26 de diciembre 2022 - 00:00

Charlas de quincho

Mauricio Macri
Mauricio Macri

Verano. Mundial. Navidad. Suprema Corte. Piquetes. Dólar blue imparable. Rutas colmadas. Ultima semana del año. Reaparece CFK. El FMI destraba más fondos. Guerra en Ucrania: 10 meses. Calor y…frío, igual, cantidad de Quinchos de todos los colores. Veamos:

Mundial

Si alguien creía que la emoción del fútbol y, más aún, la de ganar el Mundial, en este caso de Qatar, iban a alcanzar para calmar los ánimos, al menos, un poco, pues bien, ¡se equivocó! Es que ya desde la apoteósica llegada de la Selección y copa al país, apenas 24 horas después, comenzaron las diferencias que fueron in crescendo mezclando, como siempre, la política, las diferencias personales, y muchos egos, en un cóctel explosivo que podría haber terminado peor aún.

“Con esto se diluyó el poco ascendiente que le quedaba al Presidente de la República”, se lamentaba un colaborador cercano, respecto a lo que fue la pulseada para que la Scaloneta llegue (y pose para la foto) en el famoso balcón de la Casa Rosada, lo que tras muchas idas y vueltas, finalmente no sucedió. En medio quedaron el titular de la AFA, Chiqui Tapia; el ministro del Interior, Eduardo Wado de Pedro; la vocera Gabriela Cerruti (a quién sindican como la gran impulsora de llevar a los jugadores a la Rosada); el ministro Aníbal Fernández,; su par de la provincia, Sergio Berni; los jugadores que resistieron el manejo, y hasta el propio presidente Alberto Fernández que, devaluado, terminó desistiendo hasta de viajar a Chapadmalal a pasar la tradicional fiesta Navideña, y se quedó finalmente en Olivos.

Escándalo

Igual, la impresionante movida de más de 5 millones de personas en la calles de la ciudad (a nivel país fueron muchísimos más), siguió cosechando comentarios y admiración en buena parte del mundo excepto, claro está, aquí mismo donde apenas 24 horas después del arribo de la Selección y su capitán, Lionel Messi, terminó siendo “evacuada” de la multitud en helicóptero y de allí a sus respectivos destinos en el interior, en medio de un fenomenal escándalo con denuncias cruzadas que diluyeron buena parte del “efecto felicidad” que se había logrado con el triunfo. Apenas un escueto saludo virtual de la vicepresidente, tras un saldo de $100 millones estimados por daños a la Ciudad, y unos u$s500 millones por el controvertido feriado del martes “para recibir a la Selección”.

De ahí en más, todo se fue complicando exponencialmente y haciendo pasar desapercibido desde el inicio del verano, hasta el 21 aniversario de otro hecho conmocionante: la debacle del mandato a apenas dos años de iniciado, del radical Fernando de la Rúa, con cantidad de muertos, y una seguidilla de 5 presidente en 10 días, hasta que finalmente asumió Eduardo Duhalde, con Jorge Remes Lenicov como ministro de Economía. Era el 2 de enero de 2002. Pero nada de eso se recordó esta vez, ni siquiera la seca que sigue jaqueando a buena parte del país, a pesar de las lluvias erráticas de Navidad, con una abrupta baja de la temperatura. “Casi tan variable como la política”, señalaba desconcertado de legislador porteño, pues los hechos no terminaron allí, sino que apenas comenzaron.

Pero sin solución de continuidad se saltó de lo deportivo con condimentos de política al principio apenas esbozada, a la que tiene siendo la pelea de fondo: La Justicia, y esta vez fue el dictamen -previsto- de la Suprema Corte a favor de la Ciudad de Buenos Aires por los fondos reclamados de coparticipación, el detonante que está siendo temblar toda la estructura, al punto que el dólar blue registró una de las más abruptas escaladas de esta etapa. No hubo efecto benéfico por la relativa baja inflación de noviembre (+ 4,9%, la más baja en 10 meses), ni por la inminente aprobación de un nuevo tramo del FMI con otro desembolso incluido (esta vez, de u$s6.000 millones), o el achicamiento de gastos que viene registrando la administración de Sergio Massa o, ni siquiera los u$s4.000 millones con los que terminará esta semana el Plan Soja II, nada de todo eso alcanzó a la hora de frenar la divisa ante lo que por varios fue considerado como una rebelión a la Suprema Corte, y por otros directamente como un acto de sedición, ya que el Poder Ejecutivo decidió no acatar la orden emanada de la máxima autoridad judicial del país aunque, muy discretamente, se sabe que hay movimientos febriles en varias oficinas, para intentar “sacar otro conejo de la galera”, para poder devolver los fondos a la CABA (entre 80.000 y 90.000 millones), pero sin desfinanciar a la provincia de Buenos Aires, que fue la gran receptora de la derivación de esos dineros.

