Clima seco impulsa cosecha de soja mientras crece la alarma por la bajante del río Paraná

Agronegocios

Las condiciones climáticas mayormente secas favorece la recolección de soja y maíz. La altura del Paraná estaba en 1 metro en el puerto de Rosario, despertando inquietudes en los productores.

La recolección de soja y maíz está siendo impulsada por condiciones climáticas mayormente secas, en momentos en que la falta de lluvias en el sur de Brasil contribuyen a una caída en el nivel del río Paraná, principal vía de exportación de la mercadería agrícola.

"El tiempo es excelente para el avance de la cosecha. Esperamos lluvias débiles para comienzos de la próxima semana sobre el este, pero nada fuera de lugar o que haga perder el ritmo", dijo Germán Heinzenknecht, meteorólogo de la Consultora de Climatología Aplicada (CCA).

A su vez, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires dijo que los próximos días serían más cálidos que los habituales y que habrían lluvias recién la próxima semana. En el período entre el 13 y 19 de mayo la entidad no prevé precipitaciones importantes en el núcleo agrícola.

La recolección de la soja y el maíz ha venido registrando fuertes demoras respecto del ritmo de trilla del ciclo previo por lluvias el mes pasado. Hasta la semana pasada los agricultores habían cosechado el 32,9% de la soja y el 19,5% del maíz, según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, que estimó una cosecha de soja de 43 millones de toneladas y la del maíz de 46 millones de toneladas.

En tanto, el nivel del río Paraná en Rosario era de 1 metro ayer, según datos de la Prefectura Naval Argentina.

La baja altura del Paraná, por donde sale cerca del 80% de las exportaciones del complejo agrícola argentino, es un problema "subvaluado" para el comercio del país, señaló Heinzenknecht.

De acuerdo a la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas (CAPyM), el actual nivel bajo de las aguas está impidiendo que los barcos carguen entre 5.500 y 7.000 toneladas de mercadería.

Dejá tu comentario