jueves 15.11.2018
Ambito BIZ
Por Jorge Velázquez.-
jueves 5 de Julio de 2018

Una nueva camada low cost ya pide pista en El Palomar

Detrás de Flybondi, otras compañías aéreas de bajo costo, como Norwegian, Sky, JetSmart y Avianca, se sumaron a la lista de candidatos a utilizar Morón como cabecera para nuevas rutas. En noviembre arrancarían los vuelos internacionales.
Jorge Velázquez
Jorge Velázquez

El mercado aerocomercial de cabotaje se prepara para la llegada de la segunda ola de jugadores low cost. Y la nueva Meca para las compañías extranjeras que ya piden pista en la Argentina es El Palomar, el aeropuerto low cost por excelencia en la actualidad.

La aeroestación ubicada en el partido de Morón viene ganando protagonismo desde febrero pasado, cuando con algunas restricciones comenzó a volar desde allí Flybondi, la primera compañía bajo costo del país. El mayor envión le llegó en abril, cuando obtuvo luz verde de la Justicia para operar sin limitaciones.

Ahora El Palomar quedó a punto de dar otro paso gigante: alojar vuelos internacionales. En pocos meses más, estimativamente en noviembre, estará disponible para el despegue y aterrizaje en las primera rutas más allá de las fronteras.

Flybondi tiene planes para unir desde allí una buena cantidad de destinos regionales en el último trimestre de este año. Norwegian resucitó planes para la Argentina y también aspira a tener un espacio en El Palomar. Y entre los nuevos jugadores llegan con objetivos similares la chilena Sky y la ultra low cost JetSmart.



El Palomar se convirtió en el aeropuerto que registró el mayor crecimiento en la cantidad total de pasajeros transportados, cifra que llegó a 55.000 en junio, tras un pico de 56.000 en mayo. Lo destacable es que llegó a estas cifras en apenas cinco meses, desde los 8.000 pasajeros (entre arribos y despegues) que transitaron por allí en febrero de este año.

Según datos que publica la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA), en mayo El Palomar logró ingresar por primera vez en el listado de los 20 aeropuertos con mayor movimiento en el país. Y esa performance se mantuvo en junio, cuando el ranking de EANA mostró que la estación aparece en el puesto 15, con 480 vuelos. Por detrás le siguen Bahía Blanca, Resistencia, Posadas, Trelew y Jujuy.

En el mismo informe EANA destacó: "Se siguieron reforzando las conexiones que utilizan al aeropuerto de El Palomar, por el cual transitaron en junio 55 mil pasajeros, entre arribos y despegues. Esto último coloca a El Palomar en el noveno lugar en cuanto al número de pasajeros de cabotaje en junio".

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, confirmó hace pocos días que "Palomar va a tener vuelos internacionales este año". Reveló que ya se están haciendo reformas en la terminal para que puedan operar más vuelos en simultáneo. "Haremos un área internacional, que estará terminada en septiembre u octubre. La ampliación va a estar lista en julio", precisó.

El repentino apuro tiene que ver con la decisión de varias compañías low cost que están entusiasmadas con la experiencia de Flybondi. El propio Dietrich adelantó que los primeros vuelos internacionales podrían ser de JetSmart, que quiere unir Buenos Aires con Santiago de Chile. Pero hay otras en la lista: Sky, Gol, Norwegian y, eventualmente, Avianca.

"El desafío es generar las condiciones para que el interés de las aerolíneas se pueda concretar. El Palomar es el octavo aeropuerto del país: ha superado a Rosario en cantidad de vuelos, lo que demuestra que era una posibilidad muy firme. La pena es que no se hizo antes, pero ahora es una realidad y la gente sabe que en la zona tiene un aeropuerto a 10 minutos de viaje", remarcó Dietrich.

Sky ya ofrece vuelos ida y vuelta a Santiago de Chile por 140 dólares, pero desde Ezeiza, con lo que eso implica en costos y tiempo de traslado para los pasajeros. Por eso mira a El Palomar como una opción más cómoda para sus clientes.

Hace pocos días, Flybondi presentó en la ANAC un nuevo pedido por un total de 361 rutas. Si bien, aclaró que quiere priorizar las rutas del interior sin tener que pasar por Buenos Aires, el pedido también significará mayor tráfico en El Palomar: de las 186 rutas de cabotaje solicitadas hay 8 que parten de El Palomar y las 178 restantes son conexiones transversales.

