16 de noviembre 2022 - 17:52

Mariano Acosta: cientos de personas apoyaron al vicerrector sancionado

El 8 de noviembre el gobierno porteño inició un sumario contra Julio Pasquarelli, vicerrector del Mariano Acosta, por un discurso que dio durante la toma a sus estudiantes.

669026-egm-6517.jpg
garcia medina

La comunidad educativa del colegio Mariano Acosta hizo hoy un abrazo simbólico al establecimiento en rechazo al sumario contra el vicerrector de la institución, Julio Pasquarelli, por un discurso que le dio a sus estudiantes tras la toma del edificio. Se sumaron a la medida legisladores porteños y representantes de organismos de derechos humanos.

Pasquarelli fue sancionado luego de que el pasado 8 de noviembre por incumplir en su función de "propender a la armonía de las relaciones entre miembros de la comunidad educativa", y observar una conducta no acorde "con las normas de la ética" y "con la función educativa". El gobierno porteño inicio decidió castigarlo y el vicerrector se enteró a través de los medios de comunicación que "el día anterior" que le habían iniciado "un sumario administrativo".

"Tengo entendido que por leyes laborales, cuando se inicia un sumario se debe informar al trabajador", expresó ante Télam Pasquarelli tras su conferencia de prensa, y consideró que esta sanción responde a que a la ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, "le molestó mucho el discurso que yo di, que fue fuera de la toma, y lo que ella considera un adoctrinamiento, yo lo consideré una defensa a la escuela pública".

Agregó que se trata de "una pedagogía del miedo, de una pedagogía de la amenaza", y sostuvo que "los que están haciendo adoctrinamiento son ellos (el gobierno porteño) a través de mensajes, de amenazas de pérdida de trabajo, de sumarios". Finalmente sentenció: "Creo que ante el miedo a muchos se los pueden separar, en este caso todos se unieron"

Pasquarelli luego afirmó que "no tienen que tener miedo, tienen que unirse y tienen que salir a buscar que la comunidad los apoye con argumentos, el mío es la verdad, mi argumento es: por favor, entren a la escuela, vengan a ver cómo está y díganme si yo no tengo que salir a decir nada sobre las condiciones edilicias".

En apoyo a la autoridad de la institución, Marian Ruibal, presidenta de la cooperadora del Mariano Acosta remarcó que "las familias están presenten para decirle a Julio Pasquarelli que en esta comunidad hay espalda para bancarlo, para decirle que no vamos a permitir los atropellos a los que sistemáticamente somos sometidas las familias que elegimos la escuela pública".

Dejá tu comentario