Charlas de quincho

Secciones Especiales

El fin de semana largo por el feriado de ayer con la conmemoración de Martín Miguel de Guemes (trasladado del 17), agregó más Quinchos a los habituales del fin de semana, a pesar del frío, por lo que hoy entregamos una segunda tanda. El inicio del invierno y el día más corto del año no impidieron más encuentros de tenor variado, muchos alentados por la mayor flexibilidad para bares, restoranes y espectáculos, que sirvieron para aliviar un tanto después de las protestas como el viernes “de furia” en Capital el viernes por las demandas de movimientos sociales, y de sindicatos. Igual, siguieron los crujidos de las distintas vertientes políticas, fogueados por la creciente cercanía de las PASO. Por supuesto, el ritmo de vacunación, y los arribos de más dosis, siguen como telón de fondo. Veamos:

Listas al rojo

La tensiones entre las pretensiones de mayor poder y las necesidades de las elecciones, parecen ser las dos grandes fuerzas que se están dirimiendo hoy en los niveles más altos del oficialismo y que, de acuerdo a lo que se ve, no siempre son incidentes. Así, mientras uno están por la captación de las herramientas desde el Estado, como sindicatos, obras sociales, etc., que sirven para aumentar el poder, pero no para ganar elecciones, otros más largoplacistas están por el armado político de la listas, especialmente en Buenos Aires, porque ahí se juega el ´21”, señalaba un exintendente bonaerense muy metido en el riñón del kirchnerismo, que es el que comanda el Frente para Todos.

Estos serviría para entender las tensiones entre los que “juntan” fondos (los primeros), y los que los “distribuyen” en forma de subsidios, energía barata, alimentos, impuestos diferenciales, bonos especiales, etc., además de vacunar, obviamente, puesto que todos ya tienen claro a esta altura que “la vacuna es necesaria, pero es suficiente”, como señaló el extitular del Banco Nación y excandidato a ministro de Economía de Carlos Menem en 2003, Carlos Melconian, durante una reunión organizada por el Banco Comafi.

Allí el economista también ubicó la inflación mayo 20-mayo 21 en 49%, al tiempo que estimó que “después de las elecciones se vuelve al nivel de subsidios de 2015”. Pero tal vez el mayor alerta de Melconian se centró en “la santa soja”, como llamó a la oleaginosa pues “el modelo K no puede funcionar con precios agrícolas más bajos”, dijo. Y al respecto, las cotizaciones internacionales registraron un muy profundo derrape de casi u$s100 por tonelada, que llevaron a la soja a perforar los u$s500 antes de rebotar lo que, aunque probablemente no sea definitivo, por ahora inquieta tanto al Gobierno, como a las provincias, y a los productores por los menores ingresos que puede significar para cada uno de ellos.

Siempre los precios

Mientras un grupo de productores rurales y del comercio agrícola intentaban comer un asado en una de las tantas islas del Paraná, a la que casi llegaron caminando, analizaban el asunto de los precios del mercado y el impacto de la decisión de la administración Biden de sacar, por el momento, la demanda de granos para biocombustibles del mercado, lo que desmoronó los valores la semana pasada, pero también, alertaban por los mayores costos que está generando la extraordinaria bajante que está registrando el Paraná, que hasta puede llegar a igualar el máximo histórico de 1940.

Por supuesto que ahora, la más que escasa profundidad deja al descubierto la imperiosa necesidad del mantenimiento de obras y dragado, en una especie de limbo en el que se está prorroga mensualmente la concesión vencida después de 25 años, pero que requiere de una decisión de mediano-largo plazo por el nivel de inversiones que exige la vía por la que, justamente, salen el grueso de las exportaciones argentinas. Otro tema para nada menor, es el nivel de abigeato y cuaquerismo que se está dando por la facilidad de acceder a esas tierras (que eran islas con la profundidad promedio del Paraná), sin contar la ocupación de otras tierras ribereñas (y no tanto) que se está dando en distintas zonas, como ocurrió este fin de semana en Reconquista, y la anterior en el Chaco, y que siguen sumando al tema de inseguridad en el interior, más especialmente en las zonas rurales. Todo esto, sumaba uno de ellos, está fogueando la movida del 9 de Julio que se comenta en varias localidades.

