Charlas de quincho

Secciones Especiales

Lo único frío en Argentina: la llegada del invierno durante una ola polar. En medio de la “noche más larga del año” (21/6), los acontecimientos recalentaron la política y la economía, a pesar del feriado del lunes por el Día de la Bandera. Más protestas de movimientos sociales, también por déficit de combustible y por aniversario de Kosteki y Santillán. Alberto otra vez de viaje, ahora en Europa, trata de negociar en el G7, mientras Martín Guzmán lucha por déficits, y recibe otro desembolso del FMI. En EE.UU., shock por baja al aborto. Mientras también se complica la región, se sigue multiplicando el internista local. Igual, muchos quinchos, y otras reuniones. Veamos.

Demanda

El frío que se extiende por todo el país, y que le dio digno marco a la llegada del invierno, tuvo, sin embargo, un lado positivo en la cantidad de nieve en la precordillera que hace prever una buena temporada de esquí este año. Fuera de eso, no mucho más, ya que la mayor demanda de energía debido a las muy bajas temperaturas es la peor noticia que puede recibir el Gobierno por estos días, en los que explotó la situación por la falta de gasoil, y lo que muchos consideran una “lenta” reacción oficial para afrontar el problema.

Ante eso, no sólo se multiplicaron las protestas y cortes (especialmente de camiones) en distintas partes del país, sino que también se produjo una nueva fractura en el seno del gabinete entre el ministro de Transporte, Alexis Guerrera, y el secretario de Energía, Darío Martínez, por los bloqueos de rutas. Y, si bien hasta ahora el asunto no parece tener mayor impacto en los turistas, sí comienza a haber alarma por el abastecimiento de bienes, y por el eventual impacto en el campo. Sin embargo, el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, que anduvo por el Congreso en la semana, aseguró que “no va a faltar (gasoil) para terminar la cosecha, ni para completar la siembra” de los granos que ya está en marcha.

También aseguró que “entre 7 y 12 días, va a estar lista la operación de corte”, aludiendo a la tardía (para muchos) decisión de volver a ampliar el porcentaje de corte con biocombustibles que, además, se pueden fabricar en el país, y hay capacidad ociosa para hacerlo. Pero hubo una frase de Domínguez que parece haber pasado desapercibida, y fue cuando sostuvo que “nosotros (Agricultura?) ya sabíamos esto en enero”. “¿Qué pasó, entones, no reaccionó a tiempo, o en el Gabinete no escuchan a sus propios ministros?”, preguntó un legislador presente.

Impuestos

Durante una contundente carbonada en un coqueto piso de Recoleta, algunos hombres de empresa comentaban que, mientras ocurre esto en Argentina y los índices de inflación se mantienen mucho más firmes de lo que el Gobierno esperaba, hasta Joe Biden parece haber propuesto “suspender” los impuestos a la energía hasta septiembre, en un intento de aplacar un tanto la inflación en los EE.UU.

“¿Igual que acá?”, preguntó uno de los convidados, ante la risa general de los presentes. Por supuesto que la colosal complicación del transporte por los cortes y bloqueos también se pusieron sobre la mesa, y que en el caso de CABA se prolongaron hasta el viernes y sábado, debido al nuevo aniversario de las muertes de Kosteki y de Santillán, en plena era Duhalde en 2002, y que provocaron ahora, además de nuevas movilizaciones desde Avellaneda, el corte del emblemático Puente Pueyrredón, que comunica la Provincia con la Capital. La charla fue derivando por cuestiones más financieras, como el récord que alcanzó el dólar en la semana, la suba del riesgo-país, y el eventual resultado del viaje del presidente Alberto Fernández a la Cumbre del G7 en Munich, Alemania que, al menos lo aleja por unos días del recalentado ambiente local y de su falta de avance en la resolución de la relación con la vicepresidenta, Cristina Kirchner.

Otro asunto muy criticado por los hombres de negocios es el feriado que hoy se registra en muchas jurisdicciones (como la Provincia de Buenos Aires) por el asunto del Día del Trabajador del Estado. “El país no puede seguir parando todas las semanas con feriados y asuetos, ¿o es la forma que encontraron para que se demande menos combustible?”, planteaba, enojado, el titular de una compañía de servicios.

internas

Que si de enojos e internas se trata, Córdoba en general y Río Cuarto en particular se convirtieron durante un par de días en el reino del internismo, debido a la movida de Cambiemos que se trasladó en pleno (o casi) hacia la provincia mediterránea, y eso que no fue el expresidente Mauricio Macri, que allí no las tiene a todas consigo debido a su postura de querer imponer a su exministro de Turismo, Gustavo Santos, en la provincia en las elecciones pasadas, lo que quedó claro es que el hecho aún no se olvida.

