El consumo de tabaco está vinculado con 6 de las 8 principales causas de muerte en el mundo

Salud

En Argentina el tabaquismo es la primera causa evitable de muerte: provoca más de 40.000 muertes por año.

En el marco del 31 de mayo, Día Mundial Sin Tabaco, resulta importante recordar que el consumo de tabaco es un factor que pone en riesgo la salud y se relaciona con seis de las primeras ocho causas de muerte en el mundo. Entre las primeras causas de muerte se encuentran la enfermedad isquémica cardíaca, la enfermedad cardiovascular, las enfermedades respiratorias, la enfermedad crónica pulmonar, la tuberculosis y el cáncer de tráquea, bronquio y pulmón.

El tabaquismo es una epidemia mundial que actualmente provoca la muerte de 6 millones de personas al año. Se estima que en 2030 causará la muerte de más de 8 millones por año.

En Argentina el tabaquismo es la primera causa evitable de muerte: provoca más de 40.000 muertes por año. Hay 8 millones de fumadores y los estudios epidemiológicos demuestran que la mitad de ellos mueren por causa del tabaco. Sobre ello, quiero subrayar que las muertes no se producen solo en edades avanzadas. El 50% de los fumadores muere en edades tempranas de la vida.

Sumando todas esas muertes prematuras o los años de vida que se pierden por esta causa y los años de vida que las personas sufren discapacidades (por ejemplo, por enfermedad pulmonar obstructiva crónica -EPOC- o complicaciones de un accidente cerebro vascular -ACV-) se pierden cada año en el país 825.000 años de vida saludables. Además, se producen unas 6.000 muertes anuales en personas no fumadoras que fallecen por causa de la exposición al humo de tabaco ambiental.

Los daños del tabaco (consumido mediante cigarrillos, pipa, cigarros, etc.) provoca daños mediante sus sustancias tóxicas:

  • El cigarrillo tiene más de 7000 sustancias de las cuales más de 70 producen cáncer.
  • Es un carcinógeno clase “A” lo que significa que está comprobado que produce cáncer.

Algunos compuestos del tabaco que resultan familiares son: acetona (quitaesmalte), arsénico (veneno), benceno (napalm), cadmio (baterías de autos), DDT (insecticida), polonio 210 (armas nucleares), tolueno (solvente industrial), etcétera.

No hay órgano que quede fuera del perjuicio del tabaco y además provoca daños en el embarazo, durante la lactancia y en la adolescencia. Por ello es fundamental promover los cuidados de la mujer y del niño tanto durante el embarazo como después del nacimiento. El rol de los equipos de salud es detectar a las mujeres que siguen fumando para trabajar con ellas la motivación, y acompañarlas a que dejen el cigarrillo con éxito.

Tabaquismo en la adolescencia

Cada día entre 80.000 y 100.000 jóvenes en todo el mundo se vuelven adictos al tabaco. El daño está dado en primer lugar por tratarse de una adicción que incluso puede convertirse en la puerta de entrada a otras adicciones aún más perjudiciales.

Un adolescente que empieza a fumar a los 15 años no tendrá aún un daño orgánico serio, pero sí se verá afectado su psiquismo. Además, la adicción provoca ansiedad y sentimiento de culpa referido a causarse daño a sí mismo por fumar.

Afirman que son menos los fumadores en la Argentina pero la iniciación es más temprana

Si bien a largo plazo, los daños son reconocidos existen otras consecuencias que pueden aparecer desde el inicio. Fumar provoca obstrucción e irritación de las vías respiratorias superiores e inferiores (especialmente en asmáticos) y puede enlentecer el desarrollo de la función pulmonar en los adolescentes. Asimismo, los jóvenes fumadores presentan frecuencia cardíaca más elevada.

Fumar “poco”, es decir, menos de 10 cigarrillos por día, de forma salteada u ocasionalmente, produce riesgos relativos muy altos de sufrir aneurismas, infartos de miocardio y mortalidad cardiovascular en general.

Consumir entre 1 y 14 cigarrillos por día provoca riesgo de cáncer esofágico; 1 a 4 cigarrillos por día aumenta el riesgo de cáncer de pulmón –el Riesgo Relativo (RR) llega a 5 en mujeres– y de cáncer gástrico. Fumar menos de 10 cigarrilllos por día aumenta casi al doble el riesgo de cáncer pancreático.

Por qué dejar de fumar

Entre los beneficios de dejar de fumar a cualquier edad, se pueden mencionar la mejora de la sobrevida y la calidad de vida. En promedio, los fumadores viven 10 años menos que los nunca fumadores.

Un 25% de fumadores perderá de 20 a 25 años de vida. Cuanto más joven se deje de fumar, mayor es el beneficio. De hecho, quienes dejan de fumar antes de los 30 años prácticamente equiparan su curva de sobrevida a los de los nunca fumadores.

Integrante del Equipo de Cam Doctor, Medifé. (MN: 153.086)

Temas

Dejá tu comentario