Tal vez ese malestar, cada vez más evidente, sea el determinante del ambicioso plan bonaerense de obras públicas y líneas para la producción que estaría por anunciar el gobernador Axel Kicillof (a pesar de la deuda sin renegociar aún, que mantiene la provincia), mientras que a nivel nacional intentan descomprimir el conflicto generado por el cierre de las exportaciones de carne, cuyos 30 días de duración se cumplieron el domingo, y que como comentó Ámbito el viernes, mantendría una restricción solo sobre el 33%-35% del volumen, por dos meses, lo que obligaría a reimplantar un sistema como el de los ROE (Registro Oficial de Exportaciones) rojos. El resultado del mes de prohibición no fue el esperado, ya que la carne lejos de bajar, subió entre 4% y 9% en el mercado local. La nueva propuesta, finalmente, se estaría por dar a conocer hoy, aunque ya se suspendió varias veces.

Acuerdos

El lunes nublado y destemplado no impidió algunos encuentros, y en un almuerzo de Barrio norte, se juntaron para una carbonada especial (con muy buen vino), un grupo de políticos, exlegisladores y hasta algún diplomático para “conversar de todo un poco”. Obvio que la mayoría de estos encuentros no son absolutamente espontáneos y, en general, apuntan a moverse hacia uno u otro grupo en las próximas PASO. De hecho, algo así parece que está encarando el exradical Alberto Assef ahora al frente de Unir, que conforma el interbloque de la oposición en Juntos por el Cambio. El caso es parece que encontró un nicho no explotado hasta ahora y que le estaría dando una respuesta superior a la esperada al apuntar hacia los vapuleados countries del conurbano bonaerense, donde muchos responden rápidamente a su convocatoria, más aún en los distritos donde los intendentes apelaron a restricciones más drásticas por la pandemia, y hasta a tasas extraordinarias para afrontar los gastos extras. El tema rápidamente derivó en la polémica ordenanza de Avellaneda por los predios desocupados o abandonados, que seguramente deberá ser revisada por el propio Concejo Deliberante, y cuyo objetivo es muy sospechado por más de uno.

Además hubo comentarios, algunos risueños, sobre la variedad de fotos de Ginés Gonzalez García en Madrid, y sobre el nuevo viaje a Europa, más específicamente a Francia, que planea el presidente Fernández para fin de mes. Obvio que tampoco fue ajeno a la charla el tema de la interna empresaria y, junto a ella, la movida sindical, en especial después de la conmoción en el sector de salud entre medicina pública, obras sociales y prepagas. Pero el tema central giró sobre candidatos y candidaturas, a esta altura, un asunto inagotable desde cualquier ángulo. Todos, por supuesto, con el número mágico, el 9, en la mano, ya que son los diputados que necesita ganar el oficialismo en noviembre para tener mayoría propia. Hasta ahora, las leyes que fue sacando fueron con votos del lavagnismo y de Cambiemos.

Sin embargo, ahora el ministro y candidato, Roberto Lavagna, se alejaría ya de la pulsada política, mientras que otro candidato, el secretario de Seguridad bonaerense, Sergio Bernie, habría optado por esperar un nuevo turno, mientras parece estar creciendo otro exministro, Florencio Randazzo, que aún no define “cómo” jugará.

El tema se suma a otros desvelos en el oficialismo que enfrenta devaneos de no pocos gobernadores, y otros dirigentes (Emilio Monzó o Miguel Angel Pichetto, Ramón Puerta, entre otros) que irían por separado en distintos armados, hasta ahora. Más algunos desembarcos inesperados como el que podría tener el legendario dirigente social Hector “Toti” Flores, de la cooperativa “La Juanita”, quien podría recalar nada menos que en el partido de La Matanza.

Dejá tu comentario