Reactivación en la mira: definen plan para vacunar al menos a 2 millones de trabajadores esenciales

Política

Esta semana habrá una reunión de varios ministros y el jefe de Gabinete para identificar al personal de sectores económicos prioritarios para el proceso de inoculación.

El Gobierno empezará a definir esta semana el programa de vacunación para trabajadores de sectores considerados esenciales para el sostén de actividades económicas prioritarias. Será en una reunión que mantendrán en la Casa Rosada funcionarios de parte del Gabinete nacional con el propósito de delimitar los alcances de un plan para inocular a no menos de 2 millones de personas relacionadas con la producción y la comercialización de alimentos, la industria de los medicamentos y el transporte de pasajeros y mercaderías. Se prevé que serán los primeros grupos en acceder a las vacunas luego de finalizado el proceso para el personal de la salud y el sector educativo.

En el encuentro estarán el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y representantes de los ministerios de Salud, Trabajo y Desarrollo Productivo, entre otras reparticiones. Se trata de la planificación de una etapa de la vacunación inmediatamente posterior a la de los grupos de riesgo y a los de mayor exposición al coronavirus, y cuya orientación será específicamente de carácter económico. El esquema, reconocieron en el Ejecutivo, demandará de una articulación con la CGT y en particular con gremios como Alimentación, Sanidad, Comercio, Camioneros, Unión Tranviarios Automotor (UTA), los cuatro del rubro ferroviario y los del sector aeronáutico.

Durante el fin de semana el ministro de Desarrollo Social, Matías Kulfas, adelantó que en los próximos días su cartera le presentará a Alberto Fernández un informe sobre los grupos “más prioritarios respecto de la vacunación” relacionados con la prestación de actividades esenciales. Kulfas explicó en AM 750 que la selección de los grupos de abordaje tendría que ver con “garantizar que no falten alimentos ni medicamentos” y con el “entramado comercial” tanto el supermercadismo como los locales de proximidad, así como el transporte.

El informe se presentará esta semana pero en el propio Gobierno manejan algunos datos provisorios relacionados con por lo menos 2 millones de trabajadores esenciales que estarán dentro de los alcances de esta ronda de vacunación. Aunque se encuentra en su etapa preliminar el programa cuenta con un aval implícito de la mayoría de los sindicatos involucrados. De hecho organizaciones como la Confederación de Trabajadores del Transporte (donde se encuentran los camioneros, colectiveros, ferroviarios, aeronáuticos y de la actividad fluvial y marítima) ya se había pronunciado antes de fin de año con un pedido explícito de que el sector tuviese prioridad en la vacunación.

Los funcionarios descuentan que los otros gremios acompañarán el proceso. Por caso Sanidad, donde están nucleados la mayoría de los trabajadores relacionados con la producción de medicamentos, está al mando de Héctor Daer, amigo personal de Alberto Fernández y quien declaró a la CGT, que codirige, como “parte del Gobierno” del Frente de Todos. Su hermano, Rodolfo Daer, conduce el gremio de Alimentación de Buenos Aires que tiene representatividad en la mayoría de las plantas industriales del distrito, en tanto que el cordobés Héctor Morcillo lo hace en la Federación nacional (FTIA) con alcance federal.

Mientras que Comercio está encabezado por Armando Cavalieri, de buen diálogo con todo el Ejecutivo y mucha cercanía con el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz. En la CATT tallan con fuerza Roberto Fernández (UTA) y Omar Maturano (maquinistas de trenes, La Fraternidad), de relación distante con el Gobierno pero urgidos de una vacuna para sus representados, en tanto que los camioneros de Hugo Moyano ya pidieron estar en la primera línea del programa: “nuestros afiliados fueron los que van a transportar las vacunas a todos los rincones del país” dijo durante el fin de semana Pablo Moyano, lugarteniente de Hugo. La misma lectura que con los camioneros cabe para los aeronáuticos, en particular los pilotos de APLA, protagonistas del arribo de las primeras dosis de la Sputnik V provenientes de Rusia.

Previo al proceso de inoculación al personal de actividades estratégicas un documento interno del Ejecutivo señala que las primeras etapas alcanzarán a “personal de salud” (en orden según el riesgo de su actividad); “adultos de 70 años o más” y mayores residentes en instituciones geriátricas; “adultos de 60 a 69 años”; “efectivos de Fuerzas Armadas y de Seguridad, y personal de servicios penitenciarios”; “adultos de 18 a 59 años” en grupos de riesgo; “personal docente y no docente” de los niveles inicial, primario y secundario, y finalmente “otras poblaciones estratégicas definidas por las jurisdicciones y la disponibilidad de dosis”.

Ese estudio identifica a 821 mil trabajadores de la salud; 7,4 millones de personas mayores de 60 años (170 mil de ellas en residencias para adultos); casi medio millón de militares y efectivos de seguridad; 4,4 millones de mayores entre 18 y 59 años con comorbilidades; 1,4 millón de personal educativo, y otros 260 mil priorizados por integrar el personal esencial del Estado o ser docentes universitarios, entre otros rubros.

Dejá tu comentario