Estos son los beneficios de gestionar finanzas y RRHH de manera integral

Ambito BIZ

Tradicionalmente estas áreas operaban en diferentes ámbitos de actuación. Con la pandemia, la sinergia entre ambas se volvió necesidad para hacer más eficiente la gestión sobre el factor humano.

Como en muchos otros ámbitos de la vida, la pandemia aceleró de una forma impensada varias de las tendencias empresariales ya existentes previo a 2020, lo que obligó a los líderes a adaptarlas al contexto de la “nueva normalidad” sin demasiado margen de maniobra y, por ende, a examinar sus prioridades.

Una de estas propensiones en el ámbito corporativo es la necesidad de aumentar la colaboración entre áreas clave de la empresa: RR.HH. y Finanzas. Tradicionalmente estas áreas operaban (y en muchos casos aún operan) en diferentes ámbitos de actuación: mientras la primera gestiona el talento de forma administrativa o transaccional, la segunda se ocupa de las previsiones y los recursos financieros. Quizás el único momento en que ambas funciones adoptan el modo colaborativo es en la elaboración de los presupuestos.

Sin embargo, con la llegada del covid-19, y las consecuentes restricciones, la sinergia entre RR.HH. y Finanzas se volvió una necesidad, para hacer más eficiente la gestión sobre el factor humano, un punto crítico, en el actual escenario. El efecto de la pandemia ha generado gastos en la compañía que quizás en el pasado muchas empresas no estimaban, como pagos de conectividad, mobiliario para teletrabajo, etc. Pero, al mismo tiempo, planteó también ciertos ahorros ya que muchas empresas disminuyeron considerablemente los gastos de alquileres de oficinas.

Gustavo Aguilera, director de Talent Solutions y People & Culture de ManpowerGroup Argentina afirma a Ámbito Biz que “hoy más que nunca ambas áreas deben trabajar de manera coordinada, ya sea en los cambios en las variables de negocio, costos fijos y variables y sobre todo en relación a la estimación de uno de los costos más altos de casi todas las compañías que es la masa salarial”. Sumado a esto -dice Aguilera- “el área de RR.HH. debe velar por mantener la competitividad externa para no perder talento. Esto requiere de una coordinación de acciones de planificación junto al área de Finanzas para ajustar casi de manera permanente los presupuestos financieros”. Por su parte, Matías Ghidini, gerente general de GhidiniRodil, señala a este medio que “las empresas más avanzadas en la gestión de RR.HH. ya conciben al área como estratégica, lo que implica un impacto y una participación directa en el negocio”. Sin embargo, esto no sucede de forma generalizada en el sector privado. “Quienes dirigen las compañías muchas veces no conciben el rol de RR.HH. de esa manera, ni el vínculo con otras áreas como Finanzas, simplemente creen que la cultura no debe ser tal”, remarca Ghidini. De hecho, según una encuesta de Workday Global Finance Leader Survey solo el 31% de directores de finanzas indica tener una relación fluida con el director de RR.HH.

“Hoy, sin embargo, esto cobra relevancia porque efectivamente la pandemia y la cuarentena pegaron más fuerte sobre el factor humano, por ende, el rol de RR.HH. es más necesario y ahí es donde parecería tener más protagonismo el hecho de que sea estratégico para el negocio: por ejemplo, desde la gestión de lo que tiene que hacer con desvinculaciones, pasando por el liderazgo del personal a distancia, hasta concebir estrategias para generar un buen clima laboral, o impulsar la nueva cultura de trabajo”, resalta el gerente general de GhidiniRodil.

Una buena comunicación entre estas áreas depende del entendimiento que tengan sus respectivos líderes, con relación a la importancia de las sinergias positivas que se pueden generar cuando se da un diálogo constante. “Es necesario que se establezcan procesos claros con puntos de encuentro para temas críticos, como armado de presupuestos, actualizaciones de mercado, ritmo del negocio, etc., en los que tanto Finanzas como RR.HH. deben generar un análisis conjunto. Para lograr estos objetivos es fundamental contar con una metodología de seguimiento y con el soporte tecnológico para estar en línea con la información y que ésta sea clara e inmediata para ambas áreas”, considera Aguilera.

Por último, una de las claves para que funcione la colaboración de RR.HH. con el área de finanzas tiene que ver con el perfil del profesional de RR.HH., en términos de su formación, dice Ghidini. “Típicamente lo que estudia un profesional está mayormente vinculado a carreras humanísticas, como Relaciones Laborales, Psicología, Sociología y no tanto, con las carreras mal llamadas de tecnología o más duras. En mi opinión es muy interesante aquel profesional de RR.HH. que viene con una formación idealmente más de negocio y sobre todo de trabajar en un área de negocio, como ventas, administración, producción, tecnología. Eso le asegura sin dudas la comprensión del negocio y le facilita esa discusión con sus pares. Lo que tiene que ver con RR.HH. se puede aprender y me parece más ventajoso ese camino”, concluye el gerente general de GhidiniRodil.

Dejá tu comentario