Sindicatos textiles y del calzado expresan moderadas expectativas por acuerdo con Gobierno y empresarios

Política

Los sindicatos textiles y del calzado expresaron una moderada expectativa sobre el acuerdo que el Gobierno nacional tiene preparado para reactivar la industria nacional y el consumo interno.

Como lo hizo con el sector petrolero,automotrizy de la construcción, ahora el Poder Ejecutivo busca reimpulsar la producción y las ventas de ropa, zapatos y zapatillas marca argentina. En concreto, el Estado ofrecerá a gremios y empresarios el lanzamiento de planes "Repro Exprés", que permiten pagar con fondos públicos la mitad de los sueldos de los trabajadores cesanteados por tres meses, prorrogables por tres más, y la puesta en marcha de créditos al consumo con planes de compra con tarjetas en 3, 6 y 12 cuotas sin interés.

"Vamos a ir y ver qué contienen el acuerdo. Lo del Repro Express es un anuncio, pero no hay nada concreto respecto de la instrumentación. Creemos que la mejor manera de que mejore la situación, es mejorando el consumo", dijo el secretario general del Sindicato Único del Calzado, Agustín Amicone, en diálogo con ámbito.com.

"Los planes pueden ayudar, pero tenemos que ver cómo se comportarán las importaciones", alertó Amicone. "No las veo como medidas de fondo. Hoy el plan Repro para las empresas en crisis tarda en implementarse mínimo 90 días. En calzado hay varias con problemas pero casi ninguna con Repro, porque tiene las ventas caídas y no toman subsidios si no hay nadie que te compre", remarcó el gremialista. 

Los textiles celebran que se busque incentivar el mercado con créditos sin interés, pero dudan de la implementación. "Es una línea de trabajo donde no estamos involucrados. Es una tarea que hace el Gobierno con los bancos. No sé cómo se va a implementar porque al momento que un consumidor esté comprando no sé cómo van a hacer para discriminar qué producto es nacional y cuál es importado. Parece más marketing que otra cosa", deslizaron fuentes sindicales.

La Fundación Pro Tejer informó que 61% de los productos que se comercializan en el mercado local ya son importados. En 2016 el mercado se achicó 15%, al caer de 500.000 toneladas a 425.000, de las cuales unas 260.000 son productos foráneos.

En el rubro del calzado coinciden por la efectividad de las ventas en cuotas. "Les vamos a plantear todas las diferencias que tengamos y si las medidas de fomento a la compra benefician al consumo y cómo se comportarán las importaciones", subrayó Amicone, y se preguntó: ¿Si aumenta el consumo y las importaciones quién es el que vende? ¿Si mejora el mercado a dónde va el dinero, a la industria nacional o a los importados?"

El líder del sindicato del calzado reclamará en la mesa de negociación que se "garantice" que los comerciantes no vendan en cuotas los productos importados. "Tienen las ventas bajas y también quieren vender", enfatizó. "Con los planes 12 y 18 que eran para nacionales, ya estuvieron vendiendo importados, ¿quién controla? esto no se resuelve con una única media", recalcó el dirigente gremial.

Los textiles lamentan que desde el Ejecutivo no adopten medidas para remediar los 1.500 despidos y el cierre de fábricas. "Lo hecho, hecho está. La situación industria textil es bastante compleja. La industria textil está paralizada, para atrás no se habló nada, ni siquiera de los temas de fondos. De lo que provocó este parate no se ha hablado. El Gobierno sostiene que no es por las importaciones, sino por la caída del mercado interno, que pone en jaque a la industria nacional", analizó una alta fuente sindical con acceso a las negociaciones oficiales.

"Los textiles vamos a indicar cuáles son las empresas con respirador artificial, pero hasta que el Gobierno les otorgue el Repro hay una larga distancia. El problema de fondo es que no se vende, y si no se vende, no se produce", alertaron. Calculan que unas 7.000 trabajadores perdieron la continuidad laboral: les dieron vacaciones forzadas, están suspendidos o les cortaron la jornada. "Si esto no se revierte, termina en despidos", repiten. "Es insuficiente, pero es lo que hay", afirmaron con desdén.

Los empresarios llegarán este martes a la Secretaría de Hacienda con sus propios reclamos. Según supo ámbito.com, en las cámaras trinan por la baja facturación. "Están mal las cobranzas. Aquellos que vendieron no pueden cobrar. Además de que las ventas están flojas, se quejan del atraso de la cadena de pago. Los que te dicen a 90, te pagan a 120, y los de 120 a 150 días", se escuchó decir a un importante fabricante de zapatos.

Los gremios no solo coinciden en las moderadas expectativas del acuerdo. También concuerdan que el Gobierno lo preparó para firmar esta semana con la intención de esmerilar el paro general convocado por la CGT para este jueves. "Es para vaciar de contenido la medida que se viene, pero el paro es un hecho. No son medidas de fondo, son medidas coyunturales que tiene que ver con el paro y el año electoral, no hay una solución a largo plazo", señalaron los textiles.

"Si con esto creen que van a mover el paro están equivocados. Las medidas son gestos de buena voluntad, no nos hace cambiar de la decisión tomada. Las medidas que se toman no nos van a hacer recuperar los puestos de trabajo", resaltó Amicone.

Dejá tu comentario