de acompañamiento”, ensayó. Con ganas de salir del tema cada vez que surgía, no dio muchas precisiones de la relación. “Se ofreció a acompañarme hasta que me dijeron que no podía porque no estaba autorizado. Terminó el acompañamiento”, dijo, escueto. ¿Manograsso iba a reuniones donde se ventilaba documentación en el marco de una veeduría judicial en un caso público como el de Oil con un “conocido”? No se profundizó en la audiencia pero Ferrer fue entre 2016 y 2019 presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Capital y también supo acompañar a otro profesional a reuniones en organismos públicos como Humberto Bertazza, quien es uno de los firmantes de los estados contables de SA La Nación.

Manograsso hizo un esfuerzo por acotar su participación y su rol en el expediente, tanto así como sus informes al punto tal que le comunicaron que había cesado en su cargo los mismos empleados de las empresas que analizaba. Y que lo verificó en el sistema de su computadora. Al momento de los hechos y mientras Furnari nunca hizo una acción de fondo en el fuero contencioso administrativo, tanto sus escritos como los del magistrado tenían amplia difusión en tiempo real en el portal web del Centro de Información Judicial (CIJ). Hasta ahora la veeduría se sostenía como una de las pruebas que habían cimentado la causa Oil desde su origen.

Dejá tu comentario