Además, de las 175 rutas internacionales que pidió hay 13 que partirán de Buenos Aires para cubrir destinos en países de la región como Chile, Paraguay, Uruguay, Brasil, Colombia, Perú y Bolivia.

Flybondi ya incorporó su quinto avión y mantiene proyecciones de crecimiento ambiciosas en el país: ve un mercado potencial de 50 millones de pasajeros que hoy utilizan habitualmente el transporte terrestre y apuesta a quedarse con 20% de esa torta, es decir 10 millones.

Otro jugador de peso que está pidiendo pista en El Palomar es JetSmart. Si bien la compañía tiene base en Chile, su dueño es Indigo Partners, un fondo de inversiones cuyo negocio consiste en comprar aviones que luego alquila a aerolíneas low cost. Tiene acuerdos con la mencionada JetSmart y Wizz Air (Hungría), Volaris (México) y Frontier Airlines (Estados Unidos).

Fundado por Bill Franke, un empresario estadounidense que se transformó en figura influyente en el mundo de la aviación, Indigo Partners tiene base en Phoenix, Arizona, y lidera desde hace 15 años un mercado que ha pasado a denominarse "ultra low cost", haciendo gala de una capacidad operativa que le permite reducir los costos al mínimo y ofrecer pasajes a tarifas difíciles de igualar. A fines de 2017 fue noticia mundial porque firmó un acuerdo con el fabricante Airbus para comprar 430 aviones por 49.500 millones de dólares.

El arribo de JetSmart a El Palomar está previsto para noviembre, según confirmó oportunamente el titular de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), Tomás Insausti.

Este funcionario, que depende de Dietrich, también precisó que Norwegian reactivó sus planes iniciales para ofrecer cabotaje y que también es candidata a sumar tráfico desde Morón. La aerolínea noruega había dejado en suspenso sus operaciones en la Argentina a la espera de una definición de su situación global, ya que IAG Group, dueño de compañías como Iberia y British, y los alemanes de Lufthansa, están pujando por comprarla.

Lo que resta definir con El Palomar es, ni más ni menos, la polémica que lo rodea desde que se adoptó como estación aerocomercial y que aún no está saldada completamente. Si bien la Justicia levantó la medida cautelar y permitió que se realicen vuelos sin restricciones, todavía pesa la incertidumbre de nuevos reclamos en los tribunales.

Los vecinos que se oponen a su funcionamiento sostienen que sigue violando la Ley General de Ambiente y la de Sitios de la Memoria. Y elevaron un recurso de per saltum a la Corte Suprema de Justicia, con la expectativa de que reponga la cautelar que prohíbe los vuelos comerciales.

Desde el Gobierno dan por terminada la discusión. En la última visita que hizo a mitad de junio a esa estación aérea, Dietrich dijo a la prensa: "No hay problemas de operatividad. No hay riesgos tampoco, ni en el despegue ni en el aterrizaje. Es el sistema más seguro por lejos. Y en los casos en que hubo alguna situación de siniestrabilidad ha sido volando".

Y remató con argumentos políticos, antes que técnicos: "Después de este éxito los intendentes nos piden tener aeropuertos que son cada vez más urbanos. Pasa en todo el mundo. Un aeropuerto trae desarrollo".

En enero, cuando se anunciaron las obras para acondicionar El Palomar, el Ministerio de Transporte informó que se desarrollarían en tres etapas. La primera incluyó mantenimiento en la pista (hormigón, balizamiento, iluminación, cerco, sistema eléctrico), y la puesta en valor de la terminal existente, que es la que se usa actualmente.

La segunda etapa está programada a partir de julio de este año y prevé la modernización y utilización de los hangares militares de la I Brigada Aérea. Por último, la tercera etapa incluye contar con una terminal completamente nueva en el sector suroeste del predio.

La intención oficial según se informó oportunamente es dotar a la terminal de una capacidad que le permita recibir hasta 1 millón de pasajeros al año. Esto, de lograrse, lo ubicaría entre los 7 aeropuertos con mayor actividad del país, según las estadísticas oficiales de 2017.

0 comentarios