Proponen mudar la CIDH de Washington a Buenos Aires

Política

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, propuso oficialmente mudar la sede principal de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de Washington a Buenos Aires y pidió que los miembros de este organismo sean únicamente nacionales de los países suscriptores del "Pacto se San José".

El mandatario lanzó la propuesta al inaugurar la reunión de los Estados miembros de la Convención Americana de Derechos Humanos en la ciudad de Guayaquil, donde se espera que se elabore una declaración con reformas a los órganos ejecutivos que son la Comisión y la Corte Interamericanas de Derechos Humanos.

La sede actual de la Comisión está en un "país que no es Estado miembro y no ha ratificado ninguno de los instrumentos interamericanos de derechos humanos" argumentó el ecuatoriano.

Correa además pidió que el presupuesto de la Comisión, que según dijo alcanza los 15 millones de dólares anuales, sea financiado por los estados miembro. Asimismo, dijo que los países que no puedan aportar el gasto, les aseguró que "Ecuador suplirá esa cuota".

A nombre de su gobierno, Correa dijo que propondrá que la CIDH no tenga capacidad de adoptar medidas cautelares en contra de los gobiernos ni que se convierta en "fiscal de los Estados" ya que para eso está la Corte Interamericana.

"La CIDH, no puede crear sus propias normas y luego imponerlas a los Estados", señaló el presidente ecuatoriano, indicando que debe existir un código de conducta que despolitice al organismo y que "se mantenga digna, soberana, como las naciones que representa".

En referencia a las ocho relatorías que maneja la CIDH, Correa propuso que unifiquen su informe y que la relatoría sobre libertad de expresión no acepte contribuciones económicas de quienes no son miembros como EEUU y la Unión Europea que participan económicamente. "Pagan para controlar a los demás en nombre de los derechos humanos", sentenció.

El jefe de Estado ecuatoriano confió en que la cita en el puerto de Guayaquil, sea un espacio franco y directo de discusión "entre los estados dueños del sistema".

A la reunión de Guayaquil asisten los 23 estados que forman parte de la Convención Americana de Derechos Humanos o "Pacto de San José", que dejará listo en las próximas horas un documento de reformas que deberá ser conocido en abril por la Organización de Estados Americanos (OEA).

Dejá tu comentario