10 de diciembre 2004 - 00:00

Primer año de gobernadores

Dieciséis mandatarios celebrarán entre hoy y mañana un año de gestión. Hace doce meses se calzaban -algunos por segunda vez consecutiva- la banda de gobierno, tras la escalada de comicios que signaron la vida política de 2003. Ambito Nacional presenta hoy un repaso de algunos de los grandes temas que marcaron su gestión. El escenario: un oxigenador aumento de recursos que les permitió sobrecumplir con las metas del FMI y desplegar políticas públicas para potenciar la salida de la crisis, aunque en medio de grandes desafíos que se incrementarán en 2005.

Primer año de gobernadores
Se cumple entre hoy y mañana un año de la asunción de 16 gobernadores, quienes entre el 10 y el 11 de diciembre de 2003 iniciaron sus actuales ciclos, en algunos casos por medio de una reelección. Se trata de los primeros doce meses de un escenario político que extiende hasta 2007 una sólida hegemonía del justicialismo.

Ese aniversario político se celebra hoy en doce provincias. Lo festejan los peronistas Felipe Solá (Buenos Aires), Eduardo Fellner (Jujuy), Mario Das Neves (Chubut), Carlos Verna (La Pampa), Juan Carlos Romero (Salta), José Luis Gioja (San Juan), Carlos Rovira (Misiones, Frente Renovador) y Sergio Acevedo (Santa Cruz); los radicales Miguel Saiz (Río Negro), Roy Nikisch (Chaco) y Eduardo Brizuela del Moral (Catamarca); y Jorge Sobisch (Neuquén), del Movimiento Popular Neuquino (MPN).

Mañana
, en tanto, será el turno de Jorge Obeid (Santa Fe), Jorge Busti (Entre Ríos) y Eduardo Fellner (Formosa), todos del PJ; y Julio Cobos (Mendoza), de la UCR.

El panorama político completo, tomando en cuenta todas las provincias, indica que el PJ domina actualmente 15 distritos; el radicalismo, 6; y el MPN, 1; en tanto que Santiago del Estero sufre desde el 1 de abril y hasta el 23 de marzo una intervención federal a cargo de Pablo Lanusse.

El 2004, que está a punto de terminar, fue un año de consolidación de poder para la gran mayoría de los mandatarios, tras el reacomodamiento que disparó la andanada de elecciones de 2003.

Si bien los mandatarios debieron enfrentar las carencias locales acumuladas tras el estallido de la crisis de 2001 y las fuertes embestidas por reclamos salariales de gremios estatales, contaroncon el colchón de una importante alza de los ingresos públicos, por recaudación, coparticipación federal y regalías.

Un escenario que permitió
cierta holgura económica, lo que sirvió para intentar ponerse al día en materia de políticas públicas y, en parte, para calmar exigencias estatales -disparadas por anuncios salariales nacionales-, habilitando una serie de aumentos de haberes que condicionarán 2005.

Los buenas cuentas hechas por los mandatarios -en este contexto-les permitirán cerrar 2004 incluso sobrecumpliendo las metas impuestas por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Una alentadora performance que costará repetir en 2005, sobre todo por los gruesos vencimientos de deuda que azotarán a las provincias.

Desde este terreno, los gobernadores se pararon frente a
Néstor Kirchner, en una relación en general sin grandes cortocircuitos -seguramente por el masivo color político justicialista-, y muchas veces condicionada por la necesidad de recursos federales.

De la mesa de negociación quedó pendiente lo que fue uno de los principales pedidos desde las provincias -y también del FMI-: el debate para la aprobación de una nueva Ley de Coparticipación Federal, congelado por las gruesas diferencias entre las partes. Sí avanzó, en cambio, la Ley de Responsabilidad Fiscal, que pondrá un cepo a los gobernadores desde el 1 de enero de 2005 en materia de gasto y endeudamiento.

Un punto oscuro de este año fue
la proliferación de violentas tomas de plantas de empresas petroleras y de edificios municipales, hechos que en su mayoría sucedieron en la región patagónica. Y la sucesión de cortes de ruta en distintos puntos del país, que finalmente se fueron apagando con el correr de los meses, para dejar espacio a una escalada de protestas de estatales.

En paralelo, la inseguridad es otro de los ejes que jalona la relación Nación-provincias. Con foco en el conurbano bonaerense y los secuestros como una sombra negra para la administración de Felipe Solá, con el correr del año, la crisis se fue trasladando hacia distritos más chicos, que terminaron oficiando de patio de atrás para la delincuencia y sufriendo también el accionar creciente de bandas delictivas.

Veamos algunos de los grandes temas con los cuales debieron lidiar los gobernadores en sus primeros doce meses de gestión:


COPARTICIPACION FEDERAL

Se trata de un debate postergado desde la reforma constitucional de 1994, y este año no fue la excepción. Pese a los reclamos de mandatarios como el salteño Juan Carlos Romero y el neuquino Jorge Sobisch, la falta de acuerdo entre los provinciales cajoneó la creación de una nueva ley, que reemplace a la actual 25.570. Se espera que en 2005 pueda haber novedades de un tema que no es menor, ya que determina cómo se reparten los fondos recaudados por Nación y las provincias. Una puja que actualmente tiene como ganadora a la administración federal que, vía reformas, ha ido acaparando una mayor porción de la torta de recaudación impositiva.

RESPONSABILIDAD FISCAL

A pedido del Poder Ejecutivo nacional, esta ley fiscal fue aprobada por el Congreso Nacional el 5 de agosto y comenzará a regir el 1 de enero de 2005. Impone límites al gasto y al endeudamiento provincial, y es postulada por el ministro de Economía, Roberto Lavagna, como la única vía por la cual los mandatarios podrán gestionar una renegociación de deudacon el gobierno nacional -75% del pasivo provincial está contraído con Nación-, así como el acceso a créditos de organismos internacionales. Hasta el momento, sólo han adherido las legislaturas de Jujuy, Tucumán, Entre Ríos, Formosa, La Rioja y Chaco, en tanto que Misiones avanzó vía decreto.