Vacaciones

Los apenas 3 días hábiles que finalmente tuvo la semana fueron muy difíciles para la ciudad pues, como se preveía, inmediatamente iban a volver los piquetes y cortes de los accesos, lo que efectivamente sucedió. Negocios y empresas se las vieron en figurillas en pleno pago de aguinaldos, vacaciones y sueldos para poder mantener las previsiones, “y para colmo con la City “ardiendo”, se quejaba un comerciante gastronómico con sus personas bajas antes las protestas que se fueron sucediendo en el embate final del año, que se prevé nuevamente para estos últimos 3 días (los feriados y asuetos no hay protestas), aunque ahora en algunas partes de la ciudad va quedando mucha menos gente pues ya partieron de vacaciones a Uruguay, a la Costa, o a los countries.

Y lo mismo ocurre en las grandes ciudades del país. De todos modos, y no podía ser de otra manera, también el frente legislativo se complicó en la que sería la última (frustrada) sesión del año en la que, dada la situación, fue imposible lograr el quórum para sancionar una treintena de leyes, entre las que aparecía la Ley de Alquileres; la autorización para media docena de nuevas universidades, y la nueva y controvertida moratoria provisional que alcanzaría a algo más de 800.000 beneficiarios.

“A estos tipos no les queremos votar más nada. Nada se puede creer de ellos”, se enojaba en Pasos Perdidos un diputado de la oposición, mientras el oficialismo hacía vanos esfuerzos para evitar un nuevo fracaso (van 3 seguidos), de lo que sería la última chance de este 2022. Pero el enrarecimiento del ambiente a esa altura ya era indisimulable y en todos los frentes, lo que justifica la expectativa sobre los pocos días que restan de este año, con el aditamento de que mañana se espera la reaparición pública de la vicepresidente, Cristina Fernández, en un acto a las puertas de la Ciudad de Buenos Aires, en Avellaneda, donde volvió a gestionar Jorge Ferraresi tras abandonar el Ministerio de Vivienda.

Militancia

Muchas fueron las especulaciones y rumores en las últimas semanas, ante la falta de información sobre la vicepresidenta. Enfermedades, accidentes, controles, eventuales viajes, fueron algunos de los muchos condimentos que generoso silencio, el que rompería mañana.

Y, “de concretarse, no sería un acto cualquiera, puesto que ante el debilitamiento de Alberto, queda en claro que la única conducción política y estratégica, aunque no tenga en sus manos directas el gobierno, es Cristina”, se confesaba un colaborador muy cercano, ante el desconcierto que rodea hoy a toda la militancia, ante los acontecimientos que siguen escalando. Naturalmente, en ese grupo se enrolan también los gobernadores oficialistas que por distintas razones están casi obligados a seguir las consignas emanadas del poder central. Sin embargo, hay algunas excepciones como ocurrió con la adhesión al feriado del martes, o la recusación a los jueces de la CSJN en el Caso CABA, que no fue firmada por Omar Perotti (Santa Fe), o Juan Schiaretti (Córdoba), entre otros. Otro revés fue en Chubut donde la propuesta de volver a la Ley de Lemas, fue abortada por la presencia de la oposición nacional en la tierras del gobernador Mariano Arcioni (Patricia Bullrich, y Ricardo López Murphy, entre otros) que se opusieron tenazmente a volver a “los viejos sistemas”.

Sin embargo, también en esas filas hay varias cuestiones pendientes, y las diferencias siguen más vigentes que nunca, especialmente entre la titular del PRO y el principal precandidato a la presidencia, Horacio Rodríguez Larreta, ahora beneficiado por el dictamen de la Corte, pero se sabe que va a ser un verano especialmente “caliente”, aunque ahora Mauricio Macri ahora se va al sur (Cumelén) hasta febrero, y adonde seguramente obligará a peregrinar a sus seguidores como el verano pasado, mientras crecen los rumores sobre su eventual candidatura a la FIFA para suceder a Gianni Infantino. Otro dato que tampoco pasó desapercibido es la “reaparición” de la ex gobernadora María Eugenia Vidal quién levantó significativamente el perfil este último mes, y se sabe, tanto de su relación (buena) con Rodríguez Larreta, como de sus periódicas diferencias con Bullrich. Esta, su vez, “aparece más complicada en el armado territorial y de un eventual equipo e Gobierno, pues le falta gente para lugares muy estratégicos, y tiene poca plata”, reconoció una de sus espadas.

Dejá tu comentario