Ley Federal de Pesca, ausente sin aviso

Secciones Especiales

Tal como subrayara el ejecutivo, la urgencia de esta espera estaría relacionada, ante todo, "con el más importante y revolucionario de sus artículos, el 27°, que tiene que ver con el reparto de cuotas individuales y transferibles de capturas de merluza y otras especies".

•~Cupos

Es que, en la actualidad, se continúan otorgando cupos de merluza a barcos que no tienen permisos para ello. Como es sabido, los cupos (a diferencia de las cuotas, que sí serían propiedad de las empresas) se pueden transferir, lo que puede llevar a que si a algún barco le sobra un cupo, pueda venderlo fácilmente a un buen precio. Y en estos manejos poco transparentes es donde están basadas la mayoría de las quejas del sector, considerando la escasez reinante hoy en día de este bien, que es, por sobre todo, propiedad nacional.

Asimismo, Ordiales destacó entre los temas pendientes la falta de definiciones en torno del Convenio del Golfo de San Jorge, firmado recientemente. "Este no es aún del todo satisfactorio, pero mejora la situación anterior de inexistencia de cualquier tipo de acuerdo." "Lo que sucede es que este acuerdo se ha aplicado sobre 17 barcos seguros, contemplándose otros 4 para el año 2006; pero los aspirantes para esos permisos son 29, por lo que si hacemos la diferencia entre 29 y 17, veremos que para 2007 hay 12 que estarían en graves problemas", aclaró.

En este punto, vale recordar que la falta de definiciones del convenio mantiene sumidos a la mayoría de los buques en una gran inseguridad, la que les impide ejercer su actividad en aguas del Golfo de San Jorge.

Por otro lado, no sería de menor importancia considerar el "grado enorme de inseguridad jurídica y de falta de previsibilidad en el ámbito de la pesca", al que hace referencia el ex titular de la CAPIP, ante lo cual alerta que "esto, por supuesto, paraliza la posibilidad de nuevas inversiones, con la consecuente falta de posibilidades de crecimiento del sector".

•~Conflictos gremiales

Finalmente, consultado acerca de los conflictos sindicales acaecidos en el ámbito laboral pesquero durante los últimos meses del año 2005, el empresario calificó a los mismos como "terribles", teniendo en cuenta que "en este tipo de conflictos salvajes se quemaban las etapas intermedias de diálogo y negociación, reclamándose en lugar de un lógico 10% o 12% de aumento, un ilógico de 100%; y, si no, al día siguiente se iba a la huelga".

El saldo de esta crisis fue la firma de algunos acuerdos, sobre todo con los gremios de trabajadores pesqueros de las plantas de tierra. "Pero fueron acuerdos 'parche', acuerdos 'puente'; y en estos momentos se está discutiendo un nuevo convenio colectivo", aclaró. Además, anunció que "está haciendo sonar nuevos tambores de guerra el gremio del STIA, el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación; mientras que con los gremios marítimos estamos en plenas negociaciones sobre la renovación de los convenios colectivos para 2006".
Ante este panorama, para Ordiales, desde el sector se espera "que haya una mayor tranquilidad y que se negocien los convenios mientras se trabaja. No que haya sólo huelgas y más paros, ya que lo del año pasado fue realmente terrible, contabilizando unos 130 días de huelga entre unos gremios y otros; o sea, más de 130 días con imposibilidad para trabajar".

Sin embargo, y tal como reconoció el empresario, "en un grado tal como el que vivimos de inseguridad jurídica, de imprevisibilidad de lo que vamos a poder pescar y cuándo lo vamos a poder pescar, es imposible poder definir aumentos muy grandes en los sueldos de la gente, y sobre todo aumentos que tengan que ver con los costos fijos. Mientras no haya seguridad jurídica y previsibilidad, los únicos aumentos lógicos de dar sin suicidarse las empresas, son aumentos directos sobre la producción. Y hasta que no se aplique en forma plena la Ley Federal de Pesca, nos veremos afectados tanto los empresarios como los trabajadores del sector".

Dejá tu comentario