Esta herramienta fue creada por Nación tras la caída de la discusión por una nueva Ley de Coparticipación Federal,
y ante la necesidad de conformar al FMI con algún tipo de ordenamiento de las cuentas provinciales.

CREDITO INTERNACIONAL

La falta de acuerdo entre Nación y el FMI significó un obstáculo casi insalvable por las provincias para conseguir créditos de organismos internacionales como el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). La situación incluso obligó a algunos mandatarios, como el cordobés José Manuel de la Sota, a idear un Plan B, previendo que el acuerdo no llegará durante el primer trimestre de 2005. Córdoba, Santa Fe y Catamarca sufrieron la paralización de créditos adeudados por el BM.

La estrategia este año apuntó entonces a pedir créditos para
obras de infraestructura, los cuales no requieren un acuerdo entre Nación y el Fondo. Por este camino, el bonaerense Felipe Solá consiguió este martes que el BM le otorgue un préstamo por u$s 350 millones.

PROTESTAS ESTATALES

Los reclamos de empleados estatales por aumentos salariales fue uno de los hechos más significativos de este 2004 en todo el país. Casi todos los mandatarios debieron otorgar sucesivos incrementos de haberes, en general como reflejo de la presión impuesta desde Nación, que otorgó actualizaciones de salarios a su planta ($ 150 a sueldos de hasta $ 1.000; aumento del salario mínimo, vital y móvil a $ 450; suba de 50% de las asignaciones familiares y, los $ 100 para estatales y privados lanzados ayer).

Por estos días sobresale, por caso, el duro conflicto que encabezan los docentes y estatales de Buenos Aires, provincia que no puede calmar los reclamos pese a haber activado ya aumentos, y haber prometido subas en 2005 (destinando a tal fin una partida de $ 500 millones en el Presupuesto).

GIRAS PRESIDENCIALES

El Presidente apostó durante este año a sus giras por el interior, aunque privilegiando desembarcos en distritos afines y relegando al olvido a otros de perfil más opositor. Los distintos viajes repartieron millonarios anuncios de obra pública desde los estrados, en nutridos actos y con un Kirchner en general con airadas consignas contra el enemigo de turno.

INTERVENCION FEDERAL

Santiago del Estero es este año una suerte de laboratorio político del kirchnerismo. Cercado por crecientes cuestionamientos, el gobierno de Mercedes «Nina» Aragonés de Juárez fue relevado en favor de la llegada de la intervención federal el pasado 1 de abril. Esta nueva gestión, a cargo del ex fiscal Pablo Lanusse, fue jaqueada por conflictos de toda índole -incluyendo serias rupturas dentro de su gabinete-, y finalmente culminará su misión el próximo 23 de marzo de 2005, tras los comicios del 27 de febrero.

El «caso santiagueño» funciona como banco de pruebas del kirchnerismo, que pretende en este distrito terminar con el poder del PJ que encabeza el caudillo
Carlos Juárez, por medio de alquimias electorales que incluso llegaron a contener la posibilidad de una alianza con el radicalismo local, por fuera del partido.

LEY DE LEMAS

Si bien la ley de lemas mantiene su vigencia aún en Formosa, La Rioja, Santiago del Estero y Santa Cruz, este año el polémico sistema electoral de «doble voto simultáneo» fue derogado en dos distritos: Santa Fe y Tucumán. En ambos casos se trató de un proceso arduo, en vista de que los lemas son una herramienta que posibilitó muchos triunfos electorales al justicialismo, y los sectores más conservadores de este partido pusieron mucha resistencia a su eliminación.

En
Santa Fe, el 30 de noviembre el Senado hizo a un lado sus prejuicios y votó el reemplazo de los lemas por un sistema de primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (con posibilidad de exceptuarse). Tucumán, en tanto, si bien derogó a mediados de setiembre el sistema de lemas que regía desde 1991, sigue aún dentro de un período de seis meses para diseñar el sistema electoral que regirá en la provincia.

INGRESOS PUBLICOS

El desempeño de los ingresos fue uno de los indicadores que mayor optimismo generaron entre los gobernadores. En un año con fuerte presión gremial por subas salariales, las provincias debieron improvisar sobre la marcha destinando fondos para calmar la situación. Esta maniobra sólo fue posible gracias a un notable aumento en los ingresos públicos. Entre Recursos de Origen Nacional (RON), recaudación propia y regalías, el consolidado provincial terminará percibiendo durante 2004 unos $ 54.900 millones, es decir, 30% más que en 2003. A su vez, se pronostica un aumento de 12% para 2005 en comparación con este año.

TURISMO

El aumento de la actividad turística fue uno de los puntos más altos en el balance provincial de 2004
, siendo uno de los principales puntales de la recuperación económica en diferentes regiones. Por caso, la llegada de turistas extranjeros al país creció 11,1% en los primeros 9 meses (dejaron u$s 1.735 millones). Además, cerca de u$s 800 millones serán invertidos en nuevos proyectos hoteleros y gastronómicos hasta 2007 en todo el país, según datos de la Federación Empresarial Hotelera Gastronómica de la República Argentina y de la Asociación de Hoteles de Turismo. El flujo de turistas extranjeros, tanto de Latinoamérica como de Europa y Norteamérica, sigue en aumento, y muchas expectativas están puestas en el acuerdo de entendimiento firmado con China, por el cual el gigante asiático reconoció a la Argentina como destino elegible para sus turistas.

Dejá tu comentario

Te puede interesar