19 de junio 2005 - 00:00

Una Argentina a puro gol venció a Australia

Le ganó 4-2 y aseguró el lugar en la semifinal de la Copa Confederaciones. Figueroa anotó tres tantos. Riquelme convirtió el otro de penal.

Los jugadores festejan el triunfo 4-2 ante Australia
Los jugadores festejan el triunfo 4-2 ante Australia
Nuremberg (Telam) - El seleccionado de fútbol de Argentina derrotó ayer por 4-2 a su par de Australia, en partido correspondiente a la segunda fecha del grupo A de la Copa de las Confederaciones que se desarrolla en Alemania.

Con este resultado registrado en el Franken Stadion de Nuremberg y sumado al que obtuvo el representativo local, que a primera hora superó por 3-0 a Túnez, en Colonia, los dos favoritos al título, alemanes y argentinos, dirimirán el primer lugar de la sección en el choque que sostendrán el martes próximo, a las 20.45 hora germana (15.45 de Buenos Aires).

Independientemente de ello, el representativo albiceleste ya está clasificado para las semifinales del certamen, una suerte de Mini Mundial antes de la realización de Alemania 2006.

El equipo dirigido por José Pekerman contó con un implacable Luciano Figueroa, autor de tres conquistas, para celebrar su segundo éxito consecutivo en el certamen (en el debut había vencido por 2-1 a Túnez).

La restante conquista albiceleste fue obra de Román Riquelme, a través de un tiro penal, al promediar la primera parte.

Australia, campeón de Oceanía, descontó por intermedio del goleador del Osasuna de España, John Aloisi, uno mediante la ejecución de un remate desde los doce pasos.

Lo cierto es que los casi 30 mil espectadores que habitaron transitoriamente el estadio de N³remberg (mayoría australiana, sin ninguna duda) presenciaron un agradable espectáculo, por la plausible actitud de ambos conjuntos.

Es real también que Argentina no mereció en ningún momento quedar a un paso de la angustia (como quedó en esos 18 minutos que duró el 2-3) y debió haber ganado con mayor amplitud, no solo por la jerarquía individual de sus hombres sino también por el funcionamiento colectivo.

Precisamente, la primera conquista de 'Lucho' Figueroa fue un muestrario de la aceitada maquinaria que puede desplegar el elenco ya clasificado para el Mundial del año entrante.

Porque el delantero de Villarreal de España le puso el broche a una deliciosa maniobra hilvanada también por Riquelme y Mario Santana (nuevamente, como ante Túnez, tuvo una muy buena perfomance) y puso el 1-0 con un disparo bajo.

A partir de allí, Argentina se movió al tranco acompasado de Román.

Cuando el ex Boca Juniors aceleraba, los dirigidos por Pekerman inquietaban a Mark Schwarzer y generaban zozobra.
Si no lo hacían, el desarrollo se volvía lento, 'lateralizante' y con escasas sorpresas.

Así y todo, a los 30 minutos, una infracción en el área a Javier Saviola (de parte de Lucas Neil) le permitió a Argentina ensanchar las cifras, cuando Riquelme cambió falta por gol.

El segundo tiempo entregó una imagen similar, apenas comenzado.

Es que Figueroa aprovechó una pelota que andaba 'boyando' y metió el tercero, con un disparo letal.

Parecía asunto concluído, aunque ciertas licencias defensivas le posibilitaron a Australia, quedar a un golpe de las puertas del empate.

Es que Aloisi achicó la cuenta con un penal, tras un fallo de Gabriel Heinze y una infracción de Fabricio Coloccini. Y nueve minutos más tarde, el ex Newell's Old Boys y actual Manchester United de Inglaterra dejó corta otra pelota y le permitió al goleador del Osasuna acortar nuevamente.

Los representantes de Oceanía se treparon a la ilusión del empate, pero sus argumentos futbolísticos naufragaron.

Porque enviaron centros y centros, que fueron resueltos por la defensa argentina.

Y sobre el final, Argentina decoró la chapa con un tiro libre ejecutado por Riquelme que encontró a Figueroa, bien ubicado, para sellar el 4-2.

Dejá tu comentario