24 de junio 2005 - 00:00

Recorridos para disfrutar del invierno en San Luis

Recorridos para disfrutar del invierno en San Luis
La provincia de San Luis tiene zonas que impulsan al turismo aventura y, otras, al turismo salud. Ir al parque Sierra de las Quijadas tiene mucho de aventura, de recorridos por zonas de una belleza agreste, y con la posibilidad de cruzarse con guanacos, pecaríes, avistar pájaros diversos, pero también encontrarse con algún puma, esos tigres criollos, esos temibles felinos que no han dejado de amedrentar. También, claro, con especies en extinción que son resguardadas, como el halcón peregrino o el águila coronada. A la vez, este recorrido tiene mucho de turismo cultural, por sus yacimientos arqueológicos y paleontológicos, hay quienes van allí especialmente para observar los restos de los lagartos alados.En el turismo salud San Luis posee las termas y salinas de Bebedero, Balde y San Jerónimo. Veamos algunos recorridos.
Paisaje y
arqueologia
El parque
Sierra de las Quijadas, que fuera declarado Parque Nacional en 1991, ubicado en el noroeste de San Luis, en los departamentos Belgrano y Ayacucho, sorprende por su belleza escénica -paisajes, flora y fauna- tanto como por sus notables yacimientos arqueológicos y paleontológicos.
El primer paseo que se le ofrece a los visitantes es andar por los senderos interpretativos ubicados en los bordes superiores de los miradores del
Potrero de la Aguada, lugar que permite increíbles panorámicas del paisaje.
Hay, además, dos excursiones que se pueden realizar sólo con guía, una permite llegar hasta las huellas fosilizadas de dinosaurios, la otra lleva a descender hacia el valle del
Potrero de la Aguada y cruzarlo para concluir en los pies de los majestuosos farallones. El área aún no cuenta con todos los servicios requeridos por el turismo, por lo que se recomienda ir provisto de agua y protección solar.
En la
Sierra de las Quijadas, nuestro Parque Jurásico, se han encontrado restos fósiles de dos especies de pterosaurios o lagartos alados. Uno tiene una dentición peculiar, con barbas que formaban una especie de canasto que le servía para retener los microorganismos de los que se alimentaba filtrando agua.
El parque posee, además, numerosas
evidencias de sus antiguos habitantes. A pocos kilómetros de la entrada se encuentra un gran sitio arqueológico caracterizado por el emplazamiento de más de veinte «hornillos» o «botijas» comprendidos dentro del perímetro de un gran asentamiento indígena. Los estudios realizados indican que probablemente estos hornos habrían funcionado para la producción de piezas cerámicas que, a juzgar por los fragmentos hallados, presentan excelentes condiciones técnicas de fabricación. Uno de los hornillos se encuentra acondicionado para la visita del público, con la asistencia de guías.
Al parque Sierra de las Quijadas se puede acceder desde la ciudad de San Luis por la Ruta Nacional Nº 147, que constituye uno de los límites del parque. A la altura del paraje de Hualtarán -a 120 km de San Luis-, se toma un camino de tierra que se interna en el parque y, luego de aproximadamente 8 km, se llega al Potrero de la Aguada. Desde la ciudad de San Juan o desde el nordeste de San Luis, se accede por la Ruta Nacional Nº 20 empalmando por la Ruta Nacional Nº 14.
Termas y
salinas
Este circuito lleva a realizar un paseo original donde la belleza escénica de las salinas se complementa con las propiedades relajantes y curativas del termalismo. A 35 kilómetros de la ciudad capital se encuentra un espectacular desierto blanco de sal, formado por la
Laguna del Bebedero, con una superficie de 7.000 hectáreas. Muy cerca y con fácil acceso se llega a las aguas termales de las localidades de Balde y San Jerónimo, en establecimientos que ofrecen variados servicios, recomendadas para el tratamiento de diferentes afecciones dermatológicas y nutricionales, reumatismo, diabetes y trastornos hepáticos.

Dejá tu comentario