Vuela Aerolíneas al Congreso, último vilcapugio del gobierno

Política

El gobierno envió anoche a la Cámara de Diputados el proyecto para ratificar el acuerdo que firmó con el Grupo Marsans para la reestatización de Aerolíneas Argentinas. Fue casi al mismo tiempo que la oposición se puso de acuerdo en rechazar esa transferencia en los recintos si antes no se aclara el monto exacto de deuda a asumir, la cantidad de empleados que pasarán al Estado (entre las dos empresas son más de 10.000) y el control que tendrá Julio De Vido sobre la empresa. Quieren convertir la discusión por la línea aérea en una pelea como la que mantuvieron por las retenciones móviles en la que derrotaron al gobierno. La misión de Sergio Massa, desde ahora, será garantizar esa ley en el Congreso y seducir a los rebeldes que se fueron en la votación del campo, para lo que habrá incentivos. El proyecto que envió Cristina de Kirchner al Congreso les dará más argumentos. Se establece allí una cesión de 10% de las acciones a los empleados, que también pagará el Estado. Y habrá maquillaje fiscal -lo establece la propia ley- para que el mayor gasto que insumirá la compra no complique el superávit de este año: directamente no se computarán los fondos utilizados.

Cristina de Kirchner envió anoche al Congreso el proyecto de ley para la reestatización de Aerolíneas Argentinas que contempla la ratificación del acta acuerdo firmada con el grupo español Marsans, la cesión de 10% de las acciones para los empleados de la aérea y hasta la autorización para que se modifique el Presupuesto Nacional habilitando los fondos para la compra. Hasta el impacto fiscal que tendrá la compra de Aerolíneas fue solucionado en el proyecto: a los fines estadísticos no será tenido en cuenta el mayor gasto, de manera que no impacte en el superávit. Es decir, esos fondos no serán computados como gasto presupuestario aunque se financie de sus partidas.

Ayer, Julio De Vido explicó el proyecto que tiene por objeto «el rescate de las compañías con la compra de las acciones» en una conferencia de prensa junto al gerente general de Aerolíneas Argentinas, Julio Alak, Ricardo Jaime y Sergio Massa que en ese acto debutó como jefe de Gabinete una hora después de haber asumido.

«Tenemos garantizado el normal servicio hasta el 31 de julio y en agosto trabajaremos en el día a día para afrontar ese período de alta demanda», dijo De Vido en relación con las vacaciones de invierno hablando ya como propietario de la empresa.

Un dato que no se resaltó ayer en la Casa de Gobierno, pero que ya impactó en Diputados es que el acta acuerdo firmada con Marsans no tuvo dictamen de la Procuración del Tesoro antes de viajar al Congreso. Ese será uno de los puntos que atacará la oposición. Ayer, el radical Miguel Giubergia presentó otro pedido de informes para que se detallen las deudas que se tienen que renegociar con la concesionaria de los aeropuertos, con la AFIP, con la Fuerza Aérea y con la ANSeS; y el plan estratégico diseñado para el salvataje de las compañías aéreas.

  • Decisión

    Frente a la compra de la empresa asumiendo una deuda de u$s 900 millones, los 10.000 empleados que la integran y el control irrestricto de la aerolínea que se le da a De Vido, casi toda la oposición ya decidió que no ayudará al gobierno en el recinto. El radicalismo, la Coalición Cívica, el macrismo y el socialismo están dispuestos a no dar el voto a favor del proyecto y convertir la discusión por Aerolíneas Argentinas en una guerra similar a la que generó la Resolución 125.

    El proyecto que el gobierno envió ayer al Congreso establece que «para garantizar el servicio público de transporte aerocomercial de pasajeros, correo y carga en el ámbito de la República Argentina, se dispone por esta ley el rescate de las empresas Aerolíneas Argentinas SA y Austral Líneas Aéreas-Cielos del Sur SA por compra de sus respectivas acciones».

    El texto ratifica el acta acuerdo que el gobierno firmó el 17 de julio pasado con Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual, como accionistas mayoritarios de Aerolíneas Argentinas SA y de Austral Líneas Aéreas-Cielos del Sur SA.

    Antes que la reestatización se lleve adelante el Tribunal del Tasaciones deberá valuar la empresa con el control de la Comisión Bicameral de Reforma del Estado y Seguimiento de las Privatizaciones. Finalmente el «precio a que se arribe» será autorizado nuevamente por el Congreso. El proyecto establece que una vez cumplidos esos pasos se aprobará la adquisición de las acciones al Grupo Marsans.
  • Dejá tu comentario