“Y eso que les dijo que su idea era cambiar el domicilio y venirse a vivir acá”, comentaba irónico un herido de aquel momento. Sea como fuere, y con la ausencia también de Horacio Rodríguez Larreta (de viaje por Israel ), la presencia ahora de varios de los heridos y actores de aquel momento como Mario Negri, y Luis Juez (que se escabullía por algunos lugares, para no cruzarse); y de dirigentes nacionales como el titular del radicalismo, Gerardo Morales; del Peronismo Republicano, Miguel Ángel Pichetto; el exgobernador Ramón Puerta, la titular del PRO, Patricia Bullrich, o la ex gobernadora María Eugenia Vidal (de gira también por toda la provincia), y hasta el exvicepresidente Julio Cleto Cobos, dieron tela para cortar para todos los gustos. La convocatoria era para abordar la cuestión agroindustrial (se hizo en la Sociedad Rural de Río IV), con un amplio desarrollo temático.

Sin embargo, se aprovechó para varias “cumbres”, la más importante la del radicalismo de la noche anterior. Allí parece que Morales señaló que había “que seguir ampliando Cambiemos para las próximas elecciones”. El silencio que hizo ante alguien que le gritó: “¡Con Schiaretti no!”, aludiendo al gobernador Justicialista de la provincia, parece que provocó un malentendido que recién se calmó a la mañana siguiente, cuando ya un grupo (no muy adicto al jujeño) había levantado la bandera de “convocar entonces a Milagro Sala”.

Obvio que el tema no llegó a mayores, pero muestra el grado de hipersensibilidad que hay dentro del frente opositor. Mucho más sosegado fue el encuentro entre Cobos y Pichetto, quienes hace casi 20 años fueron los personajes centrales de la famosa noche del “No Positivo” por la Resolución 125, en julio de 2008…

Divas

Durante el almuerzo en el comedor de la Rural (excedido por la cantidad de asistentes), al final de la jornada, un grupo de agropecuarios pasaba lista a los asistentes de las charlas técnicas. La sorprendente peor performance, por lejos, fue para las “divas”, Bullrich y Vidal, que directamente ni pasaron por el salón de conferencias. Terminó la cumbre política y se fueron. Media falta para Morales, Juez y Negri que estuvieron de a ratos, mientras que el único con asistencia completa fue Pichetto, que se quedó hasta el mismísimo final… El malestar de los locales se palpaba. “Evidentemente, sólo nos quieren para los impuestos.

Ni les interesa enterarse de los cambios tecnológicos brutales que se están dando, ni de la seca que hay”, se quejaba un ruralista histórico de paso por el lugar. Seguramente, algo de todo esto se reflejará también en la reunión de la Mesa de Enlace nacional, el miércoles en Buenos Aires, donde se evaluará la situación del campo (ya con movimientos de protesta en Chaco y Santiago del Estero este fin de semana), y fuerte presión de “las bases” sobre las entidades nacionales, justo a 20 días de que comience la muestra ganadera de Palermo, la más histórica del sector, y que tras dos años sin hacerse (por la pandemia) se descarta que va a movilizar fuertemente, como siempre, a urbanos y rurales.

Vamos a terminar con un chiste interreligioso: un padre judío enviaba a su hijo al colegio más exclusivo de su comunidad, el Tarbut. Sin embargo, pese al nivel de excelencia, las calificaciones que llegaban mes a mes eran desalentadoras. Matemática: 3, Idioma: 2, Historia: 1. Conducta: 0. Estas espantosas notas se repetían mes a mes, hasta que un día el padre se cansó y le dijo: “Samuel, escuchame bien. Si tus calificaciones continúan un mes más así, te mandaré a una escuela católica”. Como esto volvió a ocurrir, el padre se contactó a través de su rabino con un cura de confianza, y con su asesoramiento envió a Samuel a un colegio franciscano. Al mes siguiente, las calificaciones fueron: Matemática: 9. Idioma: 10. Historia, 9,50. Conducta: 10. El padre, asombrado, le preguntó entonces: “¿Qué significa esto, Samuel? ¿Algún tipo de milagro?”. “No sé, papá”, respondió el pequeño. “Un día me llevaron a una misa, y allí vi la estatua de un hombre crucificado, ensangrentado, con una corona de espinas. Cuando pregunté quién era, me respondieron: ‘Él era judío como tú, Samuel’. Entonces me di cuenta de que ahí había que portarse bien”.

Dejá tu comentario