Techint tensa con UOM por despidos

Política

Tenaris, la fábrica de tubos sin costura para la industria petrolera del grupo Techint, incumplió ayer la conciliación obligatoria que le había impuesto el gobierno bonaerense para que diera marcha atrás con los despidos de 191 operarios de su planta, en la ciudad de Campana. La compañía les prohibió el reingreso a la empresa a los cesanteados a pesar de la vigencia de la tregua que había resuelto el día anterior el Ministerio de Trabajo provincial. Ayer el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, exigió que se cumpliera la orden.

La firma, a través de una comunicación por escrito pegada en las puertas de ingreso de la planta, les hizo saber sin embargo a sus trabajadores que había hecho caso al mandato provincial al continuar con el pago de salarios pero hasta anoche no había cumplido con el requisito de la conciliación que impone el cese de sanciones o despidos con la vuelta efectiva a sus puestos laborales de los afectados.

El conflicto arrancó con el fin de año y la caída de un acuerdo con la Unión Obrera Metalúrgica que establecía un régimen de suspensiones rotativas en la fábrica, que cuenta con unos 3 mil operarios, con el pago del 90% de los salarios. La empresa le planteó al gremio renovar el acuerdo pero con el pago de entre 75 y 70% de los sueldos, lo que fue rechazado por la organización.

Esa instancia fue aprovechada por Techint para enviar los 191 telegramas de despido.

Los argumentos del grupo para sostener y ampliar las suspensiones, así como para las cesantías, se basan en la baja en la producción en el yacimiento de Vaca Muerta por parte de las operadoras petroleras y las amenazas de Donald Trump de poner restricciones a la importación de tubos de acero de origen argentino. Según la UOM ninguna de las dos inquietudes terminó de concretarse.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario