Santa Fe: el gobernador Perotti debió retirarse de una marcha por la inseguridad

Política

El gobernador de Santa Fe y el intendente de Rosario se enfrentaron a gritos e insultos con la gente que participaba en la multitudinaria marcha convocada por Joaquín Pérez, el arquitecto de 34 años asesinado en un hecho de inseguridad.

El gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, y el intendente de Rosario, Pablo Javkin, pasaron un mal momento con la gente que participaba en la multitudinaria marcha convocada por Leandro Pérez hermano de Joaquín, el arquitecto de 34 años asesinado hace pocos días en Arroyito en un hecho de inseguridad.

Los funcionarios remarcaron que la respuesta de los ciudadanos era “esperable” y que ellos se hicieron presentes en el lugar porque “se habían comprometido a hacerlo” para acompañar a la familia de la víctima.

Los funcionarios quedaron rodeados por la gente, y si bien intentaron quedarse, la reacción de la gente impidió que así sea. Entre insultos tuvieron que retirarse de la marcha, sin embargo un grupo de los manifestantes comenzó a seguirlos, por lo que intervinieron las fuerzas de seguridad que los acompañaban.

El hermano de Joaquín Pérez, asesinado por un hecho de inseguridad cuando fue baleado para robarle el auto en la ciudad de Rosario, encabezó la convocatoria, sin banderas políticas ni partidarias, solo para exigir justicia. "Por favor, sin insultos, que sea en paz", pidió a los gritos Leandro Pérez cuando un importante grupo de manifestantes increpó al gobernador y al intendente, que intentaban dialogar con la gente. "Vinieron y dieron la cara", afirmó. Asimismo los ánimos no se calmaron y la concurrencia comenzó a increpar a los funcionarios provinciales: "¡Que se vayan, que se vayan!", se escuchó.

El gobernador Omar Perotti comentó lo sucedido y aclaró que "hablamos con el intendente, sabíamos adónde veníamos, pero nos habíamos comprometido con la familia a acompañarlos y así lo estamos haciendo". Mientras era increpado por algunos de los presentes, se acercó a los manifestantes que lo increpaban, entre ellos varios familiares de víctimas de inseguridad, e intentó dialogar con cada uno.

El intendente Pablo Javkin intentó poner paños fríos al aceptar los reclamos e intentar hablar con varios de ellos. "La reacción de la gente es natural, es lo que siente la gente", dijo.

Por su parte Leandro Pérez remarcó en su pedido que “tenemos que movernos, los rosarinos tenemos que agitarnos, empujar a los políticos para que hagan algo". El hermano de Joaquín Pérez rescató que el gobernador y el intendente "vinieron hasta acá y dieron la cara. Yo lo que pido es que no haya violencia, la violencia es lo que mató a mi hermano", agregó.

Perotti increpado por la gente en marcha de Rosario.mp4

Dejá tu comentario